Estos son los cuatro ejes que renuevan el transporte público en Medellín

  • La apuesta regional es que la tarjeta Cívica sea el único medio de pago en las rutas del transporte público colectivo. La meta se cumpliría en 75 % en buses urbanos en 2019. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    La apuesta regional es que la tarjeta Cívica sea el único medio de pago en las rutas del transporte público colectivo. La meta se cumpliría en 75 % en buses urbanos en 2019. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
Por JUAN DIEGO ORTIZ JIMÉNEZ | Publicado el 12 de abril de 2018

El medio de transporte con menor proporción de usuarios satisfechos en Medellín es el bus público, con una calificación de 62 %, según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2017 (el metro alcanzó 81 % y el mejor evaluado es el cable con 100 %).

Por ello, expertos y autoridades coinciden en que la única manera para que los usuarios del vehículo privado se suban al transporte público es compitiendo con menores tiempos de desplazamientos, frecuencias garantizadas e información de tiempos y rutas.

Esos son los propósitos del proyecto Transporte Público de Medellín (TPM), iniciativa que comenzó en 2015 desde la Alcaldía anterior y que tiene como metas la implementación del recaudo electrónico, la demarcación de carriles, la dotación de paraderos y la renovación de la flota con tecnologías más limpias.

Humberto Iglesias Gómez, secretario de Movilidad, dijo que el TPM es la “revolución del transporte público en la ciudad” y que cuando se concreten todos sus componentes, “generará mayores beneficios al ciudadano para que se pueda bajar del particular”.

Buses y busetas alcanzan 28 % de participación en el total de viajes metropolitanos, con 1.55 millones de pasajeros al día, según la Encuesta Origen-Destino 2012. Este informe se actualizara cada 5 años, por lo que espera que en mayo se presente la última edición.

Los retos y críticas al plan

Juan Gonzalo Merino, presidente de la Asociación de Transportadores del Valle de Aburrá, aseguró que los esfuerzos económicos para la sustitución de las unidades motoras pretenden que el usuario los determine como una alternativa real. “Sin embargo, el reto final es del Estado para que el ciudadano se baje de su carro”, dijo Merino.

Para Piedad Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos, es lamentable que se demore tanto la ejecución de proyectos de movilidad, porque el TPM fue “formulado desde el gobierno anterior, incluso, algunos recursos quedaron en el Fondo Medellín Ciudad para la Vida (constituido tras la venta de UNE)”.

Reconoció la importancia de la iniciativa pero planteó diferentes problemas, como la falta de control y de corresponsabilidad ciudadana en carriles Solo Bus. Recomendó aumentar la segmentación para que haya continuidad en las rutas y no tengan que competir por la vía una vez termina la señalización.

Otro obstáculo, destacado por Jorge Eliécer Córdoba, experto en Planeación y Organización del Sistema de Transporte de la Universidad Nacional, es la accesibilidad a los paraderos. “Así los buses presten un buen servicio, si los andenes no están en buen estado o son inseguros, la gente no va a llegar a las paradas”, dijo.

También señaló que las rutas deben condiciones de confortabilidad. “El reto más importante es la confiabilidad del servicio, porque uno no sabe hoy cuándo va a pasar el bus y cuánto se va a demorar hasta su destino”, añadió.

Pago por pasajero, embrollo

El recaudo electrónico de la tarifa a través de la tarjeta Cívica es uno de los componentes clave del TPM. Pese a que existe consenso en las ventajas de este medio, hay discrepancias en el monto que deben pagar los transportadores por pasajero en ese nuevo modelo.

Merino detalló que se deben sentar con la Administración a revaluar el componente financiero. “Empezaron con $100 por pasajero movilizado y va en $111. Pedimos que la Cívica tenga servicios complementarios, que generarían economías de escalas y utilidades, para que solo el transportador no pague los $111”, apuntó. Según Merino, el modelo lograría equilibrio si el costo baja a $50 o $60.

Iglesias respondió que el modelo financiero aún está en estructuración y que el Metro, responsable del proceso, debe entregarlo en mayo para que esta sea socializado. Más allá del costo por pasajero, el funcionario dijo que el recaudo electrónico traerá mayores beneficios para los transportadores. “Le generará mayor demanda. Otra ventaja es que no habrá efectivo”, concluyó.

Contexto de la Noticia

¿CÓMO FUNCIONA? CONTROL DE FLOTA, OTRO COMPONENTE

Poder monitorear las frecuencias (intervalos entre cada bus), vigilar la velocidad comercial y garantizar que no haya desvío de las rutas autorizadas es otro de los beneficios del TPM, a través de la implementación del sistema de gestión y control de flota. Para tal fin, la Secretaría de Movilidad firmó un convenio con el Área Metropolitana en noviembre de 2017 y tiene presupuestado que en el segundo semestre de este año los equipos de monitoreo estén instalados en los 3.848 buses urbanos de Medellín. En los próximos días comenzará una prueba piloto de transmisión en línea con las empresas transportadoras.

van 71,7 kilómetros marcados

La segmentación de carriles preferenciales para los buses permitirá aumentar su velocidad de servicio, porque no competirán con los demás automotores. Ya están demarcados 71,7 km en los corredores de las avenidas Colombia, San Juan, Guayabal y El Poblado; las carreras 65 y 73; y la calle 10. Faltan 13 km en el Centro, que comenzarán una vez concluyan las obras de intervención en esa comuna.

avanza el recaudo CON CÍVICA

La implementación del recaudo electrónico en los buses público será realidad en 2019, según anunció Iglesias. Esto permitirá que la tarjeta Cívica sea el medio de pago, no solo en el sistema masivo, sino en los buses y busetas. Este semestre concluiría la implementación de los equipos en las rutas alimentadoras. La meta a 2019 es instalar las máquinas de validación en 75 % de los 3.484 buses urbanos.

A 2019, SE RENOVARÁN 800 BUSES

El componente clave en la transformación del transporte público local tiene que ver con la renovación de la flota. La meta del Plan de Desarrollo 2016-2019 es la sustitución de 800 vehículos con tecnologías Euro IV o superiores (diferencia radica en nivel de optimización de la combustión y la calibración del motor para reducir emisiones). A la fecha, según Iglesias, se han renovado 418 carros, 53 % de avance.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección