Dos muertos firmaron recibos de auxilios funerarios en Adida

  • Sede de la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida). FOTO JAIME PÉREZ MUNÉVAR
    Sede de la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida). FOTO JAIME PÉREZ MUNÉVAR
Por Germán jiménez morales | Publicado el 09 de enero de 2018
Infografía
Dos muertos firmaron recibos de auxilios funerarios en Adida
$5.000

millones de presupuesto anual maneja la Asociación de Institutores de Antioquia.

24.200

maestros afiliados tiene
hoy Adida, según datos
de su presidente.

en definitiva

Adida no denunció, como era su deber, al reconocido autor del cobro irregular de varios cheques por valor superior a los $73,5 millones, pese a que él mismo reconoció la comisión del delito.

Luz Elena y Alexander, dos supuestos “maestros”, murieron en octubre de 2015 y dos meses después resucitaron. Lo hicieron para firmar y rubricar con su cédula y huella digital, el comprobante de pago a sus presuntos beneficiarios de auxilios funerarios de 14 millones 175.700 pesos.

El milagro de los educadores que volvieron de sus tumbas o cenizas ocurrió en la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida), un sindicato con 66 años de historia, 24.200 afiliados y un presupuesto anual de 5.000 millones de pesos. El fraude forma parte de un robo de 73 millones 580.000 pesos, mediante ocho cheques que, según sus directivos, fueron expedidos y cobrados de manera ilegal.

El autor de los ilícitos fue identificado por las directivas sindicales ante una asamblea de 800 delegados, en junio de 2016, pero su nombre no fue puesto en conocimiento de la Fiscalía, en donde solo se hizo una genérica denuncia por el presunto delito de “falsedad en documento privado”.

La denuncia fue incompleta. En el solo caso de los auxilios funerarios, para apropiarse de los dineros el autor falsificó firmas hasta de sus propios compañeros de trabajo en Adida, suplantó identidades de terceras personas y falsificó documentos públicos y privados.

La primera supuesta profesora y miembro de la organización sindical se llamaba Luz Elena Restrepo Henao, que habría muerto el 21 de octubre de 2015, cuando estaba al servicio de la Institución Educativa San Sebastián de Urabá. El abogado asesor de Adida, Juan Manuel Murillo Martínez, le certificó a EL COLOMBIANO que no hay evidencias de que dicha señora haya sido afiliada en ningún tiempo a esta asociación de educadores.

Eso lo dice ahora el abogado. Pero en octubre de 2015 él fue quien revisó los documentos de soporte para el pago del auxilio y no vio nada irregular.

Para el trámite del auxilio funerario, se indicó que la cédula de Luz Elena era la 32.312.324. Según la Registraduría Nacional del Estado Civil, esa cédula fue “cancelada por muerte” en el año 1996. Es decir, en cuestión de 19 años, la presunta educadora murió dos veces.

Según documentos conocidos por este diario, para reclamar el auxilio funerario se presentó, supuestamente, el señor Luis Ernesto Mosquera Restrepo, así consta en la Resolución 075 de Adida, que lleva la firma del actual presidente, Luis Fernando Ospina Yepes. El beneficiario entregó un Registro Civil de Defunción, falso, que está firmado por el notario 24 de Medellín.

Esposo e hijo, a la vez

En la Resolución 075, Luis Ernesto Mosquera Restrepo figura como “esposo beneficiario” de la educadora fallecida. Sin embargo, en la carta de solicitud del auxilio, el mismo supuesto personaje afirmó que Luz Elena “era mi madre por lo tanto su único beneficiario legítimo”. En el último paso, que es el recibo de finiquito del pago del auxilio funerario, dejó de ser hijo y recuperó su condición de esposo de la difunta.

De Mosquera, presunto esposo e hijo a la vez de la afiliada de Adida, aparece la cédula 1.246.295.313 de Medellín. Según la Registraduría, ese número “no se encuentra en el censo para las próximas elecciones”. Tampoco aparece en la Procuraduría, al indagar por antecedentes disciplinarios.

Para cometer el ilícito también se falsificó el comprobante de pago de la Secretaría Departamental de Antioquia a Luz Elena. El documento señala que, del 1 al 31 de agosto de 2015, la presunta educadora ganó 1 millón 557.154 pesos.

De dicha suma le hicieron deducciones, que incluyen 14.925 pesos para el Sindicato Adida y 25.774 pesos para el Fondo de Solidaridad de Adida, para un total de 40.699 pesos por los dos conceptos.

El otro educador fallecido se llamaba Alexánder Arboleda Vásquez y de él también se anexó la última colilla de pago para probar que era educador.

Sobre ambos presuntos profesores se consultó al secretario de Educación de Antioquia, Néstor David Restrepo. Esa entidad revisó, desde 1950 a la fecha, los sistemas de administración de los pagos de las nóminas y auxilios funerarios del Departamento de Antioquia y “se constató el no hallazgo de los nombres relacionados en su correo”. Dicho en otras palabras, “las colillas de pago adjuntas carecen de veracidad”.

El fraude se cerró con un broche de oro: en el comprobante de pago de los auxilios funerarios mediante cheques, aparecen los nombres, cédulas y huellas digitales, no de los beneficiarios, como sería apenas natural, sino de los propios difuntos. (Ver facsímiles).

El mismo libreto de Luz Elena se siguió para el pago del auxilio del presunto educador y afiliado de Adida, Alexánder Arboleda Vásquez, fallecido el 19 de octubre de 2015.

Su cédula, 70.166.602, está activa en la Registraduría y corresponde a una persona habilitada para votar en el municipio de San Carlos, departamento de Antioquia. La Procuraduría General de la Nación, por su parte, certifica que dicho ciudadano, no presenta antecedentes.

Como presunta beneficiaria aparece Alba Lucía Rojas Londoño, con una cédula que, según consulta efectuada en la Procuraduría, pertenece a Ana Luisa Angulo Ramos.

¿Un NN devolvió el dinero?

Luis Fernando Ospina Yepes, presidente de Adida, confirmó que el irregular cobro de los dos auxilios funerarios forma parte del robo registrado a finales de 2015 y comienzos de 2016, mediante la falsificación de las tres firmas que se requieren para el manejo de los dineros de la asociación: la del presidente, el fiscal y el tesorero. Primero se detectaron cinco cheques, en enero de 2016, y él le pidió explicaciones al Banco Popular, pues ni la auxiliar de tesorería los había elaborado ni él los había autorizado.

El robo se hizo durante las vacaciones colectivas, que se iniciaron el 17 de diciembre de 2016, fue investigado por la Comisión de Ética y al final se estableció que el monto del ilícito era de 73 millones 580.000 pesos.

¿Quién fue el autor?

Según el directivo, en una asamblea de delegados, realizada en junio de 2016, el extesorero, Wilfredo Machado Palacios, hizo responsable de esa situación al contador, Diego Leandro Ortiz Sánchez. EL COLOMBIANO buscó a este último, le dejó mensajes y lo llamó a un número suministrado por sus excompañeros, y al cierre de este informe no se obtuvo respuesta alguna.

El presidente corroboró la versión según la cual la totalidad de los dineros hurtados fueron reintegrados a las arcas de Adida. Sin embargo, Ospina Yepes precisó que a él no le costa que quien devolvió la plata haya sido el excontador, porque su nombre no aparece en las consignaciones que se hicieron en una cuenta de Adida.

El líder sindical no recordó, con precisión, si en la denuncia que se hizo en la Fiscalía se mencionó el nombre del excontador, cuyo paradero dijo desconocer .

Contexto de la Noticia

Por “solidaridad” no denunciaron al autor del ilícito

El asesor legal de Adida, Juan Manuel Murillo Martínez, le confirmó a EL COLOMBIANO que aunque las directivas de la asociación conocieron al autor del “entramado” para cobrar los dos auxilios funerarios de los falsos educadores, no lo denunciaron, con nombre y apellido, en la Fiscalía.

El abogado comenzó aclarando que no participó en la decisión de si se denunciaba o no al contador, Diego Leandro Ortiz Sánchez, por haber falsificado firmas y documentos públicos y privados.

“Adicionalmente, hay un ingrediente que uno no puede desconocer y es que como humanos tenemos unos principios de solidaridad. El compañero llegó aquí producto de que alguien lo conocía (el tesorero de la época, Wilfredo Machado) y no pensamos que iba a salir con una cagada. Es más, el tesorero fue el primero que se le emputó y casi le pega. Pero uno dice: bueno, el tipo la cagó, devolvió la plata, entonces tampoco la vamos a embarrar, porque hay otros que han hecho cosas más gravísimas en este país y ahí están sueltos y a este que hizo esa cosa y devolvió la platica porqué lo vamos a poner en vainas. Eso son principios de solidaridad también con la gente”, explicó el abogado.

Como jurista, reconoció que “de alguna manera yo creo que no es lo correcto. Pero tú entenderás que eso se da en el común de las cosas”.

Al asesor legal se le hizo saber que, el presidente de Adida, Luis Fernando Ospina Yepes, aseguró que a él no le consta que Ortiz Sánchez haya sido el que reintegró los $73,5 millones de pesos sustraídos ilegalmente mediante cheques, debido a que su nombre no figura en las consignaciones bancarias.

El abogado advirtió que él tampoco puede asegurarlo, pero se inclinó a pensar que el depositante fue el excontador por la siguiente razón: “Diego Leandro se reunió con varios miembros de la Junta Directiva de Adida. Les dijo que para salir de apuros tomó ese dinero y se comprometió con ellos a devolverlo”.

Y como la misma cantidad de dinero que salió ilícitamente de Adida fue la que ingresó luego a sus cuentas, el abogado simplemente deduce que fue el excontador quien hizo las consignaciones.

PROTAGONISTAS

Tesorero señaló al contador

Wilfredo Machado Palacios

Extesorero de Adida

El extesorero y actual Gerente de Afrodescendientes de la Gobernación de Antioquia, afirmó que Diego Leandro Ortiz Sánchez reconoció haber sido el autor del cobro irregular de cheques de Adida por valor de $73,5 millones.

Machado Palacios indicó que él llevó a Ortiz a ese cargo y que no lo denunciaron con nombre propio porque al llevar el caso a la Fiscalía “no se tenía la fuerza para saber si él había operado solo”. Además, la Asamblea de Adida determinó que el objetivo principal era recuperar el dinero.

“Yo denuncie en Fiscalía”: Fiscal

Ómar Arango Jiménez

Fiscal de Adida

Arango confirmó que Wilfredo Machado comprometió en una asamblea de delegados de Adida al contador como presunto responsable del cobro irregular de cheques de Adida, incluyendo los auxilios funerarios de dos personas que no eran educadores ni afiliados a la asociación. “Sí hubo falsificación de firmas y llevé esa denuncia a la Fiscalía. En ese momento el contador era el más implicado, pero no teníamos la evidencia”. Las pruebas, incluyendo su propia confesión ante la Asamblea de Delegados, vinieron después de la denuncia.

Germán Jiménez Morales

Periodista y escritor. Diplomado en información económica y financiera, Geopolítica y finanzas para no financistas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección