• Medellín, 30 de septiembre de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Alejo conduce y reprende con humor
Lo más ostentoso a lo que podría llegar sería a una Koleos. Ahora está feliz con Pochorolo. FOTOS CORTESÍA.
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo

Alejo conduce y reprende con humor

Con su estilo particular, el comediante paisa, Alejo Mejía, llama la atención a los conductores que se portan mal en las vías de Bogotá.

Por NATALIA OSPINA VÉLEZ | Publicado el 22 de junio de 2013

Tarjeta amarilla o verde y hasta un tono de voz infantil para alertar a los conductores imprudentes, son los ‘comparendos’ que este comediante de la noche usa como métodos pedagógicos en la vía.

"Aquí en Bogotá suelen tirarle el carro a uno cuando va a pedir vía. Me ha ocurrido varias veces que cuando pasa de dos carriles a uno y voy a pasar, se atraviesa el carro de atrás -al que le estoy pidiendo la vía- y me tira el carro pitando. Después lo alcanzo y lo que hago es empezar a hablarle como un niño, algo como: ¡ay señor, usted si es bravo y no me quiso dar la vía y lo alcancé…", relata Alejandro Mejía más conocido como Alejo.

En el caso de las tarjetas, como si se tratara de un partido de fútbol, él las muestra a los otros conductores cuando por ejemplo, obstruyen el paso y hacen ‘taco’. "En Bogotá la gente maneja, literalmente, a la ofensiva y es la ley del que sobreviva por eso, creo mucho en las campañas pedagógicas".

Cero ostentoso
Así se describe este comediante y los carros que ha tenido lo demuestran.

El Mono, un Volkswagen amarillo, -como arequipe muy lechudo según el mismo lo recuerda-, fue su primera adquisición, heredado de su padre.

"Conocí mucho el país viajando en él. El radio era de casete, por lo tanto, el vínculo que tuve con la música y el carro siempre fue muy especiales. Es que eso sí me importa mucho de un carro, la música, que tenga al menos un radio decente".

Un carro en el que se sienta cómodo, que sea muy ‘normalito’, sin elementos vistosos y práctico, es lo que busca Alejo a la hora de tener un vehículo. Y es que por reunir todas esas características, este comediante eligió el Twingo. Además, porque disfruta mucho del interior de este vehículo, "es delicioso porque es casi una maleta gigante", cuenta.

Y es que detrás de El Mono, vino el Twingo, uno que le robaron y que por considerar en ese momento que era innecesario reponerlo, montó en bicicleta por cerca de tres años.

El año pasado, un gangazo lo llevó a decidirse por "Pochorolo", el Twingo en que se moviliza actualmente. Un buen precio y el buen estado del vehículo fueron la motivación.

"No soy de salir todos los días en el carro, lo prefiero más para viajar en carretera". Una costumbre frecuente pues le gusta ‘puebliar’, tomar fotos de lo que encuentra en el camino, bajar la ventana y escuchar música animada y con el volumen alto.

"Me gusta mucho viajar en carretera, disfrutar del paisaje, la temperatura, los olores, los acentos".

El Mono y Pochorolo. Alejo les pone nombre a sus carros, como él mismo lo dice, "por joder". Y es que personificando los vehículos él hace una burla a esa gente que tiene el carro como un miembro más de la familia.

"Yo no lo considero así, para mí un carro es un carro y presta un servicio", agrega.

Edwin compañero de viajes
"Disfruto de ir acompañado pero me he acostumbrado mucho a viajar solo por los horarios que tengo, el trabajo. Dependiendo del viaje que haga voy con Edwin, mi perro. Le voy conversando, le pregunto cómo va, cómo le parece el paisaje, si quiere que le baje más la ventana, le cuento para dónde vamos. Yo hablo mucho con el hombre".

¿Y Edwin qué le responde? "No, él me mira, es muy juicioso. En el último viaje que hice con él a Medellín se vomitó y nunca me dijo nada".

En esos viajes y en los recorridos por la ciudad, Alejo ha descubierto que eso de manejar refleja lo que somos y la forma cómo nos han criado.

En sentido, asegura que le causa mucha curiosidad que cuando conducen las mujeres no dan la vía, mientras que a los hombres los califica de ‘atarvanes’. "Creemos que por el cuento de ser hombres nos las conocemos todas y somos unos berracos".

ANÉCDOTA

SIN VIDRIO Y A ‘CHUPAR’ FRÍO

"Viniendo en "El Mono", de Medellín a Bogotá, se estalló el vidrio de adelante del carro. Iba con un amigo y tumbamos el vidrio. Más adelante la Policía de Carreteras nos sancionó aunque yo expliqué que se acababa de estallar. Llegando a Bogotá estaba lloviendo y haciendo un frío terrible, por joder dijimos: "¡subamos las ventanas… Efectivamente, el aire que entraba era menos. Nos dimos cuenta después de llevar casi cuatro horas helados, con la cara llena de mariposas y polillas".

Interacción y participación

3
5.0

Alejo conduce y reprende con humor

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Alejo conduce y reprende con humor Link has been Rated 5.0 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

30 de septiembre de 2014

    El Colombiano - los más

    PauteFacil.com

    Multimedia

    • Versiones Moviles
    • iphone
    • ipad
    • android
    • blackberry
    • windows-8
    • windows-phone

    Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
    Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


    • iab
    • pera
    Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.