• Medellín, 21 de abril de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo
Luis Alberto mantiene vigente la dinastía Perea
El Colombiano Y Cortesía | Luis Alberto Perea, quien nació en Medellín el 3 de septiembre de 1986 y mide 1,85 metros, aparece arriba en su mejor momento con Nacional y abajo en un partido con su actual equipo, el Everton de la Primera B de Chile.

Luis Alberto mantiene vigente la dinastía Perea

AL HIJO DEL Coroncoro le tocó sufrir las mentiras de los empresarios y la presión de la buena imagen de su padre para poder abrirse espacio en el fútbol profesional. Debutó en Nacional y hoy juega en el Everton de Chile.

Jaime Herrera Correa | Medellín | Publicado el 20 de octubre de 2011

Llegar a un aeropuerto en Italia y no encontrar los tiquetes ni contar con dinero para regresar a Estados Unidos, ser devuelto de Francia y Alemania porque su empresario lo ofrecía como jugador profesional cuando apenas iniciaba, y soportar solo el invierno de Argentina para probarse en River Plate hicieron de Luis Alberto Perea un jugador fuerte, humilde y capaz de superar cualquier adversidad.

Con la voz entrecortada desde Viña del Mar (Chile) recuerda que de nada le sirvió decir en Europa, en 2004, que era hijo de Luis Carlos, "aquel defensor central que jugó dos mundiales con Colombia, porque allá poco lo conocían, y cuando yo tenía 18 años me tocó llamarlo a Miami para que me pusiera unos tiquetes aéreos".

También acepta que para demostrar que además de gran persona era un buen delantero, la vida le hizo dos exigencias distintas a las tristezas que acumuló cuando el representante Gonzalo González "me puso a soñar a punta de mentiras, queriéndose hacer rico de cuenta mía en el Viejo Continente cuando ni había debutado".

La primera fue superar la presión que le generó, hasta su estreno profesional con Atlético Nacional en 1996, la imagen positiva de su progenitor y, la segunda, convencerse de la urgencia que tenía de construir su propio sello, a punta de goles.

"Y me costó bastante, porque así como tuve que sufrir probándome en River Plate de Argentina, Chievo Verona de Italia, Lille de Francia y Colonia de Alemania, se me dificultó el comienzo en el fútbol colombiano por las comparaciones que me hacían con mi papá, cuando él fue zaguero central y yo intentaba abrirme espacio como un atacante potente, con movilidad, inteligencia para aprovechar espacios y aguantar la pelota, gol y fácil asociación".

Gracias a ese cúmulo de cualidades, consciente de que el estudio lo podía esperar y convencido de que para triunfar en el exterior tenía que hacer un proceso serio y diferente a los semilleros de Norteamérica, aceptó el reto que le puso el Coroncoro Luis Carlos de formarse en las divisiones menores de Nacional.

Sin lágrimas, gracias a que desde muy joven le tocó defenderme solo en otros países, dejó las playas de Miami y empezó el proceso con la cantera del verde que en ese entonces manejaban Jaime Arango y José Fernando Santa.

Ellos lo recibieron a finales de 2004 y fue el técnico Carlos Navarrete quien vio en él una opción para el ataque nacionalista y lo puso a debutar en 2006. Todo iba bien hasta que le marcó un gol al Boyacá Chicó en 2007 y el estratega Óscar Quintabani, en vez de apoyarlo, le mostró la puerta de la salida diciéndole: "chico, me la voy a jugar con los de experiencia".

A partir de ahí empezó otra aventura, escasa de alegrías, que inició en Equidad Seguros, continuó en Llaneros de Guanare Venezuela, prosiguió en Real Cartagena, tuvo otra estación en Nacional 2008-2009, época en la que hizo cinco goles pero le entregaron sus derechos deportivos al no aceptar el contrato que lo ofrecían, y terminó en Deportes Tolima.

Después de dejar atrás la falta de continuidad en el onceno pijao le llegó la mejor etapa profesional, "en la que por fin pude ratificar que tenía cualidades para abrirme mi espacio y ser en propiedad Luis Alberto Perea".

No se preocupó de las famosas polladas peruanas y gracias al respaldo de Hanne Acevedo (su novia publicista), Perea se dejó asesorar de Franco Navarro y pudo desplegar su potencial en el León de Huanuco en 2010.

"Allá, a 2.800 metros de altura, quedaron enterrados todos los golpes bajos del fútbol, porque hice 23 goles en un año, fui figura, me apodaron el Búfalo y clasificamos a la Copa Libertadores".

Ese nivel tan elevado en territorio inca le abrió otra puerta a Luis Alberto, para quien el fútbol significa "un regalo de Dios y lo que más me gusta hacer en la vida". Atraído por un contrato jugoso se vinculó al Deportivo Quito, donde no le fue bien y el convenio firmado por tres años terminó en un semestre, "porque no me respondieron en la parte económica".

Pese al revés, Luis no se desanimó por el mal comienzo del año y a partir del segundo semestre de este 2011 le dijo sí a la nueva oportunidad que le ofreció la vida: el Everton de Chile, donde comparte los ratos libres con Tressor Moreno, volante que actúa en el Santiago Wanderers.

Consciente de que "es un equipo con historia y futuro", aceptó jugar en la segunda división y no se arrepiente porque el técnico Marco Antonio Figueroa lo tiene en cuenta, el grupo lleva un buen proceso para ascender, ya hizo gol y en ese país "respiro cultura, turismo y muchas oportunidades sociales".

La ternura que le produce haber visto los leones marinos, la manera como lo pone a soñar el apreciar los Andes vestidos de blanco, la sensación de conocer la mitad del mundo, y las cosas buenas que le sacó a su aventura por Europa, le dieron más argumentos a Luis Alberto para creer que él solo es capaz de triunfar, aunque acepta que "los consejos de mi padre nunca sobrarán y siempre harán falta".

También reconoce que al principio le costó, especialmente en Atlético Nacional, dejar atrás la presión que le exigía hacer cosas que su papá no realizaba.

"Pero cuando dejé de pensar en que era hijo de un futbolista famoso -relata Luis Alberto- se acabó la tensión y las cosas me empezaron a salir tan bien que hoy sólo pienso en consolidarme en el Everton para jugar acá en la Primera A el próximo año y soñar con la Selección de Colombia y un club grande de Europa". Los progresos del espigado delantero, a sus 25 años, son evidentes.

» Desde E.U. el Coroncoro analiza a su hijo Luis Alberto

"Alberto es talentoso y sabe cómo moverse"

"Queda muy difícil definir a tu hijo como deportista, pero la experiencia que tuve como jugador y el trabajo que adelanto con los jóvenes en Estados Unidos me sirven para analizar la carrera de Luis Alberto desde sus inicios en Colombia y ahora que se abre su espacio en Chile.

De entrada les cuento que somos antagónicos en posiciones, ya que él es un delantero y yo actuaba como defensor central. Aunque somos totalmente opuestos en la cancha, Luis es muy talentoso y creativo en su juego.

Alberto va bien ganando experiencia internacional, que creo va hacer muy importante de cara al futuro pensando en lograr un puesto con la Selección mayores de Colombia.

Lo defino como un gran jugador, la verdad es un delantero interesante porque sabe cómo moverse en todo el frente de ataque, combinando el actuar de pivote, que es su mayor virtud, por su poderío físico como también arrancando de atrás construyendo juego en asociación con los volantes. Su u punto más frágil es el juego aéreo".


» Interacción y participación

35
4.7

Luis Alberto mantiene vigente la dinastía Perea

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Luis Alberto mantiene vigente la dinastía Perea Link has been Rated 4.7 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

21 de abril de 2014

El Colombiano - los más

» Quizá te interese leer también

Móviles:
Iphone
Ipad
Android
Blacberry
Arrastre este ícono a su barra de tareas y manténgase informado.

Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


  • iab
  • pera
Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.