Extorsiones

  • Medellín, 24 de abril de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo
Los meros machos también lloran
Fotoilustración, EL COLOMBIANO | Algunos mariachis sostienen que los delincuentes les cobran cinco mil pesos semanales. La imagen es una simulación con personas ajenas a la información.

Los meros machos también lloran

LOS MARIACHIS rompieron el silencio y relataron cómo su gremio paga "vacunas" hasta de 800.000 pesos desde hace tres años.

EL COLOMBIANO | Medellín | Publicado el 28 de agosto de 2011

Tras recibir siete disparos en su casa, en La Iguaná, e impulsado solo por las ganas de vivir, Jacob* caminó cuatro cuadras hasta llegar al sector Caballo Blanco, en la calle Colombia con la carrera 70. Eran las 8:00 de la noche de un viernes y en esa famosa esquina había unas 150 personas, compañeros y colegas suyos, mariachis todos.

Isaac*, uno de ellos, recuerda que aquel muerto viviente venía bañado en sangre y, al terminar su viacrucis, se desplomó. Sus colegas lo recogieron y en un taxi lo trasladaron a Policlínica donde, milagrosamente, se salvó, aunque quedó parapléjico.

Ni los mariachis se escapan en el sórdido entorno de las "vacunas" del Valle de Aburrá. Y 2008 es clave para entender su caso, porque ese año los empezaron a extorsionar, los amenazaron por no pagar y, con el episodio de Jacob, les demostraron lo seria que era la actitud de los criminales.

Plaza de vicio
El problema allí no es nuevo, según los testimonios recogidos en el sector e informes de las autoridades. Desde finales de los ochenta, en esta zona del barrio Estadio, y sobre todo en la calle 51 con carrera 70, funciona una plaza de vicio en la que venden basuco, marihuana y cocaína. En sus orígenes y hasta 2008 la dominó el combo "los Travolta", que terminó con tres miembros presos y el jefe asesinado en Bogotá.

Con la extinción de esta banda apareció el combo de "Carlos Pesebre". Fuentes del Gaula de la IV Brigada del Ejército señalan que este hombre, cuyo nombre real es Freyner Alfonso Ramírez García, controla el 95 por ciento de los grupos delincuenciales de la comuna 13 y algunas zonas cercanas al barrio Estadio.

Según un investigador, entre 30 y 40 combos están bajo el mando de este sujeto que es del ala de Éricson Vargas, alias "Sebastián", cabecilla de "la Oficina".

Pero no solo "vacunan" a los mariachis. Este funcionario cuenta que los comerciantes de la zona e incluso de puntos distantes, como Colombia con la carrera 80, también son sus víctimas y, en el fondo, dijo, sí subyace una plaza de vicio, pues allí las autoridades han encontrado grandes cantidades de alucinógenos.

Cambios de la mafia
Qué paradoja: los tiempos del auge del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria fueron los mejores para estos especialistas de la ranchera. Por una serenata que costaba 80 mil pesos, un mafioso les podía pagar cinco o diez veces más. Había trago y transporte y derroche.

En cambio ahora la mafia les quita. Cuentan los artistas que el Día de la Madre, cada mariachi tuvo que pagarles 150 mil pesos a "los muchachos". Es decir que, sumando los 20 grupos que en un día bueno se agolpan en Caballo Blanco, los pillos se fueron con tres millones de pesos.

Esto, sin contar la "vacuna" por peleas entre los músicos. Sí, como si fueran la legítima autoridad de la zona, "los muchachos" "multan" con 300, 500 o hasta 800 mil pesos a los artistas que armen desorden en la calle.

Quienes frecuentan el lugar explican que este procedimiento de los delincuentes se debe a que les molesta que se altere la calma, pues no les conviene que llegue la Policía y descubra lo que esconden.

Además, entre los artistas hay prestamistas del modo pagadiario y deben cancelar, cada mes, cien mil pesos. Es por ello que uno de los músicos confiesa, cabizbajo, que su trabajo ya no le da para sostener a su familia. Los hijos y la mujer le ayudan.

En la carrera 70 con San Juan, miembros de tres tríos de música colombiana afirmaron que ni a ellos ni a los vallenateros les cobran "vacuna". Sin embargo, reconocieron que han oído hablar del drama de la mariachada y temen que les pase lo mismo.

Miedo
El Gaula de la Policía Metropolitana sostiene que no ha recibido ninguna denuncia sobre extorsiones a grupos musicales.

Por su parte, el Gaula de la IV Brigada afirma que no cuenta con denuncias formales, pero sí conoce el tema porque varios músicos informaron. Entre 2010 y 2011, este organismo capturó 10 integrantes del combo de "Carlos Pesebre", por extorsionar a comerciantes de la calle Colombia con la carrera 80.

Ambas dependencias de seguridad invitaron a los mariachis a que se acerquen y entreguen suficientes detalles para proceder contra los delincuentes. Advirtieron que, si bien los reportes anónimos sirven, la denuncia con nombre propio da más fuerza a la investigación y a la judicialización del criminal.

Entretanto, los músicos confesaron que no se atreven porque sospechan de connivencia de algunos policías con los delincuentes.

Al respecto, el coronel Juan Pablo Guerrero, subcomandante de la Policía Metropolitana, aseguró que no conoce casos de agentes sometidos a procesos disciplinarios por extorsiones en el barrio Estadio.

No obstante, declaró: "Tenemos toda la disposición de actuar contundentemente contra los miembros de la Policía Nacional que olvidan el cumplimiento del compromiso ético y moral de su juramento. Pero necesitamos el apoyo ciudadano porque actuamos sobre lo que conocemos y podemos demostrar".

En cualquier caso, la situación es tan difícil que uno de los músicos confiesa que en un año dejará la mariachada. Ahora, cada día se arma de valor y se pone la chamarra, el chaleco, el sombrero, revisa la botonadura del traje y se calza las botas para el taconeo.

Cuando se vaya, tal vez recordará la letra de Llamarada, de Jorge Villamil, que tanto entonan decenas de hombres de talento ambulante, alegres a pesar de todo. Trompetas, vihuela, guitarrón y violín llorarán, y del fondo saldrá la voz del dolor:

Y no podré llorar, tampoco he de reír, mejor guardo silencio, porque ha llegado el fin. Lo nuestro terminó, cuando acabó el amor, como se va la tarde, al ir muriendo el sol.

*Nombres cambiados para  proteger la identidad de las fuentes.

» Autoridades identifican las modalidades y piden que se denuncie

Las pequeñas cuotas son una estrategia para eludir las leyes, dice el general Yesid Vásquez Prada

Para la Policía Metropolitana, la extorsión en el Valle de Aburrá se presenta en tres modalidades. Una, la carcelaria, cometida desde prisiones. La segunda es la "tradicional", efectuada por los grupos armados, la cual está muy golpeada por acción de las autoridades. Y la tercera está en auge: la microextorsión.

El general Yesid Vásquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana, advirtió que la tercera modalidad se comete con exigencias de pequeñas sumas que hacen creer a las víctimas que no se trata de un delito e, incluso, que les prestan un servicio, porque "velan por su seguridad", evitando así las denuncias.

"Hemos detenido a numerosos extorsionistas con dinero producto del cobro y listas. Si no hay denuncia, los tienen que dejar libres, porque el delito de la extorsión no es como el de narcotráfico, ya que el decomiso de la droga, sustenta la operación, pero por llevar plata colombiana en el bolsillo no se puede penalizar a nadie en el país", anotó el alto oficial.

Desde el Gaula Antioquia se asegura que la microextorsión es el mayor flagelo de habitantes y actividades comerciales en sectores populares del Aburrá, en los cuales las casas, los negocios y, en especial, el transporte, tienen que pagar contribuciones sistemáticas a bandas delincenciales de sus alrededores.

"Uno de los problemas es que se crea un vínculo víctima-victimario. Los delincuentes viven en el contorno, lo cual genera silencio y ofrecen "seguridad", porque hay que pagarles a los "pelaos" para que cuiden el barrio", dice un oficial del Gaula.

La microextorsión oscila entre los 1.000 y los 20.000 pesos semanales o mediante la entrega de bienes y pago de servicios con los cuales constriñen a las víctimas para que utilicen parqueaderos, lavado de carros y compra de los productos que ellos venden, pero adquiridos con el producto de la vacuna. Los cabecillas invierten las ganancias en buses, casas, aparentes cooperativas, apuestas y negocios legales e ilegales.

La Policía Metropolitana, hasta finales de julio, desarticuló 9 bandas dedicadas a este delito. El Gaula capturó a 96 individuos y la Policía a 131, para un total de 227. Por las denuncias hechas ante el Gaula, se calcula que la microextorsión les deja a los combos de la ciudad, mínimo al mes, 500 millones de pesos.


» Interacción y participación

54
4.5

Los meros machos también lloran

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Los meros machos también lloran Link has been Rated 4.5 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

7 Comentarios - 24 de abril de 2014
  • negro134 Comentario realizado el 8/29/2011 4:17:35 PM

    el colmo con estas ratas. vagos. y nadie va a hacer nada. como van a crecer nuestros hijos con gente que se la quiere ganar facil. Los otros trabajando bien duro para que llegue un pillo a cobrarle vacuna.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • Carolo Comentario realizado el 8/28/2011 3:21:33 PM

    Lo que se tiene es que formar un grupo de limpieza social, y así el que se atreva a extorsionar sabe lo que le pasa.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • EL LECTOR Comentario realizado el 8/28/2011 2:26:55 PM

    Hay que denunciar. Hay que creer en las autoridades, aun hay mucha gebnte buena en las instituciones del estado, que quieren ayudar a la gente de bien. Perp necesitamso una reforma de las leyes, que ayuden a encarcelar de forma mas efectiva a la delincuencia. Necesitamso carceles mas seguras.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • jmb Comentario realizado el 8/28/2011 9:54:02 AM

    llego la hora de denunciar todo lo es el delito, en todas dus manifestaciones . Animo mi pueblo con la ayuda de las autoridade ga naremos esta batalla contra el deliuto.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)
  • ACG Comentario realizado el 8/28/2011 9:33:44 AM

    Cómo así que se nesecita denuncia, para que después maten al denunciante por no pagar 5000 pesos? La policía no dispone pues de mecanismos de inteligencia para investigar? Vamos pues a tener que organizarnos los civiles para MATAR UNO A UNO a estas ratas? Digan a ver que hacemos...

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (0 votos)

El Colombiano - los más

» Quizá te interese leer también

Móviles:
Iphone
Ipad
Android
Blacberry
Arrastre este ícono a su barra de tareas y manténgase informado.

Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


  • iab
  • pera
Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.