Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio

 
 
Diego González
El Ministerio de Educación expidió el decreto 1286, que establece normas sobre la participación de los padres en el mejoramiento de los procesos educativos. En él se adoptan también otras disposiciones sobre las asociaciones de padres. En la imagen, aparecen algunos miembros de la asociación del Colegio San José de las Vegas.
Asociaciones de padres piensan en cómo financiarse

 No pueden exigir el cobro de bonos, contribuciones o cuotas.
 La norma también habla de derechos y deberes de los papás.
 Ministerio de Educación expidió en abril el decreto 1286 que las regula.


Por
Paola A. Cardona Tobón
Medellín

Las prohibiciones para las asociaciones de padres de familia, que contiene el nuevo decreto 1286, las tiene pensando en cómo financiar en el futuro los proyectos que adelantan.

La nueva norma, que se expidió en abril, dice que no es posible solicitar "a los asociados o aprobar a cargo de éstos, con destino al establecimiento educativo, bonos, contribuciones, donaciones, cuotas, formularios, o cualquier forma de aporte en dinero o especie".

Tampoco pueden obligar a participar en actividades dirigidas a recaudar fondos. Y prohíbe "organizar, promover o patrocinar eventos en los cuales se consuma licor o se practiquen juegos de azar".

Las asociaciones de padres de familia están en el proceso de análisis del decreto y muchas coinciden en que es favorable que el documento especifique los derechos y deberes de los padres de familia, pero la inquietud se mantiene en el sentido de que las actividades que usualmente utilizaban para recoger fondos fueron las que quedaron limitadas.

La viceministra de Educación, Juana Inés Díaz, expresó que ya se había hablado de la prohibición de los bonos.

Pero aclaró que si la asociación "le explica a una asamblea de padres de familia, por qué se pueden necesitar determinadas mejoras en el colegio, presentan un plan de gastos, de inversión y si voluntariamente las tres cuartas partes de los padres aceptan, eso es un manejo distinto".

Había que regular
Jairo Velásquez, de la Secretaría de Educación de Antioquia, expresó que en los 120 municipios no certificados del departamento, hay entre 2.500 y 3.000 asociaciones de padres.

Afirmó que es difícil precisar el dato, porque algunas no se han legalizado ante Cámara de Comercio, como lo exige el nuevo decreto, o porque no han actualizado sus datos.

El secretario de Educación de Antioquia, José Fernando Montoya, informó que una de las preocupaciones más comunes que les llegan es que hay asociaciones, "muy pocas, que dejan de cumplir su trabajo de fortalecimiento de la cualificación y también de veeduría social por dejarse confundir con lo que es propiamente la parte administrativa del plantel".

Además, reportó como otros motivos de quejas el hecho de forzar a los padres a hacer parte de las asociaciones, en las que la vinculación es voluntaria.

Para la Viceministra, la filosofía del decreto es participar.

"Que los padres se preocupen por lo que está pasando en la institución. Que puedan aportar planes, programas, acciones, tanto para su propia capacitación como para el mejoramiento del colegio".

Agregó que "el rector, el coordinador o un administrativo del colegio no pueden ser parte de esa asociación. Ni puede administrar recursos o a través de la asociación pedir plata para el plantel".

Hablan las asociaciones
Desde hace dos años Luis Hernán Herrera, es de la Asociación de la Institución Educativa San Luis Gonzaga.

Comentó que el decreto los limita en lo financiero, pues "es como decirnos: trabajen ustedes por su cuenta y ayuden a los demás".

Se pregunta qué harán para continuar con proyectos como entrega de becas, uniformes y refrigerio escolar. Agregó que el año pasado, para recoger estos dineros, se pidió un aporte de 7 mil pesos.

El presidente de la Asociación de Padres del Colegio Pedro Justo Berrío, Héctor Enrique Calderón, dijo que le parece correcto que el decreto hable de no obligar a los padres de familia a dar la cuota de afiliación y que prohiba los programas donde se consuma licor.

"Eso va muy acorde con la educación que tenemos que tener en los colegios".

Sin embargo, su comité financiero estudia las opciones para conseguir fondos.

"La obtención de recursos, sí queda limitada. Quedan los ingresos que tienen por asociación, que no todos se asocian. Aproximadamente se vinculan entre el 40 y 45 por ciento de los padres, y no son recursos suficientes que se capten para beneficiar en proyectos especiales que hay que ejecutar".

La Asociación de Padres del Colegio San José de las Vegas, expresó su presidente Daniel Torres, trabaja sobre el decreto y "al mismo tiempo estamos convocando a otras asociaciones para elaborar un documento de análisis y si es el caso presentar las inquietudes al Ministerio de Educación".

Por ahora, comentó, resaltan que la norma los involucra más con "ese compromiso del proceso de enseñanza ".

Como opciones para financiarse, miembros de asociaciones mencionaron tocar las puertas del gobierno para obtener recursos, pues aunque comprenden la filosofía del decreto, quieren mantener los proyectos solidarios que benefician a sus comunidades.



Ayuda al lector

Otros apartes del decreto 1286
El decreto 1286, de abril de 2005, que puede encontrarse en su totalidad en www.mineducacion.gov.co, tiene otros puntos importantes:

El patrimonio y gestión de la asociación deben estar claramente separados de los del establecimiento. Además, una de sus finalidades es apoyar la ejecución del proyecto educativo institucional y el plan de mejoramiento del colegio.

Los planteles tienen prohibido, según la misma norma, exigir a "los padres de familia o estudiantes constancias de afiliación o paz y salvo con la asociación". Además, pedirlos para adelantar cualquier trámite ante el establecimiento.

Las Secretarías de Educación ejercerán inspección y vigilancia sobre las asociaciones.


EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |