Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio

 
 
Arturo Abella, hasta el último momento, ejerció como periodista. Hasta antes de ser hospitalizado por causa de una neumonía, continuaba con una columna en El Nuevo Siglo.
Adiós a la fuente de alta fidelidad

 Amigos y colegas hablan de el periodista e historiador.
 Una deficiencia respiratoria causó su deceso el sábado pasado.
 A los 90 años falleció el periodista e historiador Arturo Abella.


Resumen de Agencias
La muerte de Arturo Abella, el periodista, el historiador, el maestro, es una despedida de uno de los grandes de la historia de la radio, la prensa y la televisión en Colombia.

El maestro Abella, hasta sus 90 años, mantuvo la misma lucidez con la que ejerció su trabajo como periodista en el diario El Siglo, o al redactar sus columnas de opinión.

Si bien su trabajo en la prensa es reconocido y como historiador le aportó a Colombia libros como Don Dinero en la independencia, fue su pasó por la televisión, a la que llegó en 1967 la que le ganó el reconocimiento nacional.

Con su Telediario participó en la fundación de la televisión nacional y creó, para su uso y abuso dentro del periodismo, la frase "según fuentes de alta fidelidad", esas que lo informaron, pero que él nunca reveló.

El maestro
El maestro Abella, como se le conocía en los medios de comunicación, abordó los temas políticos en radio, prensa y televisión.

Alfonso Castellanos (Yo sé quien sabe lo que usted no sabe) y Julio E. Sánchez Vanegas (Producciones JES), dijeron a Radio Caracol que Abella fue un gran maestro del periodismo y un profesional de primera magnitud.

Para los periodistas Judith Sarmiento y David Cañón la manera de hacer informativos, la forma de informar se parte en dos: antes y después del maestro.

Fue Abella quien incorporó la popular mesa de trabajo a los informativos radiales, revolucionando la manera de informar a los oyentes.

Trabajar bajo su tutela, además, era una constante combinación entre las clases de periodismo, historia nacional y las de castellano, pues el correcto uso del idioma era otra de las virtudes del maestro, así como su buen humor, su cultura y conocimiento.

Abella hizo parte e incluso propició algunos de los cambios más importantes en el periodismo colombiano y dejó un legado entre quienes lo conocieron.

Si algo dejó claro Arturo Abella, hasta el último momento y pese a sus variadas ocupaciones, es que quería que lo recordaran como periodista, pues a este oficio, más que nada, dedicó su vida.



Ayuda al lector

Un periodista con varias ocupaciones
Arturo Abella nació en Bogotá el 18 de octubre de 1915 y como él mismo lo afirmó, fue periodista casi desde el principio de su vida.

Trabajó como jefe de redacción y director del diario El Siglo y desde sus columnas de opinión, que publicó en varios diarios colombianos como El Siglo, EL COLOMBIANO y El Tiempo, fijó posiciones sobre el devenir nacional. También trabajó como profesor universitario.

Era doctor en Filosofía y Letras de la Universidad Javeriana y fue secretario privado de Mariano Ospina Pérez, cuando éste buscó la Presidencia de la República en 1946.


EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |