Histórico EL COLOMBIANO

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Envíe a un Amigo Ir al inicio de esta sección

Consultorio agropecuario

 

Poda en el tomate de árbol (y 2)


Parte final sobre en qué tiempo se debe empezar la poda del cultivo del tomate de árbol.

Responde Julio Cesar Tabares S., auxiliar de Técnico de Corpoica, del Centro de investigación La Selva.

La poda tiene como objetivo estimular la emisión de nuevos brotes, de tal forma que se desarrollen en una disposición simétrica y que guarden un equilibrio armónico para formar la copa del árbol.

Poda sanitaria y de mantenimiento: También deben realizarse podas sanitarias o de mantenimiento, las cuales se llevan a cabo en épocas secas y consiste en eliminar las ramas viejas, secas, enfermas o entrecruzadas en el centro de la copa.

La poda sanitaria y de mantenimiento se hace a partir del primer año después del trasplante y deben dejar secar para luego incinerarlas.

Poda de renovación: Consiste en cortar el árbol a una altura entre 30 y 50 centímetros a manera de soqueo, con el propósito de estimular la formación de nuevas ramas y la constitución de una nueva copa. Esta práctica se realiza sólo en árboles sanos y vigorosos en plena producción, que por un daño físico o por la rotura de las ramas o crecimiento excesivo se dificultan las labores culturales de cosecha y manejo fitosanitario, entre otras. Sobre el corte se aplica pasta cicatrizante con base de un fungicida de contacto como el Mancoceb. Este tipo de poda se hace sólo en casos especiales y cuando los árboles aun tienen posibilidad de continuar su ciclo productivo.
 

Marchitez en los cultivos de lulo


En cultivos de lulo de Andes se presenta marchitez en las plantas. ¿Como se puede controlar la enfermedad?

Responde Pablo Julián Tamayo, investigador Agrícola del Centro de Investigación La Selva de Corpoica.

El agente causal de esta enfermedad es Fusarium oxysporum Schlecht. Para prevenir el patógeno se debe realizar la desinfección del suelo de los semilleros y almácigos de lulo con productos a base de Dazomet (Basamid G) en dosis de 40 a 50 g/m2 durante 15 días, dejando airear el suelo por igual período para proceder a sembrar. No se conocen métodos de control efectivo para las plantas afectadas en el campo por Fusarium, por lo cual se deben eliminar y retirar fuera del cultivo las que muestren síntomas de la enfermedad. No se debe resembrar donde se erradicó la planta afectada ni se deben establecer cultivos de lulo en lotes donde la fusariosis se haya presentado. El híbrido de lulo «La Selva», es resistente a Fusarium y puede sembrarse donde es de común ocurrencia.

EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |