• Medellín, 30 de octubre de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
ILUSTRACIÓN MORPHART
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo

Lo que perdimos en la CIJ

La decisión de la Corte Internacional de Justicia, cargada de efectos políticos, no fue tan salomónica. Perdimos mucho mar, así la soberanía sobre las islas ya no sea controvertible.

EL COLOMBIANO | Publicado el 20 de noviembre de 2012

Las diferentes reacciones en Nicaragua y en Colombia frente al fallo dictado ayer en La Haya por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), reflejan perfectamente las connotaciones que tendrá la sentencia, y que apenas comienzan a entreverse.

Mientras Nicaragua tiene razones para "declararse satisfecha", Colombia, por boca del Jefe del Estado, Juan Manuel Santos , dijo que "no puede aceptar" los que considera "omisiones, errores, excesos e inconsistencias" de la CIJ.

Si bien la soberanía de Colombia sobre San Andrés, Providencia, Santa Catalina y los cayos adyacentes quedó ratificada, la sentencia de la CIJ no es positiva para Colombia.

Al asumir la Corte la competencia para delimitar una nueva frontera marítima entre Colombia y Nicaragua, y fijarla como lo hizo ayer, quedamos sin una gran porción -aún no cuantificada por los expertos- de soberanía sobre el mar Caribe.

Hay que decir que a una contingencia de tal naturaleza se somete cualquier Estado al aceptar la jurisdicción de la CIJ para dirimir un conflicto por la vía contenciosa, en aplicación de las complejísimas y diversas normas del derecho internacional público.

Colombia decidió hace 12 años asumir ese riesgo, y en ese momento la mayoría de partidos políticos y la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores apoyaron al Gobierno en tan trascendental opción.

Creemos que la defensa de los intereses de Colombia ante la CIJ, en La Haya, se adelantó con conocimiento, experiencia, experticia y diligencia.

Será difícil dimensionar qué influencia tuvo entre los jueces de la CIJ el dicho de la actual Canciller, María Ángela Holguín , sobre la naturaleza "salomónica" de las decisiones de esa alta instancia. Lo seguro es que los jueces tomaron nota de ello.

Y aunque el equipo de agentes de Colombia combinó una conveniente cautela con un optimismo fluctuante, al final fue evidente que el abatido semblante que mostraba ayer el excanciller Julio Londoño retrató muy bien el sentimiento del Gobierno colombiano.

Y la posterior intervención del Presidente Santos, ayer, con toda la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores detrás suyo, reviste unas consecuencias de hondo calado.

Nuestro colega El Tiempo, decía en su editorial del pasado domingo que "cualquier intento de un dirigente de apartarse de lo que resulte, solo puede entenderse como un acto mezquino, si el pronunciamiento nos fuera adverso".

No sabemos si la alocución presidencial implica "apartarse" del fallo. Aquí hay que tomar cada palabra, al igual que las plasmadas en la decisión de la CIJ, con total cuidado e inteligencia. Podemos entender, eso sí, la legítima y justificada preocupación del Jefe del Estado por las consecuencias que traerá para nuestro país esta sentencia que está revestida, qué duda cabe, de toda la carga política que Nicaragua no tardará ni un minuto en rentabilizar.

El Presidente citó sus deberes constitucionales para justificar su rechazo al fallo -en lo que hace relación a las nuevas fronteras marítimas- pero también está perfectamente consciente de que las sentencias de la CIJ no se pueden recurrir, y que el artículo 94 de la Carta de las Naciones Unidas compromete a todo Estado miembro a cumplirlas.

La vía jurídica que queda -las solicitudes de interpretación o revisión- será ejercida por nuestro país, según lo que le entendimos al Presidente Santos, y hay que apoyarlo. Con el conocimiento, eso sí, de que una decisión como la ya tomada por la CIJ no se verá modificada en lo sustancial.

Hemos perdido mar. Mucho. Nos veremos forzados a adecuar convenios con otros países y, obviamente, a dialogar y negociar con Nicaragua, cuyo gobierno hoy es un régimen hostil. Hará falta destreza, realismo, firmeza. No es previsible retornar al estado de cosas previas. Habrá que renovar internamente un pacto de Estado para buscar la mejor salida ante las nuevas realidades.

CONTRAPOSICIÓN

COLOMBIA COMETIÓ UN GRAVE ERROR, Y LA CIJ NOS HIZO GRAN DAÑO

Por
Martín-Alonso Pinzón Ramos
Abogado y tratadista en Derecho Internacional - Autor de “Colombia y Nicaragua: comedia de equivocaciones”.

Fue un error de Colombia haber aceptado irse a litigio con Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuando debió fue presentar una memoria ante el Secretario General de la ONU acompañada de todos los títulos jurídicos, inicialmente el Tratado Esguerra-Bárcenas sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como los pactos de Estado sobre los cayos, y los anexos al tratado referentes al meridiano 82.

Los tratados, títulos y posesión ejercida por Colombia sobre las islas, cayos y zona marítima, eran más que suficientes para no tener que prestarse a darles trámite a las objeciones de Nicaragua ni a aceptar que la CIJ se pronunciara sobre ellas. Entre otras cosas, los tratados de Colombia los aprueba el Congreso, y someterse a una decisión internacional sobre su vigencia tendría que haberse autorizado, en consecuencia, también por el Congreso. El Gobierno Pastrana no hizo eso.

Así haya quien diga que no, en el Tratado Esguerra-Bárcenas y su carta anexa, Nicaragua reconoce que es un tratado de límites, en particular el meridiano 82.

Colombia erró al someterse a los cuestionamientos de un tratado válido, y la CIJ excedió sus competencias y nos hace un grave daño al modificar nuestros legítimos títulos y límites marítimos.

Interacción y participación

100
4.2

Lo que perdimos en la CIJ

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Lo que perdimos en la CIJ Link has been Rated 4.2 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

55 Comentarios - 30 de octubre de 2014
  • LUMAR Comentario realizado el 11/23/2012 2:21:40 PM

    El error más grande que se pudo cometer fué haber aceptado ir a un tribunal a sabiendas que es un riesgo que corríamos de que se perdiera lago.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • POEMARIOMARSAN Comentario realizado el 11/21/2012 1:16:29 AM

    ISLAS, ISLOTES Y CAYOS SIN MAR, SON COMO CASAS FINCAS SIN AGUA Y SIN RECURSOS. ¡NOS QUITARON LA VERDADERA RIQUEZA MARINA!. NOS QUEDAMOS CON LA GALLINA, PERO SIN SUS HUEVOS DE ORO. PoeMarioMar*Sán LA PULGA. Ironía en La Haya, para Colombia. La pulga es una fiera diminuta Que la sangre le chupa al ser humano, Vampiro saltador que bien disfruta En el perro, en el gato, en el cristiano. ¡Su picadura horrible… Es ardorosa Y hasta desarma al hombre más valiente, Picando la ingle parte pudorosa Hace rascar allí a toda la gente!. En el ratón de antigua biblioteca El cruel insecto díptero y maligno Se alimenta con sangre y con manteca. Oronda vive en el mullido mueble Donde el lector para estudiar se sienta, Y a todos pica… Al fuerte y al endeble. Derechos de autor Mario Ramírez Sánchez PoeMarioMar*Sán. ECOS DEL ALMA.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • andariego2012 Comentario realizado el 11/20/2012 7:25:18 PM

    Veo mucho alto funcionario del estado,magistrados y senadores,hablando de "sentir dolor de patria".Eso es pura palabrería de estos sinverguenzas.Dolor de patria me da,ver como estos mismos,desangran lentamente las arcas del estado,con tanta prevenda que tienen.De eso si no hablan.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • raulroldana Comentario realizado el 11/20/2012 6:17:21 PM

    Toda decisión errónea debe conllevar un costo político y económico que alguien debe pagar. Lo que acaba de acontecer con ese fallo en favor de Nicaragua por parte de la CIJ de La Haya, es de exclusiva competencia de una decisión adoptada por el expresidente Pastrana y quienes lo acompañaron en la misma en aquella época. ¿Qué hacer, entonces? Creo que los mejores abogados independientes del País deben conformar un equipo que represente los intereses de la Nación y no de la clase política y elaborar una demanda ante todas las instancias del Estado pertinentes para que el Dr. Pastrana y quienes tuvieron responsabilidad en tal decisión sean enjuiciados y se replique por aquella desafortunada pérdida frente a la cual ya no se puede hacer nada. Otra idea es iniciar una campaña por las redes sociales visibilizando a estos responsables y solicitando a las entidades de control del Estado que intervengan de inmediato sus bienes. ¡No puede permitirse que esto vuelva a suceder jamás!

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • alvarooronadoc Comentario realizado el 11/20/2012 6:10:28 PM

    Hace pocos meses, la canciller María Ángela Holguín; dio unas declaraciones a la prensa, en las que afirmaba que obviamente Nicaragua merecía que le cediéramos una parte de nuestro territorio. Supongo que esto lo dijo para satisfacer a su amado Nicolás Maduro y al mejor amigo de Santos. Obviamente la CIJ tomó nota de esto y procedió en consecuencia ¡Es que apátridas hay por doquier. Sería conveniente que reprodujeran esas declaraciones de la canciller.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (1 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)

    El Colombiano - los más

    PauteFacil.com

    Multimedia

    • Versiones Moviles
    • iphone
    • ipad
    • android
    • blackberry
    • windows-8
    • windows-phone

    Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
    Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


    • iab
    • pera
    Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.