EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa | Ampliar texto Texto normal Reducir texto Escríbanos Imprima esta página Califique esta nota Ir al inicio

 
 
Varios analistas coincidieron en que el ataque contra Carlos Castaño indica que no existe unidad dentro de esa organización ilegal y podría deteriorarse el proceso de paz que se adelanta con el Gobierno Nacional.
Archivo
Bajo protección del Estado la esposa y la hija de Carlos Castaño

 Ataque contra Castaño habría sido ordenado desde adentro de las Auc.
 Versiones sobre estado de salud de jefe de las Auc son confusas.
 Kenia Gómez dijo desconocer el paradero de su esposo, Carlos Castaño.


Por
Elizabeth Yarce Ospina

Clara Isabel Vélez Rincón


Mientras las versiones sobre el paradero del jefe delas autodefensas, Carlos Castaño Gil, y su estado de salud seguían siendo confusas, el Ejército confirmó que detrás de la muerte de tres personas en Montería, estarían sectores de las Auc relacionados con el narcotráfico.

El anuncio lo hizo el comandante de la Brigada 11 del Ejército, con sede en Montería, general Luis Roberto Pico, quien también confirmó que Kenia Gómez, la esposa de Castaño Gil, y Rosa María, la hija de 17 meses del jefe ilegal, fueron recibidas en la guarnición militar, donde se les brinda protección.

Ambas, llegaron a la guarnición militar gracias a la intervención de la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo, que acogieron un llamado de la señora Gómez quien pidió al presidente Álvaro Uribe Vélez protección para ella, su hijita y sus allegados.

A través de un comunicado, la esposa de Carlos Castaño, aclaró que lo sucedido el viernes, en una finca ubicada entre Necoclí y San Pedro de Urabá, norte de Urabá, fue un atentado y no una confusión entre los escoltas debido a un error de comunicación.

Agregó también que ella no se encontraba en la finca en la que se presentó el ataque y, por lo tanto, desconoce la suerte de su esposo.

"Colombia sabe que él lideró e inició el proceso de paz con las autodefensas y que por su afán de volver a la legalidad y buscar la paz para el país está sufriendo esta persecución. (...)Clamo al presidente Álvaro Uribe Vélez para que garantice la seguridad de mi hija, la de mi familia y mi vida. (...) Por ello, reitero mi súplica al presidente Uribe para que nos proteja", dice el texto entregado al Canal RCN.

Labor humanitaria
Tanto el defensor del Pueblo, Volmar Pérez Ortiz, como el obispo de Apartadó, monseñor Germán García, aseguraron que la gestión mediante la cual se buscó protección para la esposa e hija de Castaño Gil fue de carácter humanitario.

Según el Defensor del Pueblo, Kenia Gómez, entró en contacto con funcionarios de ese organismo, en Montería y les manifestó su temor a ser víctima de un ataque similar a sufrido por Castaño.

Una versión similar entregó monseñor García, quien indicó que cuando se presentan enfrentamientos o situaciones similares, la Iglesia siempre ha estado dispuesta a brindar ayuda humanitaria.

Aunque el general Pico indicó que las mujeres fueron entregadas al Ejército en la mañana de ayer, versiones extraoficiales señalan que desde el domingo en la noche habrían recibido protección por parte del Ejército y la Policía.

Líos de narcos
En cuanto al paradero de Castaño, es poco lo que se sabe. La agencia de noticias Colprensa informó que el jefe ilegal resultó herido en el ataque y huyó en un helicóptero de Salvatore Mancuso.

La versión es similar a la que circuló el domingo, según la cual Castaño abandonó el norte de Urabá y buscó refugio con tropas del Bloque Élmer Cárdenas, al mando de Luis Alberto Berrío (a. El Alemán).

En lo que sí coinciden varias fuentes consultadas es en que el atentado fue fraguado al interior de las autodefensas por la inconformidad que en ciertas facciones por la posición de Castaño contra el narcotráfico.

La participación del narcotráfico en este incidente fue confirmada por el general Pico, quien señaló que los asesinatos del domingo en Montería, no solo tienen relación con el atentado a Castaño sino que fueron ejecutados por sectores de las autodefensas que estarían inconformes con el manejo de dinero.

Las víctimas de los ataques cometidos por sicarios en dos sectores de esa ciudad fueron identificados como Ernesto Pinilla y Jairo Arias, dedicados al negocio de las pescaderías. Ambos fueron acribillados por un sicario cuando conversaban en el mercado de esa ciudad.

El otro muerto, fue José Octavio Rojas Valencia, hermano gemelo de Vladimir Jair Rojas Valencia, el escolta de Castaño que se entregó a la Policía de Necoclí y fue recluido en el Hospital Antonio Roldán Betancur, de Apartadó.

El hombre, fue acribillado en Pueblo Pascual, un barrio marginal de Montería.

El escolta, de 24 años, y que recibió heridas en su pierna izquierda, será trasalado a Bogotá, pues manifestó su intención de desmovilizarse y cuando se presentó ante la Policía de Necoclí, entregó sus armas.

Versiones extraoficiales, señalan que en la indagatoria que rindió ante la Fiscalía, confimó que el ataque contra Castaño fue ordenado por miembros de las autodefensas. Estas concuerdan con las declaraciones de personas cercanas a las Auc, que informaron a este diario que el asesinato de Castaño fue ordenado hace un año.



Ayuda al lector

Disputas internas dentro de las Auc
Desde julio de 2002 se inició una disputa interna dentro de las autodefensas luego de que alias Rodrigo, comandante del entonces bloque Metro de ese grupo se apartara del Estado Mayor y se declarara en disidencia al considerar que estaba en desacuerdo con el aumento de los negocios del narcotráfico dentro de la organización ilegal.

En ese momento se inició un enfrentamiento con el bloque Cacique Nutibara (ya desmovilizado) al mando de alias Adolfo Paz o Don Berna que entró a copar los espacios del Bloque Metro.

Pese a que en un comunicado, hace dos semanas, las Autodefensas Unidas de Colombia, (sin incluir a las Autodefensas Campesinas del Casanare y las Autodefensas del Magdalena Medio) advirtieron sobre su unidad, varios analistas coincidieron en que el atentado contra Carlos Castaño demuestra la contrario y al interior de las Auc "se libra una guerra intestina en su estado mayor".

Ayer las Autodefensas Unidas de Colombia no se habían pronunciado sobre el caso, mientras que se desconocía la suerte de Carlos Castaño.

Ayuda al lector

Castaño había denunciado ataques
En una carta enviada al alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo y a miembros de la Comisión Facilitadora del proceso con las Auc, Carlos Castaño denunció: "una serie de actos violentos se han venido presentando en Medellín contra personas vinculadas a las Auc y particularmente a la familia Castaño".
En este aspecto, advirtió que el 2 de marzo hubo un atentado e intento de secuestro contra Mario Fuentes, asesor de paz de la dirección política de las Auc; Ese día fue asesinado Huber Duque, quien ocupaba el mismo cargo. Una semana antes había sido asesinado Luis Ángel Gil Zapata, primo de Carlos Castaño.

"Dejo constancia pública de estos hechos criminales para que el Gobierno (...) pueda aclararlos", sostuvo.


EL COLOMBIANO.COM | Inicio edición impresa |