• Medellín, 22 de octubre de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo

Farc y Gobierno sí llegarán a un acuerdo: Francisco Santos

Dice que las Farc ya ganaron porque el Gobierno les devolvió toda la legitimidad, a cambio de nada.

Mapa de noticiasCerrar

Por favor instalar el Plugin Flash

Cargado de dardos contra la forma en que se lleva el actual proceso de negociación entre el Gobierno y las Farc, el exvicepresidente Francisco Santos salió al paso de las críticas a propósito de las vallas que instaló en distintas ciudades en las que pregunta sobre quién ha puesto más policías muertos, si Iván Márquez o Pablo Escobar. Aunque admite que el mensaje es fuerte, dice que es la única forma que tiene para visibilizar a las víctimas de esta guerrilla e impedir, a su juicio, que la negociación se haga en el marco de la impunidad.

¿De dónde sale la idea de las vallas?
“Un día me levanté y me dije, las víctimas de las Farc no tienen voceros, las víctimas de las Farc están solas. Nadie está hablando por ellas. No nos digamos mentiras, los voceros de las víctimas de las Farc han sido muy pocos: País Libre, Herbin Hoyos, Salud Hernández, Caballero y yo… Entonces como que en el imaginario no están. Y después de escuchar las declaraciones del fiscal que va haber impunidad para los victimarios, las víctimas van a quedar aplastadas. Además, le oí decir al Presidente Santos que el mejor homenaje a las víctimas es que no haya más víctimas y me dije, esto no puede ser. Y cuando uno empieza a ver cosas como que en la Ley de Víctimas no están las víctimas de minas ve que aquí hay algo raro. Y entonces me digo que me voy a atravesar, y lo digo porque yo llevo eso en el alma. Yo he sido víctima y me han visto marchar por las víctimas. Y se nos ocurrió esa idea”.

¿Pero el mensaje es muy fuerte y revictimiza más las víctimas de esa violencia?
“Es muy fuerte. Pero no las revictimiza. Es que se envía un mensaje doble: que hay victimarios de primera y de segunda clase. A los victimarios de segunda, que se pudran en el infierno, pero a los de primera que se vayan para el Congreso. Y las víctimas de los victimarios de primera, escondámoslos. Y las víctimas de los victimarios de segunda, esos sí defendámoslas. Y para mí eso inaceptable. Para mí un asesinato de Pablo Escobar, de Iván Márquez, o de Carlos Castaño, es exactamente igual. Una violación es igual. Para mí es un tema que como sociedad debe llevarse a la igualdad ante la ley. Y ese es el mensaje que vamos a seguir enviando porque esto apenas está empezando.  Y cuando me preguntan si estoy haciendo campaña, digo qué tal si no le hubiera puesto mi firma, entonces dirían que es la mano negra la que está poniendo esas vallas. Asumo la responsabilidad porque doy la cara, como lo hice en las marchas contra el secuestro”.

Pero es un tema político porque estamos frente a una negociación y usted es precandidato de un movimiento que está en contra de lo que está haciendo el Gobierno con las Farc…
“Si se visualiza como un tema político, no me importa. Pero a mí nadie me va a quitar lo que siento y pienso en el tema de las víctimas. Siempre he sido coherente. Y nunca he tenido miedo a defender el tema desde que me secuestró Pablo Escobar. El discurso es lindo, pero la realidad va por otro lado. Me duele saber que esos atropellos van a quedar en la impunidad. Y eso es lo que veo venir. Y para mí, como parte de una sociedad moderna, es impensable e inaceptable, y si puedo hacer algo, lo hago y por eso me dediqué a poner vallas”.

Sin embargo, Humberto de la Calle ha dicho que las Farc tienen que responder por las víctimas, hay un marco jurídico para la paz como mecanismo de reparación a las víctimas, ¿por qué insistir en que habrá impunidad?
“Ojo, el marco legal permite todo. Ustedes oyeron al fiscal decir que se puede pensar que estos señores (las Farc) salen del monte directo para el Congreso, si se quiere. Qué le voy a decir al hijo de los Angulo, que lleva 15 años buscando a sus papás, qué le digo cuando los vea sentados allá en el Congreso, qué mensaje le enviamos a la sociedad. Para mí es un tema de dignidad de la sociedad, para mí es un tema de futuro. Qué le vamos a decir a la siguiente generación: que me puedo levantar contra el Estado, que puedo empuñar un arma, que voy a poner bombas, porque a mí me perdonan todo”.

¿Y a quién le sirve una campaña que en vez de esclarecer las cosas enreda el clima política, al ubicar a un insurgente al lado de un mafioso?
“Que no hay diferencia. Que ambos matan”.

¿Es lo mismo un guerrillero que un narco?
“Sí, cuando te ponen un fusil en tu cara y te disparan, es lo mismo. Yo no justifico ninguna muerte”.

¿Pero jurídicamente no es lo mismo?
“Cómo que jurídicamente no es lo mismo. ¿Un asesinato no es lo mismo? Perdóneme, pero un homicidio es un homicidio, o vaya y explíqueselo a una familia, que un homicidio de Pablo Escobar, es distinto al de Iván Márquez. Eso es precisamente contra lo que yo estoy. Un homicidio, es un homicidio, y no deja de ser un homicidio”.

¿Qué proceso de negociación o de paz en el mundo, no ha terminado con un cierto mínimo de concesiones a favor del interés de la paz, con los mismos? Aquí de alguna manera también se hizo con los paramilitares…
“Eso es cierto…”

¿Por qué tanta benevolencia con el acuerdo de Ralito y tan poca con las Farc?
“Es que si las Farc firman un acuerdo como el de Ralito, yo lo apoyo. Es decir, si se internan, entregan las armas, si no cumplen con reparación se van extraditados… Yo les aceptó, si las Farc aceptan el negocio de Ralito, yo soy el primero que sale a apoyar. Si mañana Iván Márquez dice que se somete a las reglas de Ralito, estoy firme en el apoyo y le digo al presidente Santos que es un héroe, porque allí había claridad: penas hasta 8 años (por todos los delitos que cometieron, que se pueden reducir hasta cuatro). Me parece perfecto, que en cuatro años el señor Timochenko salga a las calles, me parece muy bien. A mí me ha tocado ver en las audiencias de Justicia y Paz, que las víctimas le pregunten a su victimario por qué asesinaron a sus hijos, a sus padres, eso es único aquí y no se había visto. Eso es reparador. Sé también que en el proceso con las autodefensas hubo muchos problemas, pero eso nunca se había visto en Colombia”.

¿Pero es que las Farc no son las autodefensas?
Pero ahí hay un proceso de rebajas de penas, un proceso de víctimas, de justicia, de verdad. Ese el otro tema. ¿Aquí va a ver verdad? ¿Vamos a saber la verdad? Y si bien las negociaciones permiten unas ciertas concesiones, yo soy de los que no creo que estos señores puedan salir sin pagar un solo día de cárcel. Para mí eso es inaceptable y debería serlo para la sociedad. Claro que se pueden buscar penas de alternatividad penal, pero hasta dónde. ¿Pero que pasen del monte al Congreso? Para mí, no”.

Es decir, si se llega a un acuerdo en La Habana, que está ensayando una fórmula distinta en el país, en una negociación con una guerra y con muertos que siguen, dentro del esperado acuerdo de que no hay nada acordado hasta que esté acordado, y que eso queda en manos de un referendo o una constituyente, ¿usted honraría ese acuerdo entre el Gobierno y las Farc?
“Depende cuál sea ese acuerdo. Yo le soy muy sincero. Un acuerdo con impunidad y sin víctimas, no. Yo no sé si estoy viviendo en la Luna, pero yo oí al fiscal, lo leí, diciendo que estos señores van a poder ir al Congreso sin pagar un día de cárcel. Para mí y creo que para un sector de Colombia, que no sé si mayoritario o no, es inaceptable. Está bien, unos lo podrán aceptar, pero yo no. Ahora, el hecho de que no aceptemos esta negociación no quiere decir que somos enemigos de la paz”.

Pero en las urnas, los colombianos podrán decidir si respaldan o no esa negociación de paz…
“A mí me encantaría en la urnas preguntas como sí usted acepta o no que los guerrilleros vayan al Congreso, o usted acepta que los guerrilleros paguen un día de cárcel. Un referendo en esos términos sería ideal porque la sociedad tomaría decisiones democráticas. Pero si la pregunta va a ser si acepta o no la paz y acepta este acuerdo, así será muy fácil. Así se hacen los referendos en Cuba y en las repúblicas socialistas de la antigua cortina de hierro”.

Un muerto aquí y un muerto en Sudáfrica son lo mismo, hubo genocidios en ese país y, sin embargo, ninguno fue a la cárcel, nadie en Sri Lanka fue a la cárcel, nadie en Camboya fue a la cárcel, porque no fue un proceso de rendición sino de negociación…
“En Sri Lanka hubo rendición, total. Acabaron con los tamíes y chao. Luego les dieron unas prebendas, pero hubo una victoria militar. En el caso de Camboya, depende de la guerra que se hable. Pero independiente de eso, somos un país distinto, una sociedad democrática, somos una sociedad que tiene que responder ante sus ciudadanos. Si ustedes están de acuerdo en que haya impunidad, yo no. Por eso quiero este debate, qué bueno que esas vallas nos hayan puesto a debatir esto”.

Doctor Santos, nosotros no estamos defendiendo la impunidad, estamos preguntando en el marco de una discusión que usted mismo propicia…
“Estamos en un diálogo y yo estoy planteando unas respuestas. Hay un sector de la sociedad que quiere la impunidad absoluta. Hay otro sector que no. Lo que no podemos frente a un proceso de paz es que aquellos que no estemos de acuerdo con impunidad y sin víctimas, nos tilden de extrema derecha, de guerreristas, o que estamos en contra de la paz. O que sucedan cosas como las de las vallas. Eso me parece antidemocrático, que excluye, y me parece que hay un sector de la sociedad que está planteando lo mismo y eso es tan válido como lo otro; que no tengamos tanta voz, no la tenemos. Solo los twitter y las vallas y algunos espacios. Pero vamos a dar la pelea política y en mi caso es porque los señores de las Farc les pidan perdón a sus víctimas, porque reparen a sus víctimas y las reconozcan. No hay nada peor que un grupo guerrillero salga a decir que son ellos las únicas víctimas. No sé qué pensará el señor Alcalde de Medellín cuando las Farc dicen que ellos son las víctimas, cuando a él le mataron a su hermano”.

A propósito de Medellín, qué información tiene sobre el desmonte de las vallas…
“Teníamos unas vallas puestas que llevaban 72 horas y desaparecieron súbitamente. ¿Qué he encontrado? Que fueron y tomaron unas fotos. Los dueños de los predios se asustaron y usted sabe que en el tema de las vallas, los dueños de los predios tomaron la decisión de desmontarlas porque el tema se calentó”.

Es que el mensaje de las vallas puede generar violencia…
“No sé”.

Se ha criticado que el Gobierno haga política con las víctimas y que el Gobierno utilice el proceso de paz para reelegirse, pero la gente interpreta que usted también estaría utilizando las víctimas en esas vallas para hacer política…
“Es que esas víctimas no tienen voz. El CPI se reunió en Colombia con las víctimas y las de las Farc no están allí. Se reúnen con las víctimas de los paramilitares y las víctimas del Estado. Las organizaciones de las víctimas de las Farc se querían reunir con ellos y el mismo gobierno les evitó esa reunión. Entonces no me venga a decir que aquí no está pasando algo”.

Más de diez veces, Humberto de la Calle le ha dicho a las Farc que le tienen que responder a las víctimas, que tienen que repararlas, ¿por qué insistir en que no habrá reparación?
“Porque es nuestro deber, porque estamos en una sociedad democrática y no quiero dejarme llevar en esa campaña gigantesca en la que nos quiere meter el Gobierno de que “la opción es creer”. Soy escéptico. Yo no trago entero, ustedes tampoco deberían hacerlo, porque yo escucho al fiscal, escucho al presidente cuando dice que el mejor homenaje a las víctimas es que no haya más víctimas. Eso es falso. ¿Quién dice eso? El mejor homenaje es reconocerlas, que les pidan perdón. Quiero ver a “El Paisa” pedirles perdón a las víctimas del Nogal, quiero ver que a esas 36 madres, les digan perdón por haberles matado a sus hijos”.

Ustedes en el Gobierno fueron detractores de la Ley de Víctimas, que solo salió en el Gobierno de Santos. Y alguna vez usted mismo dijo que el tema de la reparación en mucha parte es “simbólica”, ¿por qué ahora usted es el abanderado de las víctimas?
“No éramos detractores de la ley de Víctimas. La ley es exactamente la misma que se estaba tramitando en nuestro Gobierno, pero tenemos una diferencia de fondo: Es que nosotros no poníamos a las Farc en el mismo nivel de victimarios que al Ejército. Por eso fue que no hubo ley de víctimas en nuestro gobierno, pero sí tratamiento a las víctimas. A usted no se le puede olvidar que fui yo quien metió en la ley, la Comisión de Reparación y Reconciliación e hicimos un gran trabajo. Y diseñamos con las Madres de la Candelaria un proceso de reparación simbólica, miramos todos los temas de la reparación integral, con distintos mecanismos. Y me fui a Guatemala a mirar el tema de reparación por vía administrativa porque era tan engorroso que eso no iba a salir adelante. Y miramos ese proceso y vimos que se podía destrabar por lo menos el proceso pecunario para las víctimas. Y en seis meses que nos correspondió, repartimos más de 700.000 millones de pesos a las víctimas”.

Con respecto al fuero militar, también contradice lo que decía el gobierno anterior con el actual, que las fuerzas armadas pidieron que todos los excesos o violaciones a los derechos humanos fueran reconocidas dentro del conflicto, y eso es precisamente lo que hace la ley de víctimas…
“Es que hay que mirar un tema semántico que tiene unas connotaciones políticas muy profundas. Cuando usted habla de conflicto está admitiendo que hay una justificación de la violencia. Nosotros sí creemos que hay un conflicto de un grupo terrorista contra una democracia. Cuando usted plantea conflicto con actores armados usted está diciendo que hay dos bandos iguales y no los hay. La mayoría de los colombianos, el 99 de los colombianos, no levanta un arma, pero sí son víctimas de las armas de quienes la levantan contra el Estado. Esa es una diferencia. Entonces cuando se habla de conflicto armado tiene que ver con esa mirada ya distinta a la violencia, porque con la otra usted genera reglas, genera unos comportamientos y una igualdad, que ha sido siempre la lógica de las Farc y este gobierno cayó en esa lógica. Cuando uno tiene esa negociación, gana quien logra que el otro se acerque a la lógica de uno. ¿Por qué los procesos de paz anteriores fueron exitosos y los de las Farc no? Porque la lógica de la guerrilla se acercó a la lógica del Estado. Aquí el Estado se acercó a la lógica de la guerrilla, son lo mismo, se tratan como lo mismo y se convierten en lo mismo, por lo menos en términos del mismo nivel. Por eso las Farc hablan de conflicto social y armado, porque su lenguaje tiene unas connotaciones profundas y ahí se cometió un error, al no exigirle que cesaran las operaciones, que era lo que nosotros poníamos como condición y por eso no tuvimos proceso con ellos. Esa era nuestra condición. Nuestro rechazo a que la Fuerza Pública estuviera en ese mismo nivel, porque ella tiene que tener una sanción distinta que la maneja el Estado. Los otros son grupos armados ilegales a los que no se les pude dar legitimidad de ninguna naturaleza”.

El general Navas, comandante de las Fuerzas Militares, habló de que a los soldados se les debe dar un tratamiento jurídico simétrico respecto a los diálogos que se están adelantando...
“Estoy en desacuerdo con esa expresión de simétrico. Es que no podemos decir que les damos a las Farc y al Ejército lo mismo, porque los estamos igualando. Creo que hay que resolver distinto el problema de los militares”.

Pero lo está diciendo el comandante de las Fuerzas Militares…
“Sí, pero estoy en desacuerdo con eso. Yo aprecio mucho al general Navas, me parece un gran militar, pero no estoy de acuerdo con esa simetría, porque es ponerlos en el mismo nivel de las Farc y eso es equivocado. Hay que resolver el problema de forma institucional y separarlo del problema de las Farc y el Eln. Este Gobierno volvió a juntar todo y volvió a darles legitimidad a las Farc, a cambio de nada, sigue el mismo reguerito de muertos, les volvió a dar la legitimidad internacional, a cambio de nada. Las Farc ya ganaron en este proceso, así no se firme nada, que se va a firmar”.

¿Por qué considera que sí se firmará el acuerdo?
“Porque lo necesitan ambos. El presidente Santos para reelegirse y las Farc para hacer política”.

¿Y el país acaso no lo necesita?
“Creo que con la Seguridad Democrática el país hubiera podido llegar a otra negociación. Si se presionan más, se hubiera llegado a una negociación como la de Ralito”.

¿Por qué oponerse a la posibilidad de la paz?
“No me opongo. Me opongo a este proceso de paz”.

El expresidente Uribe hizo contactos en su gobierno, propuso una asamblea constituyente…
“Sí y los reconozco. Nosotros sí buscamos muchos contactos, pero siempre bajo la misma condición, que si querían negociar con nosotros tenían que cesar todas las operaciones de manera verificable y no lo aceptaron y de ahí no pasamos. De ahí la lógica de la negociación entre dos opuestos, el que se acerque cede a la lógica del otro. Santos se movió hacia la lógica de ellos”.

¿Usted no le da ningún beneficio de la duda al Presidente que en este momento ha avanzado más en ese proceso de negociación?
“Pero, cómo sabemos que ha ido más lejos”.

Lo dice el Gobierno, lo dice la guerrilla… Y hay una agenda
“Lo único que yo veo hasta el momento son muertos. A mí no me diga que les tengo que creer a las Farc, no le creo a la guerrilla ni un Padre Nuestro rezado aquí en la catedral. No se les olvide que Belisario negoció, Barco negoció, Gaviria negoció, Samper intentó, Pastrana negoció, entonces miro esa historia y me pregunto si es que los tipos se volvieron unos angelitos de un día para otro. No les creo”.

Sus vallas son una campaña contra el proceso, ¿qué viene después de las vallas?
“Todo lo que le puedo decir es que trabajo en ver cómo posiciono las víctimas de las Farc para que no las dejen solas. Ese es mi propósito”.

¿No siente que los uribistas lo están dejando solo, no han salido a respaldarlo en este tema de las vallas?
“No es así. Hay unidad, el presidente Uribe ha apoyado y cada cual tiene su camino. Es que a la gente parece que se le olvida que yo fundé País Libre, que yo fui secuestrado. Estoy vivo de milagro. A mi Popeye cuando me vio, alguna vez en la cárcel, me dijo que él me veía como un fantasma  porque cuando me secuestraron estaba muerto en un 99,9 por ciento. Y diez años después, las Farc me iban a matar. Me salvó la vida la CIA. Siempre he estado rodeado de víctimas en los últimos 20 años  y siento que ahora no haya esa representatividad y que esta gente tenga un chance”.

Y a quién le sirve una confrontación de unos Santos que están en la oposición y otros en el poder?
“Desde mi mirada aspiro que lo mío le sirva a las víctimas y que un día, Gonzalo Córdoba, presidente de Caracol, sus suegros que fueron asesinados por las Farc, pueda preguntarles a las Farc por qué los mató. O que Constanza Turbay, que las Farc le mataron a su madre y  a sus hijos, pueda decirle a Timochenko usted es un asesino, o tantos otros que tengan esa opción”.

¿Está dispuesto a enfrentar todos los líos jurídicos que se le van a venir con este tema de las vallas?
“Uno asume tantos riesgos. Creo que peores riesgos he asumido como periodista y cuando me tenía que enfrentar a Pablo Escobar. No hay nada que hacer, no hay que ser temeroso.
Yo me siento censurado porque me sorprendió que de un momento a otro las vallas se fueran así. Este gobierno ha sido de una sutileza para manejar el poder y la represalia, entonces aprieta un poco aquí y sale un periodista, aprieta allá y saca un director…A mí me tocó ver al mismo Juan Manuel siendo ministro como enloquecía a los editores diciendo cómo debían titular, les escribía los lead como ministro y lo sigue siendo de alguna manera o de una manera parecida como presidente, con una chequera más grande”.

¿Por quién se siente censurado?
“Ayy no sé… será por el poder, por el miedo, por el temor… mire, si esa valla hubiera sido, apoye a Juan Manuel Santos, ni el CNE hubiera brincado”.

Lo que pasa es que se trata de un mensaje que evoca sentimientos, reacciones…
“De eso se trata, lo que está en juego es muy grande y aquí está en juego el futuro de Colombia y eso pasa por un futuro de paz, sin impunidad y que tengamos a las víctimas en el medio. Cuando hoy miraba la valla se me arrugaba el corazón porque yo no distingo entre víctimas y victimarios, pero me decía qué tan bueno que ahora estemos discutiendo este mensaje. Eso es lo que quiero, porque lo mío es que las víctimas de las Farc no se sientan solas, que estén acompañadas y que se movilicen para que empiecen a empujar en la misma mesa de negociación, que esa presión se sienta”.

Pero sin duda hay un respaldo internacional al actual proceso de negociación…
“Como en el proceso de Pastrana y mire en qué quedamos. Este proceso es lo mismo y lo es porque en el fondo están tratando de llegar a través de una agenda a otros temas, como en el agrario, que abarca minería. Creo que el principio de la negociación es el mismo, a lo mejor la forma no”.

Usted no cree que esos ocho años de Seguridad Democrática podrían haber llevado a un estado de madurez a las Farc para sentarse a la mesa…
“Yo creo que fue muy importante, pero le faltó. Creo que cuatro u ocho años más, los habríamos llevado a la negociación”.

Siempre se dice lo mismo, qué faltó tiempo…
“Pero estábamos muy cerca de lograr una negociación totalmente distinta, si se hubiera mantenido esa presión”.

Pero esos ocho años suman muertos, ataques a pueblos, gasto militar…
“Pero mire le planteo lo siguiente: los muertos siguen y aún no hay claridad de que no vayan a seguir, porque usted firma un acuerdo, pero todos sabemos que la paz no llega así y que siguen los muertos. Saben que seguirán muchas de las situaciones de inseguridad, entonces eso en el fondo es un sofisma y lo que me parece preocupante es el mensaje a las nuevas generaciones: ¡Timochenko en el Congreso, me horroriza!”.

Siempre ha sido así, parte de lo que hoy estamos viviendo es el resultado de un proceso de negociación fallida con los paramilitares y el resurgimiento de bandas criminales…
“Una parte es así, creo que sí, ocurrió así, pero no todo, porque el fenómeno del narcotráfico sigue vivo y ese es un motor de violencia inmenso y este gobierno frente a las bandas criminales no ha hecho nada, nada, que es lo que más me preocupa, va para tres años y aquí hay un déficit de logros en esa materia. A Santos le quedó grande la seguridad”.

Ustedes ayudaron a elegir a Santos, cómo entender que los uribistas estén hoy en la oposición, pero otros sigan en la unidad nacional…
“Es que el tema político es muy sencillo y fácil: Santos nos utilizó para hacerse elegir y el 7 de agosto dio la vuelta, gobernó con las ideas liberales, el Partido Liberal, abandonó las ideas del uribismo, se llevó al Partido de la U a punta de mermelada y amarraron a los que no estaban a favor de eso y no pueden salirse porque tienen unas inhabilidades. Esa es la verdad política. Nos equivocamos apoyando esa elección. Si este fuera un país serio, y el voto programático tuviera de verdad algún asidero, el que estaría en problemas sería el presidente Santos, no nosotros. Hemos sido coherentes”.

Se anuncia un remezón en el gabinete y es posible que el ministro Germán Vargas salga, ¿puede ocurrirle a Santos con Vargas Lleras, lo mismo que le pasó a Uribe con Santos?
“Le voy a decir una cosa: en tres meses Germán Vargas está peliado con Santos. Vargas sabe que este es su momento, porque si no es así está frito y tiene que abrirse. Estoy seguro que Germán Vargas va a hacer campaña presidencial y Santos lo sabe”.

¿Y toda esta confrontación no tendrá que ver con una cierta nostalgia del poder?
“No, para mí no. Es por unas ideas. Y es lo que queremos crear con el Centro Democrático un gran partido, que sea coherente con las ideas. El proceso de las listas al Senado podría estar definido en dos meses, pero sí queremos que sea gente idónea, gente que no tenga tacha, que sea vertical en sus ideas, que los colombianos los reconozcan así, porque no van a dar la vuelta a cambio de puestos. Y vamos a hacer el gran partido político del Siglo XXI”.

¿Cómo se siente dentro de esa baraja del uribismo para la Presidencia?
“Estoy en mi cuento. Soy un uribista a rajatabla y no me da miedo, ni me preocupa. Esto debe estar resuelto en dos o tres meses”.

¿Y cómo será esa confrontación electoral entre dos Santos, no le teme a que eso vaya en su contra en las urnas?
“Puede que sí, pero es que la campaña será Pacho contra Santos”.

ANÁLISIS

Es un síntoma de que se inició la campaña

Iván Garzón
Director de Ciencias Políticas Universidad de La Sabana

El Gobierno está recibiendo de su propia medicina. La estrategia de defensa de la negociación en La Habana, ha sido tan activa, en el sentido de la frecuencia con la que el presidente Juan Manuel Santos ha usado la expresión de “enemigos de la paz” para los críticos del proceso y en particular contra el uribismo. Entonces, la respuesta a esa postura está viniendo en términos similares, poniendo la misma cuestión, es decir, el proceso de paz, en términos de impunidad, destacando el prontuario de los guerrilleros que están negociando, planteando la situación en términos dicotómicos de quién ha matado más policías.

Entonces, lo que se ve en el ambiente político es que vendrán más iniciativas similares. Coincidieron también la semana pasada dos situaciones que están asociadas a la relación entre los dos Santos.
 
La primera, fue la marcha del 9 de abril, en la que se puede decir que comenzó la campaña por la reelección del presidente. Es decir, comenzó toda una estrategia de movilización de gente para rodear la negociación. Y también se dieron las vallas, que se podría decir que es el inicio de la campaña dentro del uribismo.

Ahora hay una disputa entre los distintos posibles voceros del uribismo por saber cuál de ellos será quien representaría mejor a ese sector político. Entonces Francisco Santos, con este acto, puso una apuesta muy alta, porque el discurso de Oscar Iván Zuluaga, Marta Lucía Ramírez y José Félix Lafaurie, si bien han sido coincidentes en las críticas al Gobierno y a las negociaciones de paz, las encuestas señalan que el exvicepresidente tiene más posibilidades de recoger el sector uribista.

En este sentido la campaña de las vallas es muy inteligente, porque quien tiene ese pasado de defensor de las víctimas y de lucha contra el secuestro es Francisco Santos.

Interacción y participación

189
4.4

Farc y Gobierno sí llegarán a un acuerdo: Francisco Santos

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Farc y Gobierno sí llegarán a un acuerdo: Francisco Santos Link has been Rated 4.4 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

80 Comentarios - 22 de octubre de 2014
  • Noolvidar Comentario realizado el 4/19/2013 7:22:45 PM

    Como saber q Pachito no nos engaña como su primo?

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • maskarozf Comentario realizado el 4/19/2013 4:34:04 PM

    Qué pena con quien escribe y con quien corrige en este Periódico: miren una línea en la primera respuesta de este articulo: ” Y después de escuchar las declaraciones del fiscal que va a ver impunidad para los victimarios,”. No creen que lo correcto es: QUE VA A HABER? O es que acaso esa grosería de fiscal va a: MIRAR? Gracias. Gabriel Francisco Gonzalez Maskarozf.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • acierto Comentario realizado el 4/19/2013 4:33:58 PM

    Por cierto... en esta hora tan asiaga de que santos nos pegamos??? quisiera ver que los victimarios cualquiera que ellos sean reparen y devuelvan lo robado, lo expropiado por la fuerza, lo mal obtenido y pidan perdon...todos...aún los de cuello blanco, hagamos ochi con todos los cochinos...

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • maskarozf Comentario realizado el 4/19/2013 4:12:19 PM

    Qué pena con quien escribe y con quien corrige en este Periódico: miren una línea en la primera respuesta de este articulo: ” Y después de escuchar las declaraciones del fiscal que va a ver impunidad para los victimarios,”. No creen que lo correcto es: QUE VA A HABER? O es que acaso esa grosería de fiscal va a: MIRAR? Gracias. Gabriel Francisco Gonzalez Maskarozf.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • maskarozf Comentario realizado el 4/19/2013 2:42:38 PM

    Qué pena con quien escribe y con quien corrige en este Periódico: miren una línea en la primera respuesta de este articulo: ” Y después de escuchar las declaraciones del fiscal que va a ver impunidad para los victimarios,”. No creen que lo correcto es: QUE VA A HABER? O es que acaso esa grosería de fiscal va a: MIRAR? Gracias. Gabriel Francisco Gonzalez Maskarozf.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)

    El Colombiano - los más

    PauteFacil.com

    Multimedia

    • Versiones Moviles
    • iphone
    • ipad
    • android
    • blackberry
    • windows-8
    • windows-phone

    Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
    Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


    • iab
    • pera
    Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.