Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio

 
 
La liquidación de la ESE José Prudencio Padilla, del ISS en los departamentos de Atlántico, Bolívar y Cesar, no pone en riesgo la atención a los usuarios. Desde ayer mismo se adoptó un plan de contingencia.
En Barranquilla, la primera liquidación del Seguro Social

 Atendia a pacientes del ISS en Barranquilla y la Costa Norte.
 Decreto 2505, firmado el sábado por el Presidente, ordena liquidación.
 Se acaba la ESE José Prudencio Padilla, con $58.000 millones de pasivos.


Colprensa-Barranquilla
La primera ESE (Empresa Social del Estado) del Instituto de los Seguros Sociales que entrará en liquidación será la José Prudencio Padilla, que durante tres años había sido la IPS contratada para atender a los pacientes del Seguro Social en laregión Caribe.

El colapso obedeció a la falta de acciones contables eficientes para recuperar una entidad que nació con déficit, y a la que se le inyectaban en promedio 2.500 millones de pesos mensuales mediante la contratación.

El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, ordenó su liquidación el sábado, mediante el Decreto Ley 2505, que también ordenó la venta de dos de las más importantes clínicas de propiedad de la empresa.

Esta Empresa Social del Estado -como las que funcionan en Antioquia y otras regiones del país- fue creada en virtud del Decreto Ley 1750 de 2003, con una categoría especial de entidad pública descentralizada del nivel nacional, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, adscrita al Ministerio de Protección Social.

Aunque su razón social permitía ofrecer servicios a otras EPS, los analistas señalan que empezó a caminar hacia el fracaso porque siempre estuvo atada al "cordón umbilical" del Seguro Social, lo que no le permitió crecer y desarrollarse con plena autonomía operativa y financiera.

Su pasivo laboral se estima en 58.000 millones de pesos y, de acuerdo con las declaraciones del representante del gerente liquidador, tiene plazo hasta el 29 de julio de 2007 para concluir el proceso, enajenar los activos y cancelar las obligaciones.

Los activos de respaldo
Sus principales activos están representados en ocho clínicas debidamente adecuadas y dos centros ambulatorios de alto nivel, que pertenecían al Seguro Social y que le fueron entregados como parte de la escisión de negocios que contemplaba el Decreto 1750 de 2003: se incluyen las clínicas Enrique de La Vega, de Cartagena; Ana María, de Valledupar; Ramón Gómez Bonivento, de Riohacha; José María Campo Serrano, de Santa Marta; y las clínicas Andes, Sur, Norte y los centros ambulatorios Andes y Sabanalarga, en el departamento del Atlántico.

A la ESE José Prudencio Padilla están adscritos 3.500 trabajadores, de los cuales 1.500 pertenecen a la Seccional del Atlántico. Se le entregó la atención de los 400.000 usuarios del Seguro Social en la Costa Atlántico, de los cuales 150.000 corresponden a Barranquilla.
Su facturación mensual en el Atlántico sumaba 2.500 millones de pesos.

El presidente del Seguro Social, Gilberto Quinche Toro dijo que la decisión de liquidar la ESE José Prudencio Padilla, tuvo como razón fundamental el resultado de unas encuestas que se hicieron en relación con la prestación de los servicios. Según sus palabras, del total de encuestas aplicadas a nivel nacional, fueron los usuarios de la Costa los que más se quejaron de la mala calidad del servicio.

En el Decreto Ley 2505 se establece que la ESE José Prudencio Padilla adelantó un proceso de reestructuración buscando su viabilidad y la adecuada prestación de servicios de salud. Sin embargo, la simplificación de su estructura y supresión de cargos no le despejó su panorama y, por el contrario, aumentó su desequilibrio financiero y sus deficiencias en la calidad del servicio, generando un bajo nivel de competitividad frente a otras entidades en el mercado.

Tras la decisión de liquidar a esta empresa, el ISS informó que los usuarios en la Costa norte no tendrán dificultades para acudir al servicio dado que ya cuentan, desde ayer mismo, con una red alterna de servicios de salud, tanto en los niveles ambulatorios (consulta general, rayos x, laboratorio clínico programas de prevención y en hospitalización y cirugía), como en los servicios de urgencias en las principales ciudades, es decir, en Valledupar, Cartagena y Barranquilla.

Primera reestructuración
El propio pesidente Uribe, quien ordenó la liquidación de la primera ESE, había promovido en 2003 la reestructuración administrativa, operativa y financiera del ISS, con la creación de las siete Empresas Sociales del Estado para atender a los usuarios en cada una de las regiones, bajo un esquema de autonomía administrativa y financiera.

Así, se crearon empresas independientes en Antioquia, Córdoba y Chocó (Rafael Uribe Uribe), en los Santanderes (Francisco de Paula Santander), en Bogotá (Luis Carlos Galán), en Cundinamarca, Boyacá, Meta, Casanare, Tolima, Caquetá y Huila (Policarpa Salavarrieta), en Caldas, Quindío y Risaralda (Rita Arango Alvarez del Pino), en Cauca y Nariño (Antonio Nariño) y en Bolívar, Atlántico y Cesar (José Prudencio Padilla), la ESE que tuvo una vida jurídica de tres años y que ahora se liquida.



Ayuda al lector

Se mantiene el hueco fiscal en el ISS
La Contraloría General de la República reveló recientemente un informe de auditoría al Instituto de los Seguros Sociales, que puso en evidencia las inconsistencias en los estados contables, la insuficiencia en la compra y suministro de medicamentos a los afiliados y un éxodo de usuarios a entidades privadas.

También revela que el ISS presenta fallas en el sistema de información, desorden en el manejo de las historias laborales y serias deficiencias en la atención en salud. En cuanto al hueco fiscal, el informe de la Contraloría revela que los ingresos ordinarios decrecieron en el último año de 975.373 millones de pesos a 919.523 millones y que tuvo que destinar 250 mil millones de pesos para el pago a los jubilados.

La misma Presidencia de la República había revelado el 2 de junio el crecimiento de los jubilados y los recursos para sus mesadas: en 2002 eran 509.548 y se les pagaron 3,8 billones de pesos; en 2003 aumentaron a 544.597 jubilados, con un pago de 4,2 billones de pesos (en ambos casos, con recursos propios). En 2004, cuando se agotaron las reservas, el número de jubilados era de 590.233 a quienes se pagaron 5,3 billones (80 por ciento del ISS y 1,7 billones del Gobierno Nacional). Y, hasta el 31 de diciembre de 2005 la cantidad de pensionados se incrementó a 631.935 y los pagos subieron a 6,2 billones de pesos (58 por ciento aportado por el Gobierno y 42 por ciento del ISS).


EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |