Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio

 
 
En Medellín hay siete millones de metros cuadrados de zonas verdes, espacios por los que organismos como el Vivero Municipal deben velar.
El Vivero Municipal aún respira

 En el espacio todavía se continúa con la labor de arborizar Medellín.


Medellín
Luego de estar a punto de "secarse", cuando fue retirado de su tradicional espacio, el Vivero Municipal de Medellín encontró un nuevo lugar para seguir sembrando los futuros árboles de la ciudad.

La venta del lote donde antes trabajaba, que hoy es una bodega de Empresas Públicas de Medellín que alberga los restos de la pasada iluminación decembrina, significaron para el Vivero buscar una nueva sede donde continuar.

En la actualidad, está ubicado en la calle 17, una cuadra arriba de la avenida El Poblado. Su vecino es el hotel Belfort.

Afirma el tecnólogo forestal, Antonio López Jaramillo, que al paso que va la deforestación en la zona, este lugar será el último bastión para la fauna y la flora en El Poblado.

Tareas del Vivero
Aunque cambió de lugar, las responsabilidades de la institución continúan siendo básicamente las mismas.

"Somos los que hacemos que los trabajos de las secretaría de Obras Públicas, que impactan a la ciudad, tengan un proceso de compensación a partir de entregar una zonas verdes adecuadamente sembradas y mantenidas", explicó la ingeniera forestal Ángela María Uribe, jefe de Zonas Verdes de la Alcaldía de Medellín.

En los proyectos viales que se construyen, el Vivero se encarga de adquirir las licencias necesarias para realizar talas o podas, así como de las resiembras y compensaciones que exige la autoridad ambiental.

"Otro trabajo es mantener las zonas verdes en los corredores viales de la ciudad y en las zonas públicas que son responsabilidad del municipio", aseguró la ingeniera.

Agregó López Jaramillo, que el vivero le da mantenimiento a la arborización de la ciudad y no deja que los árboles se agoten, pues también cumplen un ciclo. Si algunos duran 300 años, otros sólo llegan a 20.

"Tenemos, además, cuatro cuadrillas y todos los días hacemos podas de mantenimiento o de formación, así como talas de árboles peligrosos. Se hacen siembras constantes en la ciudad, de jardines y árboles. También transplantes de árboles, podas menores, fertilizaciones y mantenimiento general de la arborización", afirmó López Jaramillo.

Reservas vegetales
En las metas del Vivero Municipal está sembrar 40.000 nuevos árboles en la ciudad y a su vez mantener en inventario 40.000 más, para contar siempre con recursos vegetales suficientes. La cifra de plantados, hasta el momento llega a los 12.000.

Las siembras se hacen en administración directa con el personal que tiene el vivero y con participación de la comunidad, por medio de las Juntas de Acción Comunal. A las personas que solicitan donación de material se les entrega siempre y cuando sean zonas verdes públicas.

El presupuesto para producción vegetal del Vivero llega a los 20 millones de pesos. Eso sin contar los recursos que se destinan a mantenimiento de las zonas verdes, así como las podas, talas y contratos con terceros.

En su nuevo espacio y con metas claras para este año, el Vivero, que depende de la Secretaría de Obras Públicas enfrenta una situación diferente a la de plantar árboles: "Entre este año y el siguiente se jubilarán unas 20 ó 30 personas, lo que significa un nuevo reto", dijo Uribe. MADC




EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |