Especiales El Colombiano

Nelson Mandela

Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo

El odio se inculca, el amor nace: Mandela

La única arma con la que convenció al mundo fue su increíble poder de palabra y sus discursos inmortales.

Por DANIEL ARMIROLA R. | Publicado el 8 de diciembre de 2013

¿En qué consistió el coraje de este héroe de nuestro tiempo? En algo tan elemental como inaudito: en trabajar con el enemigo hasta convertirlo en compañero para construir las condiciones de la paz. Pregonaba Mandela que nadie nace odiando. Que para odiar se necesita que alguien lo inculque. Entonces, también se puede enseñar a amar, porque "el amor llega más naturalmente al corazón del hombre que el odio".

De modo que tal vez Colombia no solo dirigirá oraciones y condolencias como muestras de consideración a uno de los hombres más carismáticos del mundo. Colombia, en un momento en el que se juega el resto de su destino, bien podría intentar reflejarse en el espejo sudafricano para recuperar la convivencia, para desarrollar propósitos comunes, para sembrar un nuevo pacto político y social.

En sus bríos de juventud y enfurecido por las infamias del apartheid Mandela le apostó a la guerra a muerte para liberar a su pueblo. Al ser capturado fue condenado a cadena perpetua en una isla diminuta. Muchos de sus compañeros de prisión se suicidaron o enloquecieron. Él, en medio del sufrimiento, se templó como el acero y sus reflexiones lo llevaron a abrazar las enseñanzas de Martin Luther King, contra la segregación en E.U. Más tarde predicó la noviolencia de Mahatma Gandhi. Estas enseñanzas método probó ser más poderoso que cualquier amenaza. Así, al final de su lucha, no necesitó disparar una sola bala para convencer primero al mundo, después a sus propios enemigos de la necesidad de ponerle un fin a décadas de odio.

Mandela, un político de esos que el mundo pide a gritos y en grandes cantidades, se convenció del poder inmortal de la palabra, para mover montañas de opresión.

- Es una victoria común de quienes han luchado antes contra un sistema basado en el racismo, la violencia, la opresión y el empobrecimiento de todo un pueblo

- “Nuestra mejor arma, la que el enemigo nunca podrá resistir, es la paz”

- “He descubierto que tras subir una montaña, sólo encontramos más cumbres que escalar”

- El 46664 fue mi número de prisionero durante mis años en la isla Robben. Mi existencia quedó reducida a este número

- “El humor agudiza tus ideas poniéndote al nivel de la gente con la que estás. Con sentido del humor y relajándote completamente, incluso cuando estés discutiendo cosas serias,  movilizará a tus amigos alrededor. Y a mí eso me encanta”

- La pobreza todavía atenaza a nuestra gente; si eres pobre no tienes tantas posibilidades de vivir mucho

- El sida ya no es sólo una enfermedad, es un asunto de derechos humanos… Millones de personas infectadas con el virus del sida corren peligro de verse reducidas a meros números (estadísticas), a no ser que actuemos ahora…

- “La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad”

- Sabíamos que nada ni nadie podría destruir nuestro sueño de una Sudáfrica libre en camino hacia la paz y la democracia, y el 27 de abril de 1994 declaramos ante el mundo que nos podíamos gobernar a nosotros mismos

- Nadie nace odiando al otro por el color de su piel, su procedencia o religión. La gente aprende a odiar y, si pueden aprender a odiar, también pueden aprender a amar

- El apartheid produjo muchas pérdidas humanas pero hay que olvidar el pasado y hoy es un día maravilloso porque supone el cumplimiento de un sueño que hemos esperado y por el que hemos rezado desde hace mucho tiempo

- La grandeza de la vida no consiste en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos

- Nunca he considerado a ningún hombre superior a mí, ni dentro, ni fuera de la cárcel

- Debe haber un fin del monopolio blanco del poder político y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos y económicos, para asegurar que las desigualdades que produce el `apartheid´ sean superadas

- Nunca, nunca, nunca más deberá volver a sufrir esta hermosa tierra la opresión de un hombre sobre otro

EN DEFINITIVA

El carismático lider deja un legado inmenso, que se evidencia en los innumerables discursos y frases que quedan para la posteridad. Mandela sigue vivo en su mensaje y en la gente que lo oyó.

Interacción y participación

19
5.0

El odio se inculca, el amor nace: Mandela

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: El odio se inculca, el amor nace: Mandela Link has been Rated 5.0 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

20 Comentarios - 30 de octubre de 2014
  • faffnir Comentario realizado el 12/8/2013 6:24:13 PM

    9 de 9-En el caso colombiano, ya que el pecado de la violencia ha sido cometido y no sin complicidad del Estado, lo mejor no es imaginar que nunca debió de haber sucedido y cultivar una sed inextinguible de venganza sino pensar de que manera podemos evitar que se siga presentando hacia el futuro, creando un país más justo y con mayores opciones de participación política y de resolución de los problemas sociales que a todos atañen De otra manera, tendría uno que pensar, que si bien es cierto que la izquierda es parcialmente culpable de haber transitado, no sin cierta razón, tanto tiempo por el camino de la violencia, es propiamente la derecha la que hace imposible terminarla por poner demasiadas condiciones a una paz que ella misma quebrantó, más que con balas, convirtiendo al pueblo en un ejércitos de ignorantes, hambrientos y enfermos, muchos sin nada más que sus harapos para sobrevivir cada noche, que parece nunca alcanzar el día.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (1 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • faffnir Comentario realizado el 12/8/2013 6:23:53 PM

    8 de 9-Todavía en 1985, dice Lee, cuando le ofrecieron a Mandela salir de prisión, éste insiste en que había apoyado la lucha armada “solo cuando las demás formas de resistencia se cerraron”. Visto todo el proceso en perspectiva, de principio a fin, un observador desprejuiciado no puede postular que en Sudáfrica y en Colombia, ahora y siempre, lo correcto, en vez de la lucha armada, es dejarse manipular indefinidamente por el Estado, sino que aquí y allá el Estado debe prestar atención a las demandas justas para que la gente no tenga que llegar a la lucha armada. Mejor prevenir que curar. Después de todo, como decía Ho Chi Minh, la violencia no es más que la razón exasperada.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • faffnir Comentario realizado el 12/8/2013 6:23:30 PM

    7 de 9-Desde entonces, 1952, Mandela es catalogado como comunista, es llevado a juicio y se le impone sentencia que fue suspendida. Para 1961 Mandela y sus seguidores fundan una organización armada llamada Umkhonto we Sizwe (La Espada de la Nación) por la que debe escapar del país. Las razones de semejante salto no dejan de tener resonancias anti-establecimiento que son comunes a la gran mayoría de los movimientos guerrilleros de toda América latina, por entonces bajo influencia de la Revolución Cubana: “Cincuenta años de no violencia no han traído al pueblo africano nada más que mayor represión y menores derechos” decían Mandela y sus asociados. Y precisaban: “Como la violencia en este país es inevitable, no sería realista que los dirigentes africanos continuaran predicando la paz y la no violencia cuando el gobierno responde a nuestras demandas pacíficas con la fuerza”.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • faffnir Comentario realizado el 12/8/2013 6:23:04 PM

    6 de 9-La respuesta la da la misma historia de Mandela y de la misma Sudáfrica. Hablar mucho y pedir derechos no sirve gran cosa cuando los autocomplacientes dueños del mundo quieren ser sordos, pues se sienten muy seguros de su poder y su capacidad de compasión la aplican solo a sus mascotas. Sobre el Congreso Nacional Africano dice Lee, en su buen artículo: “fundado en 1918 por negros intelectuales y de clase media, peleaba por la igualdad racial, pero se limitaba a mandar cartas y peticiones respetuosas que no lograban ningún resultado”. Por el contrario, la segregación se incrementa en 1948, cuando llega al poder el Partido Nacional blanco y comienza a instrumentar el régimen de Apartheid. En reacción, aparece en 1951 la Rama Juvenil del CNA, presidida por Mandela, con un programa de resistencia pasiva inspirado en la Satyagraha de Mohandas Gandhi.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • faffnir Comentario realizado el 12/8/2013 6:22:34 PM

    5 de 9- Si Mandela y la izquierda colombiana, mutatis mutandi, comparten el mismo pecado original de haber avalado la vía armada ¿Será que hubiera sido mejor jamás pensar en levantar una sola mano contra la santa burguesía y el sacrosanto Estado, a pesar de la injusta situación denunciada por Gaitán en los albores de la Violencia? De esa manera, quizá, la izquierda colombiana no sería tan odiada por la derecha y Mandela, por su lado, hubiera tenido hasta el apoyo de la derecha inglesa, que consideró posibilidad de haber “evitado” ese inútil alboroto de “yo-viví-27-años-en-prisión” que se asocia a la lucha de Mandela por la liberación del régimen del Apartheid.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)

El Colombiano - los más


PauteFacil.com
  • Versiones Moviles
  • iphone
  • ipad
  • android
  • blackberry
  • windows-8
  • windows-phone

Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


  • iab
  • pera
Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.