Los encantos que tiene La Playa de Medellín

  • El paseo por la Avenida incluye avistamiento del árbol más viejo de Medellín, de una casa antigua restaurada, dos museos, un teatro, varias cafeterías, casinos y hasta pasar por un costado del Edificio Coltejer, el más alto en Medellín. FOTO Manuel Saldarriaga
    El paseo por la Avenida incluye avistamiento del árbol más viejo de Medellín, de una casa antigua restaurada, dos museos, un teatro, varias cafeterías, casinos y hasta pasar por un costado del Edificio Coltejer, el más alto en Medellín. FOTO Manuel Saldarriaga
Por Vanesa Restrepo | Publicado el 10 de agosto de 2018
Infografía
Avenida La Playa, Centro de Medellín, Antioquia
en definitiva

La Avenida La Playa, en el Centro de Medellín, es parada obligada en cualquier recorrido turístico. Por aquí pasaron los primeros silleteros y se instalaron los primeros alumbrados navideños.

A Magola le gusta caminar “sobre las aguas” y lo hace cada día en el Centro de Medellín. 40 de sus 61 años los ha pasado caminando, dos veces al día, por la Avenida La Playa, ese techo de asfalto que Medellín se inventó para la quebrada Santa Elena, cuando ésta aún era considerada un obstáculo para crecer hacia el norte.

Esta mujer, vendedora de fritos, lleva recorriendo por años la misma ruta: baja por La Playa, desde el Teatro Pablo Tobón Uribe hasta la Avenida Oriental, donde dobla a la derecha para perderse entre otras calles.

“Esta es la calle más bonita del Centro, porque es la que más se parece a mi infancia, aunque la quebrada ya no se ve”, dice.

Esa quebrada, que alguna vez se llamó Aná, luego Aguasal y a la que algunos llamaron “la Loca” —por los estragos que causaba en mayo, durante las lluvias—, fue por mucho tiempo un obstáculo para que la ciudad creciera hacia el norte. Tal vez por eso llegó a tener 20 puentes en menos de 10 kilómetros.

De río a calle

Hasta 1925, La Playa era el pasaje de moda. “Tuvo quintas majestuosas y señoriales, juegos de agua, jardines y arboledas a la vista (...) Era el lugar obligado para las caminatas, giras y paseos de las gentes elegantes del cogollo”, relata Tomás Carrasquilla, en su libro “Álbum de Medellín”.

Entre 1925 y 1941 los árboles y el agua fueron desapareciendo debajo del cemento.

Uno de los pocos sobrevivientes es una ceiba, donde varios transeúntes se resguardan del Sol de agosto. Según Mauricio Jaramillo Vásquez, ingeniero forestal e investigador, la ceiba es el árbol más viejo de Medellín y fue sembrado hace 199 años por Gabriel Echeverri Escobar, constructor y comerciante.

Magola ve el árbol todos los días pero no conocía su historia, como tampoco conoce la de su lugar favorito: la Casa Barrientos. “¿Dígame si esa no es la casa más bonita que ha visto en su vida? Yo creo que tiene más de 100 años. ¿No le gustaría vivir ahí?”, pregunta entre risas.

Los cálculos de la mujer no están tan desfasados. El escritor Néstor Armando Álzate cuenta en su libro “La Bella Villa” que la casa fue diseñada hace 123 años en un lote de 921 metros, por el famoso arquitecto Carlos Carré, por encargo de don José Lorenzo Posada y se hizo famosa por las enormes arañas de cristal de baccarat que colgaban de sus techos, además de los vitrales coloridos y de diseños atrevidos.

La familia Barrientos Uribe la compró en 1925 y fue habitada hasta 1983. Después la maleza trató de tragársela y casi lo logra, de no ser porque en 2007 fue restaurada y convertida en sala de lectura infantil.

De vuelta a los orígenes

En los últimos cinco años, gracias a esfuerzos de entidades públicas y privadas, el pase de La Playa —entre el Teatro Pablo Tobón y la Avenida Oriental— ha vuelto a ser atractivo turístico.

Desde 2014, el teatro Pablo Tobón Uribe empezó a llevar parte de su programación a la calle y en 2015 lideró la iniciativa Días de Playa, con la que la calle se llenó de arena y sombrillas, libros, artistas y música; y de nuevo fue un escenario para los paseos.

En diciembre, EPM decora la calle con luces y el paseo también se vuelve protagonista de la Navidad. “Las luces son como estrellas, así se debe ver una playa de verdad”, dice Magola, que no conoce el mar .

Contexto de la Noticia

Paréntesis un plan que no tiene pierde

Si el visitante se anima a caminar un poco más, puede empezar el recorrido por La Playa en el Museo Casa de la Memoria (calle 51 con carrera 36) y hacer un recorrido por la historia de Medellín.

400 metros más abajo está el teatro Pablo Tobón Uribe, donde hay programación cultural diaria.

A 650 metros de ahí está la Casa Barrientos, donde puede hacer una pausa para conocer y leer.

Al terminar, cruza la Avenida Oriental y, siguiendo por la playa, encuentra una galería comercial con casinos, restaurantes y cafeterías.

600 metros más de caminata, en dirección occidente, lo llevarán hasta el Museo de Antioquia y la Plazoleta de las Esculturas de Botero, dos referentes de ciudad. Ahí mismo el metro para regresar a casa y descansar.

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección