Las lecciones que dejó Space, a cinco años de su desplome

  • El olvido y el abandono fueron los únicos que se quedaron a vivir en el lote en el que antes se erigían las seis etapas de la urbanización Space. FOTO róbinson sáenz
    El olvido y el abandono fueron los únicos que se quedaron a vivir en el lote en el que antes se erigían las seis etapas de la urbanización Space. FOTO róbinson sáenz
Por juan diego ortiz jiménez Víctor álvarez correa | Publicado el 12 de octubre de 2018

Un estruendo, como aquellos producto de las bombas que en los 80 y 90 sembraron terror en Colombia, fue el preámbulo que partió la historia de la construcción de viviendas en Colombia. A las 8:17 p.m., el sábado 12 de octubre de 2013, la fase seis del edifico Space, en El Poblado, se desplomó y la penumbra reinó por minutos para este sector y, por años, para cientos de familias.

Cinco años han pasado desde aquel momento y las heridas no han cerrado.

Tras un extenso proceso judicial (40 meses entre la imputación y la sentencia de primera instancia) por la muerte del residente Juan Esteban Cantor, una de las 12 víctimas que dejó el colapso, la juez Primera Penal del Circuito de Medellín condenó por homicidio culposo a Pablo Villegas Mesa, gerente de la constructora CDO; María Cecilia Posada, directora de la obra, y Jorge Aristizábal Ochoa, ingeniero calculista. El proceso penal precluyó por las otras 11 muertes por reparación integral.

El Tribunal Superior de Medellín confirmó la sentencia el pasado 11 de julio.

Juan Camilo Muñetón, apoderado de la familia Cantor, confirmó que la defensa interpuso el recurso extraordinario de casación, por lo que el proceso penal pasó a la Corte Suprema de Justicia.

En el fallo, la juez aseguró que la edificación no era apta ni para soportar ni su propio peso. El Ministerio Público, por su parte, afirmó que el diseño de Space transgredió 10.678 veces la norma de sismorresistencia; mientras que la construcción desconoció 23 artículos de la misma norma.

Otros errores mencionados en el juicio fueron la indebida utilización en la mezcla de los materiales y la falta de al menos 4,5 metros en la cimentación de una pila de la fallida torre seis.

En medio de las reclamaciones de afectados y acuerdos de pago con una parte de estos, se definió que el lote entraría en una figura de proindiviso, es decir, que cada uno de los acreedores tendría un porcentaje en el terreno, incluida la Alcaldía que adquirió un 21 % como pago por la demolición. La situación jurídica no se ha resuelto todavía.

El dolor de las víctimas

Carlos Eduardo Ruiz, propietario de una vivienda en la etapa 1 de Space, asegura que aún no recibe un resarcimiento por la pérdida de su vivienda.

“En medio de todo el sufrimiento, ver destruidos los sueños de tener vivienda propia, no tener donde vivir, mi esposa sufrió un aborto, después me divorcié. Esto, además, ha sido financieramente traumático”, contó.

Ángela Cantor, hermana de Juan Esteban Cantor, dijo que cinco años después, “la enseñanza es que todo se cae por su propio peso, en algún momento las cosas mal hechas salen a la luz. Pero se necesita que una vez conocidas, las autoridades hagan lo propio y se castigue a quienes operan de manera fraudulenta”.

Uno de los proyectos liderados por víctimas de Space es la creación de una fundación para asesorar el proceso de compra de vivienda.

Contexto de la Noticia

CRONOLOGÍA LOS nueve HECHOS QUE MARCARON lo ocurrido con EL EDIFICIO SPACE EN EL POBLADO

11 de octubre de 2013

Después de una inspección por evidencia de fallas en las columnas, el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres, Dagrd, ordenó evacur la torre seis de Space.

12 de octubre de 2013

A las 8:17 p.m. de ese sábado, la torre seis del edificio Space no aguantó y se desplomó . El hecho dejó 12 personas muertas, 11 trabajadores que participaban en la reparación y un residente.

28 de octubre de 2013

Tras 16 días de labores de los cuerpos de socorro, terminó la extracción e identificación de las víctimas mortales que dejó el derrumbe. Las tareas de los rescatistas fueron ininterrumpidas.

27 de febrero de 2014

A las 8:52 a.m., ocho minutos antes de lo previsto, 25 kilos de explosivos derribaron controladamente la torre cinco de la unidad residencial, estructura contigua a la edificación que se desplomó

13 de mayo de 2014

La Fiscalía General imputó cargos a los presuntos responsables del desplome de la torre seis de Space: dos curadores, dos directivos de la constructora CDO y el ingeniero estructural.

23 de septiembre de 2014

En solo seis segundos cayeron las torres uno, dos, tres y cuatro del complejo Space, demolidas controladamente con la supervisión de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.

9 de mayo de 2017

Comenzó el juicio por la muerte de Juan Esteban Cantor, único residente que pereció en el desplome de la torre seis. El proceso había precluido por los otros 11 fallecidos por reparación.

11 de octubre de 2017

Una juez penal del Circuito declaró culpables de homicidio culposo a Pablo Villegas Mesa (51 meses de cárcel), María Cecilia Posada (49 meses) y Jorge Aristizábal Ochoa (50 meses).

11 de julio de 2018

El Tribunal Superior de Medellín resolvió la apelación y confirmó las condenas a Villegas, Posada y Aristizábal. Tras interponer el recurso de casación, el proceso pasó a la Corte Suprema de Justicia

LA MICROHISTORIA La decisión que salvó vidas

Un día como ayer, 11 de octubre de 2013, el geólogo de la universidad Eafit, Jaime Enrique Gómez, tomó la decisión más difícil de su vida: ordenar la evacuación de un centenar de familias de la torre 6 del Space.

Gómez oficiaba como director encargado del máximo organismo de atención de emergencias de Medellín, Dagrd, y recibió el reporte de la línea123 advirtiendo “movimientos del edificio y aparición de grietas” en la fase 6 de Space: “Enviamos bomberos y me desplacé con tres ingenieros civiles. Al llegar al sitio, antes del medio día, se veía inclinado, con grietas, ventanas dobladas. Entramos, confiados en que un ingeniero de la constructora nos dijo que el daño no era delicado. A medida que descendíamos se ampliaban las fisuras; en un apartamento una columna parecía una lata vacía después de parársele encima. Ordené salir de ahí y recomendamos a los habitantes evacuar. Hice un informe y lo envié a la inspección de Policía para que fuera una orden. El calculista dijo que era algo sencillo y lo arreglarían el fin de semana. A la noche siguiente, cayó la torre con los trabajadores que arreglaban el daño”.

el fortalecimiento del

Pablo Felipe Robledo, exsuperintendente de Industria y Comercio, contó que los proyectos siniestrados de la constructora CDO marcaron un hito en la protección del consumidor del sector inmobiliario. “Muy pocos colombianos sabían que el estatuto del consumidor servía para proteger a los compradores de inmuebles. Tristemente Space fue un caso emblemático en la historia de los derechos de los consumidores en el país”, señaló. Robledo relató que sucesos como los ocurridos en Medellín le permitieron a la Superindustria conocer decenas de casos de proyectos inmobiliarios con dificultades en Colombia, con el fin de hacer cumplir la garantía de calidad e idoneidad. Reconoció que existen situaciones que escapan al conocimiento del consumidor más diligente. “El caso del grupo CDO es ejemplo de eso, era una firma prestigiosa, con ingenieros y arquitectos de toda la vida, con gran reputación. Pero se embarcaron en proyectos con fallas en las estructuras. En resumen, las cosas hay que hacerlas bien para que después no haya problemas”, dijo.

estatuto del consumidor

Tres años después del derrumbe de la torre seis, se expidió la Ley 1796 del 13 de julio de 2016, conocida como “Ley Anti-space”. Su propósito es garantizar que el dinero pagado por un inmueble sea una inversión segura y que en caso de colapso o ruina se pueda recuperar de manera expedita el patrimonio. Pretende incrementar la seguridad de las edificaciones y fortalecer la función pública de los curadores. De otro lado, las construcciones de más de 2.000 metros cuadrados, cualquiera sea su uso, deben someterse a una supervisión independiente del constructor. Luis Felipe Henao, exministro de Vivienda y quien promovió la expedición de esta norma, lamentó que dos años después de su promulgación sus mandatos sigan en el papel porque el Gobierno Nacional no la ha reglamentado. “Space fue un capítulo doloroso para la ingeniería colombiana, la industria de la construcción y el principio de confianza. Cuando una actividad tiene que reportar un beneficio comercial este no puede ser desmedido. La ética no puede desaparecer”, dijo Henao.

la normatividad nacional para compra de inmuebles

Juan Andrés Oviedo, doctor en Ingeniería Sísmica y presidente de la Asociación de Ingenieros Estructurales de Antioquia, opinó que Space significó cambios importantes; sin embargo, desde el ejercicio profesional, en su opinión, no produjo modificaciones porque el deber ser del gremio (diseñadores, interventores, curadores y funcionarios de Planeación), sigue siendo el mismo. “Space puso en evidencia un problema ético, pero no puede ser un punto de quiebre para exigir más porque nuestras normas de construcción existen desde 1984 y, si estas se cumplen, se otorga un nivel de seguridad mínimo a las edificaciones”, afirmó. Para Oviedo, existen dos problemas que requieren resolución. El primero es la baja percepción del riesgo estructural: “de forma irresponsable se han tomado decisiones en las que el dinero está primero que la seguridad y la consulta técnica”. El segundo es la falta de rigor profesional, tanto en la ejecución como en la toma de decisiones. “Cuando estos dos problemas se combinan con una falta de control de la institucionalidad, con la poca exigencia profesional para que se cumpla la normatividad, se crea un alto factor de riesgo”, concluyó.

el ejercicio profesional

La estructura municipal, en lo concerniente a reclamos y cumplimientos de constructores en proyectos urbanísticos, se modificó luego de la tragedia de Space, y se dio vida a la Secretaría de Gestión y Control Territorial. El encargado de ese despacho, José Nicolás Duque, explicó que antes del suceso, en Medellín, esas funciones las desempeñaba una oficina de monitoreo, “muy incipiente y sin mayor músculo económico ni de personal”.

“Si bien tenemos una función de servicios públicos y catastro, el control urbanístico fue elevado a subsecretaría. Contamos con profesionales que cubren las diferentes comunas y corregimientos, atendiendo requerimientos ciudadanos frente a temas constructivos y hacemos seguimiento a curadurías a través de las licencias que otorgan”, recalcó. Duque destacó que también el Gobierno Nacional hizo esfuerzos para blindar el tema constructivo, e hizo un llamado para que se hagan denuncias oportunas, y a los constructores en su ética. “Esto es que hagan edificios acordes a lo licenciado, con los materiales establecidos, planos estructurales, diseños arquitectónicos y memorias de cálculo, tal y como están radicados en curaduría”, concluyó.

en el campo de la construcción

Una lección de humildad representó para el gremio de la construcción el colapso de Space, según Eduardo Loaiza, gerente de Camacol Antioquia. El directivo, acotó que un aprendizaje de la tragedia al interior de la industria y del sector, es que en los procesos constructivos “siempre hay que contar con segundas opiniones, otros conceptos de expertos, verificar, verificar, revisar y revisar”.

“Lección de humildad por cuanto es una actividad que, por millonarias que sean las inversiones, se realiza con seres humanos y, desafortunadamente, cabe el error, pero tenemos el compromiso que no sólo hay que trabajar para minimizarlo, sino buscar que ese error no exista, no se presente y si es así, se detecte a tiempo y se corrija adecuadamente”, apuntó. Loaiza agregó que el sector se caracteriza por las buenas prácticas, sin embargo es oportuna la necesidad de “reforzar la capacitación a directivos, profesionales, contratistas, asesores, trabajadores. “Aprendimos la responsabilidad que implica construir cumpliendo y obteniendo todos los permisos de ley y estando seguros de cumplir a cabalidad reglamentos técnicos y norma sismorresistente”, dijo.

Víctor Andrés Álvarez Correa

La primera entrevista que hice, a los 8 años de edad y con la ayuda de mi padre, fue al futbolista Andrés Escobar. Desde ese día no he dejado de hacer preguntas, ni de amar el periodismo. Soy egresado de la Universidad de Medellín.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección