Buscan recuperar una quebrada en Copacabana

  • FOTO JAIME PÉREZ
    FOTO JAIME PÉREZ
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 02 de julio de 2018
42,5

kilómetros cuadrados es el área de la microcuenca de la quebrada Piedras Blancas.

El municipio de Copacabana inició una intervención del sendero ecológico de la quebrada Piedras Blancas, el principal afluente de la localidad, pues sobre su planicie se construyó casi la mitad del pueblo.

Desde el programa de Turismo de la Secretaría de Desarrollo y Bienestar Social, se hizo un recorrido por el sendero para identificar sus problemáticas, con el fin de implementar acciones ambientales que permitan recuperar la zona. Se busca disminuir la contaminación y proteger las zonas de nacimientos, corrientes y humedales; y mantener la cobertura vegetal para evitar el deterioro del recurso hídrico.

Según un estudio del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), en el 2011 se determinó la importancia de esta zona, por pertenecer a las áreas de nacimiento de agua o recarga de acuíferos, que pueden potenciar su flujo biológico hasta la confluencia con el río Medellín.

La semana anterior se realizó una intervención pedagógica y de recolección de basuras, acompañada de una caminata ambiental, con apoyo de la Junta de Deportes, Corantioquia y el Amva; además del Comité Ecológico de Asocomumal y la JAC de Yarumito, todas con incidencia en los temas ambientales locales.

Sin embargo, la Corporación Gio Ambiental y la Mesa Ambiental de Copacabana le exigen a la Administración Municipal una intervención a fondo de este afluente, que constituye un ecosistema importante, ya que la sola mejora del sendero ecológico que la circunda no es suficiente para devolverle la vida.

“La expansión urbana hacia la parte alta del municipio hizo que se perdiera gran parte de la capa vegetal; en los años 90 hubo dos inundaciones y la solución fue canalizar la quebrada, con lo cual esta perdió toda su función ecológica”, relata Alejandro Arango, director de Gio y coordinador de la Mesa Ambiental.

Denuncia que el retiro de la quebrada está totalmente invadido. Entre el lecho y las casas no hay ni diez metros y el sendero se hizo con árboles implantados, pero no con especies nativas, y la funcionalidad ecológica no es mucha.

“Esta intervención la vemos como algo más estético, pero no de fondo, porque el agua está contaminada, la gente la ve cristalina y viene a pasear y bañarse en ella sin saber el grado de contaminación que carga, además que la llena de basura y desechos”, advierte Alejandro, biólogo de la Universidad de Antioquia, quien pide controles a los vertimientos que le caen de las letrinas y marraneras situadas en la parte alta, que lindan con la autopista a Bogotá.

Contexto de la Noticia

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección