Así surgió Campo Valdés en la ladera nororiental de Medellín

  • La construcción de la parroquia El Calvario, declara como Bien de Interés Cultural de la Nación en 1993, se inspiró en la Catedral. FOTOS JAIME PÉREZ
    La construcción de la parroquia El Calvario, declara como Bien de Interés Cultural de la Nación en 1993, se inspiró en la Catedral. FOTOS JAIME PÉREZ
  • La Plaza de Mercado conserva entre sus locales la tradición de los pueblos paisas. FOTOS JAIME PÉREZ
    La Plaza de Mercado conserva entre sus locales la tradición de los pueblos paisas. FOTOS JAIME PÉREZ
  • En la cancha del Parque de Campo Valdés se realizan actividades deportivas en las que participan niños y jóvenes del barrio.
    En la cancha del Parque de Campo Valdés se realizan actividades deportivas en las que participan niños y jóvenes del barrio.
Por valentina herrera cardona | Publicado el 19 de abril de 2018

Cuando Alfonso Cardona, en 1958, llegó a las laderas orientales de Medellín, se encontró con “mangas y potreros en los que solo había vacas y caballos”.

Luego, en 1960, regresó tras haber prestado servicio militar y halló casas de tapia que poco a poco iban poblando la zona.

Precisamente, en una de esas casas con ventanas grandes y puertas de madera, se instalaría con su nueva esposa. No se iría de allí jamás.

Al predio al que se refiere Cardona era el ubicado entre los barrios Prado y Aranjuez, nororiente de Medellín, que luego de múltiples iniciativas de urbanización y la construcción de una parroquia patrimonial, pasó a llamarse Campo Valdés.

Un negocio de familia

Cuando se habla de la historia de los barrios del norte de Medellín, es normal encontrarse con un apellido: Cock.

Esta familia de comerciantes, era propietaria de predios tanto en las laderas occidentales como orientales, en las cuales se encontraban sus casas o fincas de recreo.

Posteriormente, por iniciativa de la misma familia, quienes crearon firmas urbanizadoras, comenzó la demarcación de lotes en las fincas, los cuales se vendían por precios favorables, lo que permitió a su vez que obreros y campesinos de la zona rural de Antioquia accedieran a una vivienda propia.

De esa manera, se crearon barrios como Castilla, en la ladera occidental y Campo Valdés 1 y 2, junto a su vecino Brasilia, en el oriente. Este último fue nombrado así en agradecimiento a la primera dama de Brasil, quien donó el presupuesto para la construcción de las dos escuelas del sector.

La ocupación de Campo Valdés comenzó en 1918 por parte de la urbanizadora Cock e hijos, según reseñó la publicación de Universo Centro, El libro de los barrios.

“...loteó tierras, abrió calles, y vendió solares a precios favorables y con largos plazos de pago, lo que atrajo la atención de la clase obrera y las familias pobres de la ciudad”, dice el libro.

Una apreciación en la que concuerda el historiador Germán Suárez, quien destacó además que la vía principal de Campo Valdés comunica con otras importantes zonas como Aranjuez o Manrique, lo que ayudó a su formación como barrio.

Entre los recuerdos de Cardona está el de la fábrica Helios que producía calcetines y estaba ubicada en la parte de abajo del barrio y que además construyó una manzana de viviendas, entre las calles 50c y 55bb y las carreras 78 y 78a. Algunas se mantienen intactas ante la modernización del barrio.

La Sociedad San Vicente también aportó a la urbanización del barrio Campo Valdés. Entre las carreras 47 y 46 y las calles 82 y 83, se erigen 32 casas construidas por la fundación, cuyas fachadas y solares se conservan.

Una iglesia patrimonial

El crecimiento poblacional en la zona fue la excusa para emprender la tarea de construir una parroquia y una vez más, los Cock entran a la historia.

La misma urbanizadora que demarcó y vendió los lotes donó en 1935 los terrenos que se destinarían para el parque, la iglesia y la casa cural del barrio. Mientras que Carlos Peláez, aportaría 50.000 pesos para dar inicio a la construcción de la parroquia.

Diego Uribe, sacerdote y docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, comentó que la edificación de esta iglesia respondió a la necesidad de acompañar a la población que comenzaba a habitar la zona.

“Muchos de ellos venían de regiones de Antioquia que estaban siendo golpeadas por la violencia”, añadió.

Cuando la población recibió el lote decidió que el diseño de la nueva parroquia tomaría referencia de la Catedral Metropolitana, que por ese tiempo estaba en etapa final de estructuración.

“Ese tipo de construcciones, al igual que iglesias como las de El Sagrado Corazón o la del Perpetuo Socorro, brindaban grandes espacios, una necesidad que urgía solucionar en la zona”, indicó Uribe.

Aunque la inspiración para la nueva parroquia fue la Catedral del Parque de Bolívar, no se trató de una copia fiel.

“La Catedral es de un estilo arquitectónico románico, por sus materiales y forma de construcción; sin embargo, la parroquia de Campo Valdés, es de estilo neorrománico, es decir, guarda los mismo estilos del arte, pero la implementación de técnicas o de materiales es distinta”, detalló Uribe.

Las dos torres que coronan la principal parroquia de la ciudad, también estuvieron presentes en los diseños de la naciente estructura, pero la inestabilidad del terreno y la posibilidad de que le quitara protagonismo a la primera, hicieron que se descartaran las ideas.

Con su forma de cruz y su estructura que la hace ver imponente en la pendiente de las laderas del barrio, la Parroquia El Calvario nombre con el que fue bautizado y que desde 1993 es Bien de Interés Cultural de la Nación, sigue siendo referente entre las casas y los nuevos edificios de más de cinco pisos.

“Es importante no solo por su arquitectura si no por su aporte a esta zona de la ciudad. La parroquia El Calvario suele ser llamada la ‘parroquia abuela’, pues a partir de ella han surgido otras 70 iglesias en la ladera nororiental”, resaltó Uribe.

Historia, plaza y hospital

El crecimiento del barrio Campo Valdés y su ubicación como zona de tránsito a otros barrios del sector trajo consigo el establecimiento de comercio y puntos de atención a la comunidad como lo son la Estación de Bomberos y el Hospital Infantil Concejo de Medellín, donde antes operaba la Cruz Roja.

Ramiro Morales es uno de esos comerciantes. Desde 1970 tiene una tienda a través de la cual ha conocido a la mayoría de los residentes del sector.

“Es un barrio cerca al centro y que de alguna manera se ha beneficiado de intervenciones como el corredor del Metroplús en La 45”, dijo.

Pero uno de los puntos más representativos de Campo Valdés es la Plaza de Mercado. Fue construida en 1969 como una plaza satélite cuando la principal, Guayaquil, entró en decadencia.

Libardo Marulanda, oriundo de Andes, Suroeste antioqueño, llegó al barrio hace tres años mientras se realizaba algunos procedimientos médicos, pero hasta la fecha no ha pensado en un regreso.

Para él, en el barrio “se vive bueno, pero últimamente ha estado en el descuido. Por ejemplo, hace dos diciembres no instalan el alumbrado navideño que hacía ver más bonito el parque. Y la iglesia, a pesar de su historia, tiene problemas de humedades que no han sido atendidos”.

Tanto Cardona como Marulanda, reiteran su gusto por el barrio e insisten en la necesidad de un mayor compromiso de parte de las autoridades, para que las familias no se aburran ni el alma de barrio se pierda.

Contexto de la Noticia

anécdota mayor cuidado por lo público

El parque de Campo Valdés, con los juegos para niños, sus dos canchas y amplios caminos y zonas para el descanso, representa un punto de encuentro para los residentes del sector, la falta de sentido de pertenencia y el descuido por parte de las autoridades, han llevado a que el deterioro sea cada vez más evidente. Instalaciones en mal estado y basuras regadas por el sector, disminuyen el interés por visitarlo. Es necesario que estos espacios sean recuperados y mantenidos en el tiempo, pues hacen parte de la historia del barrio y de la cotidianidad de sus residentes.

Valentina Herrera Cardona

Periodista con sueños de historiadora. Apasionada por la Medellín antigua, su memoria visual y sus relatos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección