Campesina rescató una boa de tres metros en Alejandría

VANESA RESTREPO Y RODRIGO MARTÍNEZ | Publicado el 15 de febrero de 2017

Un movimiento extraño alertó a los empleados de un cafetal en la hacienda El Carmen de la vereda Piedras Abajo, en el municipio de Alejandría. En el suelo, en medio de hojas y granos secos, vieron una boa constrictor de casi tres metros de largo que los asustó.

Los jóvenes corrieron hasta la casa y alertaron a Rosalía Madrid, hermana de la propietaria de la finca, sobre la situación. “Hay una culebra muy grande, venga y vea usted si la matamos o qué hacemos con ella”, le dijeron.

La campesina, que también se dedica a labores de confección, corrió hasta el sitio con un lazo en la mano y con la ayuda de tres hombres tomaron al reptil por la cabeza. “Lo llevamos a la casa. Yo dije que no lo matáramos porque no parecía venenoso. Entonces llamamos a Corriera para que se lo llevaran, pero como era muy tarde (5:00 p.m. del miércoles 1 de febrero) nos dijeron que sólo podían llegar hasta el día siguiente”, recuerda Rosalía.

Armada de valor y casi sin miedo, la mujer tomó el animal y lo metió con sus propias manos dentro de una caneca plástica. Le abrió algunos agujeros a la tapa para evitar que la boa muriera ahogada, y ordenó que dejaran el recipiente en el patio. En la noche, dice, durmió tranquila.

Al día siguiente, sobre las 9:00 a.m., llegaron hasta la finca tres funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare, Cornare, en una camioneta.

Rosalía recuerda la escena en medio de carcajadas. “Las mujeres casi que ni se bajaron del carro porque aquí hay muchos perros entonces estaban asustadas. El señor sí vino y le mostré la serpiente, pero él se asustó más que el animal”, cuenta vía telefónica.

Tras una inspección, los funcionarios llevaron una especie de guacal y le preguntaron a Rosalía quién podía ayudarlos a pasar la boa. Sin pensarlo dos veces, la mujer buscó de nuevo el lazo y un palo, y repitió la operación: tomó el animal por la cabeza, lo sacó de la caneca y lo introdujo en la jaula.

Casi dos semanas después del hecho, Cornare confirmó que la boa está en un hogar de paso de fauna silvestre ubicado en la vereda San Luis de Rionegro, también en el Oriente Antioqueño, donde está siendo sometida a cuarentena antes de liberarla en una zona boscosa cercana.

Jairo León Henao, médico veterinario, coordinador de Fauna de Cornare, informó que el animal se encuentra en buen estado y dijo que se trata de una boa macho que pesó 25 libras y tiene entre 12 y 15 años de vida.

Dijo que esta boa apareció en ese sitio porque, al parecer, estaba cambiando de ecosistema de un piso térmico a otro que antes era más frío, situación que se está advirtiendo en las zonas rurales de Antioquia como consecuencia del calentamiento global.

Sebastián Estrada, director del Serpentario de la Universidad de Antioquia, comentó que estos animales cuando tienen gran tamaño y peso desarrollan tal fuerza muscular que podrían, incluso, comerse un bebé. Por fortuna los humanos no están en su menú.

Agregó que aunque no son venenosas, la mordedura de estas serpientes sí es dolorosa y por eso recomendó no manipularlas.

Contexto de la Noticia

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección