• Medellín, 23 de octubre de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
ILUSTRACIÓN MORPHART
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo

¿Quién regulará las uniones?

Se le acabó el tiempo al Congreso para legislar sobre las uniones de parejas del mismo sexo, pendientes de regularse. Las parejas deben ver reconocidos sus derechos y definidos sus deberes.

EL COLOMBIANO | Publicado el 1 de abril de 2013

Hace ahora dos años la Corte Constitucional, al decidir una acción de constitucionalidad sobre la norma del Código Civil que regla el matrimonio en Colombia, decidió que era válido definirlo como la "unión entre un hombre y una mujer", pero encontró que era limitada y por eso exhortó al Congreso a legislar sobre la unión de personas del mismo sexo.

Como plazo, le fijó al Legislativo el 20 de junio de 2013. Si a esa fecha el Congreso no cumple la "exhortación" de la Corte Constitucional, ésta dispuso en la sentencia que "las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez competente a formalizar y solemnizar su vínculo contractual".

En el Congreso hay unos proyectos de ley que buscan regular el tema, pero no parece que haya ambiente político para discutir, ni menos aprobar, una ley de esa naturaleza.

Por lo tanto, muchas parejas acudirán a lo dispuesto por la Corte Constitucional en esa célebre sentencia (C-577 del 27 de julio de 2011), y se encontrarán con que ni notarios ni jueces tienen una norma jurídica que les indique bajo qué términos actuar. Según la Constitución, no habrá funcionario que no tenga establecidas por ley sus competencias.

La Corte con sus órdenes extraconstitucionales, por un lado, y el Congreso con su morosidad, por el otro, ponen a jueces y notarios contra una pared de incertidumbre jurídica y procedimental, y también a las parejas que legítimamente quieran formalizar su unión.

Porque, para decirlo claramente, una cosa es objetar el procedimiento establecido por la Corte Constitucional, a nuestro juicio fuera de los cauces que la Carta Política le fija, y otra es negar el derecho a las parejas del mismo sexo a unirse con efectos civiles.

Creemos que a estas parejas les asiste toda la legitimidad al exigir que en Colombia se regule jurídicamente el tema. Consideramos que, efectivamente, es discriminatorio que la legislación civil no contemple los efectos de una unión que debe estar reconocida y protegida.

Hay, por supuesto, quienes se oponen a que las parejas del mismo sexo puedan unirse formalmente. Algunos de los que objetan esa opción esgrimen argumentos que consideran derivados del derecho natural: la finalidad de procreación que se incumple, las tradiciones bíblicas que las condenan, los mandamientos religiosos que las excluyen, etc.

Quienes se oponen deben tener derecho, cómo no, a exponer sus argumentos, sin ser objeto de estigmatización o señalamiento. Es de esperar, eso sí, que sus razones sean bien fundamentadas y no se reduzcan a decir que la unión que atacan es "antinatural" o "inhumana", sin más.

O que las objeciones se amparen en razones de fe desde sectores que atacan sin miramientos a las minorías sexuales, cuando a la vez, en algunos reductos de su organización interna se dan comportamientos esos sí condenables, por cuanto no se trata de relaciones libremente consentidas entre adultos.

Por otra parte, hay otro aspecto que la Corte Constitucional desarrolla en su extensa y prolija sentencia, y es el encadenamiento que hace entre unión civil y su carácter constitutivo de familia. Que, en desarrollo de los derechos reconocidos a quienes se unan civilmente, abren el espacio para la adopción de menores de edad, cuestión ésta no tan pacífica y de la que, en este mismo espacio, hemos discrepado, por llevarse de por medio derechos fundamentales de los niños, consagrados de manera prevalente en la misma Constitución.

Contraposición

Definición de familia en la constitución es precisa. La corte no la puede cambiar

Por
Mario Alfonso Álvarez M.
Profesor de Derecho Constitucional y Administrativo, U. de Medellín y UPB.

Reglamentar la unión de personas del mismo sexo es posible jurídicamente. Lo que no se puede hacer es modificar, mediante una sentencia judicial, la definición de familia que consagra el artículo 42 de la Constitución. La Corte ha dicho que, atendiendo el principio de pluralismo, es posible darle a esa unión el alcance de familia y de matrimonio. Qué pena, pero las palabras significan lo que dicen, no lo que no dicen. Y el concepto de familia de la Constitución colombiana es unívoco: unión de un hombre y una mujer.

Si no están de acuerdo con esa definición, la solución no es dar un golpe de Estado haciendo decir a la Constitución lo que no dice. La solución es: reforme la definición, amplíela, siguiendo los procedimientos de rigor, pero no mediante sentencias, atribuyéndose la Corte, de esa forma, poderes constituyentes, obligando a los notarios a asumir competencias sin ley que las defina.

Otro problema, aunque no sea popular señalarlo, es que so pretexto de la defensa de la pluralidad, la Corte está llegando casi a la tiranía de las minorías. Por proteger a algunos sectores minoritarios están sacrificando las decisiones de las mayorías, y entonces ¿dónde queda el principio democrático?, ¿es la protección de las minorías, sacrificando lo demás?.

Interacción y participación

40
3.0

Quién regulará las uniones

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: Quién regulará las uniones Link has been Rated 3.0 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

16 Comentarios - 23 de octubre de 2014
  • CHUSPAS Comentario realizado el 4/1/2013 10:31:49 PM

    Que 2 personas del mismo sexo decidan vivir juntas, allá ellas. Pero que esa unión pueda llamarse matrimonio? Jamás. Y que puedan adoptar hijos, muchísimo menos. Que tal? Que puedan heredar los bienes el uno al otro, está bien.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (1 votos)
  • jaem Comentario realizado el 4/1/2013 7:05:54 PM

    La poligamia, el incesto, el canivalismo consentido y la pedofilia con el consentimiento de los padres... ¿Seguirán la misma lógica, relativismo e "imparcialidad" del editorialista y los comentaristas? ¿O dirán que ahí sí es muy diferente? Sociedad de doble moral!!

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (0 votos) - Votar en contra Votos en contra (2 votos)
  • negrodiaz Comentario realizado el 4/1/2013 6:55:29 PM

    La naturaleza en su sabiduria engendra inaptos para procrear, y asi evitar la proliferacion de nacimientos. Corregir defectos fisiologicos mediante la ciencia para corregir defectos es valido, pero cuando la autodiscriminacion opera, cuando el macho apto se cree hembra, o viceversa, cuando se pierde el gusto, es necio legislar contra las leyes naturales..que se junten 2 del mismo sexo y hereden, y se cuiden, vaya y venga.. pero que jueguen al papa y a la mama... es una imbecilidad dejarlos.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (2 votos) - Votar en contra Votos en contra (1 votos)
  • Jcesar Comentario realizado el 4/1/2013 1:34:10 PM

    Las mismas comunidades homosexuales tienen la culpa de que ésto no se haya regulado. Sencillo...debieron buscar la legalización de su estado bajo otro nombre que no fuera el de "matrimonio", Qué nombre? Bueno...cualquiera hubiera servido. De todas maneras tendrá que ser una regulación civil, porque ninguna ley, ni la propia Corte constitucional podría obligar a la iglesia católica o a otras religiones a incluir en sus ceremonias este tipo de convenios entre parejas. Estoy de acuerdo con la legalización de esas convivencias, me parece justo; pero adopciones NO !.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (3 votos) - Votar en contra Votos en contra (1 votos)
  • WilliamB Comentario realizado el 4/1/2013 1:25:51 PM

    La respuesta está dada en el mismo artículo, que dice textualmente: "Reglamentar la unión de personas del mismo sexo es posible jurídicamente. Lo que no se puede hacer es modificar, mediante una sentencia judicial, la definición de familia que consagra el artículo 42 de la Constitución" Eso si, lejos de otorgar a esa unión la dignidad que da el título de MATRIMONIO. El matrimonio es un sacramento. Lo demás es justificar con una Ley la alcahuetería en que ya viven las parejas homosexuales. Allí hay convivencia, más NUNCA habrá ni sacramento, ni cóncavo+convexo...por lo menos por dónde debe ser para consolidar los fines del Matrimonio a saber: unidad y procreación.

    Vote por este comentario: Votar a favor Votos a favor (2 votos) - Votar en contra Votos en contra (1 votos)

    El Colombiano - los más

    PauteFacil.com

    Multimedia

    • Versiones Moviles
    • iphone
    • ipad
    • android
    • blackberry
    • windows-8
    • windows-phone

    Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
    Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


    • iab
    • pera
    Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.