Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio

 
 
En 1994 el proceso 8.000 se convirtió en el escándalo político más grande de los últimos años en el país. Fernando Botero, entonces Ministro de Defensa, reconoció el ingreso de dineros ilícitos a la campaña de Samper.
 
Medina y Botero
 
Horacio Serpa
Las piezas del 8.000 siguen sin encajar

 Horacio Serpa fue el más afectado con el renacimiento del tema.
 Versiones contrastadas de los implicados, dejan aún más dudas.
 Declaraciones de Botero reabrieron el debate sobre la campaña de 1994.


Colprensa, Bogotá
El ex presidente Ernesto Samper y Horacio Serpa llevan más de una década cargando con el lastre del proceso 8.000. Un reciente fallo en contra de Fernando Botero revivió los fantasmas que otra vez los expuso al escarnio público y hay quienes creen que el caso también podrían volver a los estrados.

El debate generado dejó, de nuevo, más interrogantes que respuestas y las múltiples versiones de los implicados poco ayudaron a resolverlas.

¿La Justicia se encargará de hacerlo? Estas fueron las preguntas que volvieron al primer plano.


¿Sabía Samper del dinero ilícito?
En 1994, cuando se supo la filtración de dineros calientes en la campaña del presidente Ernesto Samper, él mismo reconoció el ingreso de esos recursos pero se excusó públicamente asegurando que "ingresaron a mis espaldas".

El entonces ministro de Defensa, Fernando Botero, respondió diciendo que Samper sí sabía y esta semana lo ratificó. Botero reveló que ir hasta segunda vuelta implicó una gran crisis financiera. La solución que encontró Samper, según Botero, fue "aceptar los dineros ofrecidos por el cartel de Cali".

Santiago Medina relata en su libro que Botero le dijo que el entonces candidato "no solo estaba de acuerdo con el ofrecimiento sino que le había dicho: Hagan lo que tengan que hacer, pero que yo no sepa".

Horacio Serpa aseguró que en el momento en que conoció el ingreso de dineros del narcotráfico, tras leer la indagatoria de Santiago Medina, y conversar con él, éste le dijo que Samper no sabía. El Presidente le ratificó esa versión.

La más reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia, que revivió el proceso 8.000 revocando un fallo de primera instancia del Tribunal Superior de Bogotá, condenó a Botero Zea por apoderarse, según la investigación, de 800 millones de pesos lícitos de la campaña de la cual era el representante legal.

Esos dineros, según la providencia, fueron invertidos en la compra de una finca en Tabio (Cundinamarca), que costó 490 millones 500 mil pesos. La decisión se apoyó en las investigaciones que la Fiscalía realizó en su momento.

Los investigadores aportaron pruebas que, en concepto de la Corte, demuestran que ese dinero fue consignado en dólares por empresas reconocidas, en cuentas corrientes que tenía Botero y para el máximo tribunal de la justicia colombiana quedó demostrado que el dinero nunca ingresó a la campaña presidencial pues Botero, "amparándose en la confianza que le tenían logró que los consignaran en sus cuentas personales para después apoderarse de ellos".


¿Se debe abrir una nueva investigación?
La posibilidad de revivir la investigación adelantada en el proceso 8.000, para establecer si el ex presidente Samper y el ex ministro Serpa tuvieron o no responsabilidad en el ingreso de dineros calientes a la campaña presidencial de 1994, fue puesta sobre el tapete por el procurador Edgardo Maya Villazón.

Jaime Horta Díaz, presidente del Colegio de Abogados de la Universidad Nacional, sostiene que se puede reabrir el proceso 8.000, luego de las declaraciones del ex ministro de Defensa Fernando Botero Zea, "siempre y cuando los términos de los delitos que se le imputen no hayan prescrito y sobre los mismos no se haya pronunciado la justicia absolviendo a Botero Zea. En todo caso para que eso suceda es necesario presentar nuevas pruebas y el estudio lo asumiría la Fiscalía", agregó.

El ex vicefiscal Francisco José Sintura consideró que el caso podría reabrirse solamente para Horacio Serpa, pero no para Samper, porque "allí impera la cosa juzgada, pues fue absuelto por la justicia colombiana, tanto en la Fiscalía como en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes".

Mientras que en el caso de Serpa, dice Sintura, lo que hubo fue un auto inhibitorio, lo que "permitiría que se reabriera un nuevo proceso en su contra si se presentan nuevas pruebas o nuevos delitos, en el evento en que estos últimos no hubieran prescrito".


¿Botero se apropió dinero de campaña?
La más reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia, que revivió el proceso 8.000 revocando un fallo de primera instancia del Tribunal Superior de Bogotá, condenó a Botero Zea por apoderarse, según la investigación, de 800 millones de pesos lícitos de la campaña de la cual era el representante legal.

Esos dineros, según la providencia, fueron invertidos en la compra de una finca en Tabio (Cundinamarca), que costó 490 millones 500 mil pesos. La decisión se apoyó en las investigaciones que la Fiscalía realizó en su momento.

Los investigadores aportaron pruebas que, en concepto de la Corte, demuestran que ese dinero fue consignado en dólares por empresas reconocidas, en cuentas corrientes que tenía Botero y para el máximo tribunal de la justicia colombiana quedó demostrado que el dinero nunca ingresó a la campaña presidencial pues Botero, “amparándose en la confianza que le tenían logró que los consignaran en sus cuentas personales para después apoderarse de ellos”.


¿Medina y Botero son únicos responsables?
Hasta hoy la justicia solo encontró responsables al ex ministro Fernando Botero, coordinador de la campaña, y a Santiago Medina, tesorero, por el ingreso de dineros del narcotráfico a la campaña Samper Presidente.

Sin embargo, sectores de la opinión pública han mantenido la percepción que el Presidente Samper y otros altos funcionarios de su campaña también son responsables.

El cardenal Pedro Rubiano Sáenz, por estos días, insistió en su célebre frase al decir que el no enterarse del ingreso de esos dineros es como no ver un elefante en su casa.

Botero insiste, en su más reciente declaración, que hubo más responsables. "El tema se manejó en la cúpula de la campaña pero la responsabilidad venía desde arriba. Medina sólo cumplía órdenes como un subalterno.

A esas alturas de la campaña el doctor Samper y yo, el doctor Serpa y Santiago Medina, que ocupaba el cargo de tesorero, éramos las personas que teníamos conocimiento y certeza de qué era lo que estaba pasando".

Al paso le salió Serpa, quien explicó que en la campaña cada uno tenía su función y que los encargados de recaudar los recursos eran Botero Zea y Medina Serna.


¿Horacio Serpa sabía la infiltración?
Horacio Serpa fue exonerado de cualquier responsabilidad por la justicia en el proceso que se le adelantó por enriquecimiento ilícito en favor de terceros, pero las recientes declaraciones de Botero lo volvieron a poner en el ojo del huracán.

Serpa dijo que solo pudo establecer "con certeza" que había dineros ilícitos en la campaña cuando ya era Ministro, luego de una conversación que sostuvo con Santiago Medina.

"Dos días antes de las elecciones conocimos el tema de los 'narco-casetes'. Samper me dijo que me comunicara con Botero y me comentó lo de las grabaciones en las que Alberto Giraldo conversaba con una persona del Cartel de Cali. No quedé convencido y pensé que se trataba de un montaje".

Otro argumento que utiliza para desvirtuar las acusaciones en su contra es un aparte del libro de Giraldo en el que Santiago Medina le dice al periodista que los recursos del narcotráfico es un tema que "hay que trabajarlo con mucho cuidado, esto no hay que contarlo porque es secreto. Ojo con Serpa, no está comprometido, porque es muy quisquilloso".

Pero el ex Ministro de Defensa insiste en que fue Serpa el encargado de distribuir los dineros del narcotráfico en la logística de la campaña de Samper Presidente.




EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |