Las tareas pendientes en las aulas con los estudiantes con discapacidad

  • Las clases virtuales son una opción que exploran algunos estudiantes con discapacidad . Foto: archivo
    Las clases virtuales son una opción que exploran algunos estudiantes con discapacidad . Foto: archivo
Por daniela jiménez gonzález | Publicado el 13 de julio de 2018
Infografía
Ganar el año con una discapacidad no es fácil
12.893

estudiantes con discapacidad integran el programa La Inclusión es con vos.

en definitiva

A pesar de los avances en cobertura y en atención a la población escolar con discapacidad, continúan los retos en materia de acceso a cupos, inclusión y permanencia académica en las aulas.

Dificultades para conseguir un cupo en las instituciones educativas o una infraestructura inadecuada para sus necesidades son algunos de los retos que deben sortear los estudiantes con discapacidad de Medellín para accedar a las aulas y permanecer en el proceso académico bajo condiciones de equidad.

Esta situación la vive Elizabeth López, madre de Emmanuel Arbeláez, de 9 años y diagnosticado con el Síndrome de Hunter, una enfermedad asociada a otras condiciones como el déficit de atención, la hiperactividad y la limitación física. López manifiesta que, para su hijo, recurrió a las instituciones educativas oficiales porque no tenía la posibilidad económica de acceder a una entidad privada. Sin embargo, el camino fue difícil, desde el inicio, por la discapacidad múltiple de Emmanuel: en muchas instituciones le negaron el cupo, en otras le indicaban que no estaban capacitados para atender su caso.

Ahora que Emmanuel se encuentra cursando el grado primero en una institución educativa regular oficial, la preocupación se mantiene ante la necesidad de que Elizabeth asista como cuidadora y en medio de las dificultades que tiene su hijo para desplazarse entre las aulas que no están adaptadas para la población con discapacidad.

“El desgaste de tener que ir a trabajar y estudiar con ellos es muchísimo. Si van a tener en los colegios regulares a los niños con discapacidad, que capaciten a los docentes. Las infraestructuras tampoco ayudan, porque no hay rampas, ni hay un baño adecuado. Es una situación muy difícil”.

Luis Guillermo Patiño, secretario de Educación de Medellín, señala que en el Sistema Integrado de Matrícula — SIMAT— tienen identificados 14.700 escolares con discapacidad o necesidades educativas especiales y que el programa en el que se acompaña a esta población, denominado La Inclusión es con vos, ha tenido un crecimiento en los últimos años debido a que en las jornadas de búsqueda de estudiantes desescolarizados se han identificado nuevos casos de niños y jóvenes con discapacidad y se han logrado reintegrar a las instituciones educativas.

El funcionario indicó que, ante casos como el de Elizabeth, las familias deben notificar el problema ante la Secretaría para que los profesionales encargados puedan hacer un seguimiento de la situación y buscarle un cupo al niño.

“El objetivo es seguir aumentando los cupos, porque sabemos que hay muchas necesidades y, por supuesto, son niños que tienen dificultades para adaptarse al sistema escolar regular. Reconocemos que puede suceder que algún rector de un colegio se niegue a dar un cupo. Puede pasar, pero la mayoría no lo hacen, pues la muestra es que hemos crecido en la atención de más de 14 mil niños. Pero, si sucede, nosotros mismos nos dedicamos a acompañar a la familia”, agrega Patiño.

Estudiar es como un sueño

Magda Susana Román, madre de una niña ciega e integrante de la Asociación Padres Abriendo Puertas, indica que una de las principales debilidades que han evidenciado como familias de niños y jóvenes con discapacidad en Medellín es la dificultad en el acceso a la educación.

“Estudiar en instituciones regulares, para un niño con discapacidad, es como un sueño y no se está volviendo realidad. Muchos niños con discapacidad sensorial están en las aulas, pero otros no tienen esas garantías. Entre las discapacidades más perjudicadas frente a la educación inclusiva no garantizada están la múltiple y la cognitiva. Estas dos poblaciones están siendo rechazadas en las aulas”, explica.

Román agrega que otro de los problemas en la formación académica de la población con discapacidad está en la promoción, puesto que estos niños y jóvenes repiten grados reiteradamente.

“Como no hacen los ajustes a los planes educativos, estos niños no alcanzan los objetivos. Los califican a nivel macro y no a nivel individual, tienen 14 años y están en tercero, porque no se los ve por su potencialidad, sino por su debilidad”.

A pesar de eso, Román añade que no todo es malo y que hay casos exitosos que dependen de la buena actitud y disposición de los maestros, las familias y las instituciones.

“El objetivo es que yo, como mamá de un niño con discapacidad, pueda asistir a la institución educativa que queda cerca a mi casa y me den el cupo para mi hijo”, indica.

No es un problema

Mariela Rodríguez, docente del pregrado de Licenciatura en Educación Especial de la Universidad de Antioquia, explica que en los últimos 15 años se ha avanzado en las políticas que asignan obligatoriedad, cumplimiento y acceso a la educación para la población con discapacidad, especialmente con el aumento en cobertura y la eliminación de las instituciones o aulas “especiales”.

La docente añade que, si bien las instituciones educativas sí están recibiendo a los estudiantes con múltiples tipos de discapacidades, las condiciones académicas y administrativas aún no son favorables para lograr un nivel de calidad esperado ante la alta demanda.

“Hay que ser críticos con la educación inclusiva. Siempre tendremos que decir que todos los esfuerzos son insuficientes, pues se trata de grupos poblacionales históricamente excluidos. Todavía existe una cultura alrededor de la discapacidad como problema y estamos lejos de entender eso en perspectiva de la diversidad”, afirma .

Contexto de la Noticia

OPINIóN Que sea un reto y no una carga

Darlis Zayas
Madre de niña con discapacidad

“No deberían poner tanto problema para recibir un niño con discapacidad. Los docentes deberían proponerse que, en lugar de que el asunto sea una carga, se convierta en un reto.

La Secretaría de Educación debería apropiarse más de estos casos. Si en una institución se abre las puertas a un niño con discapacidad, ellos deben garantizar un apoyo psicológico, que exista un acompañamiento”.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección