Los ciudadanos que vigilan el aire desde casa

  • Este es uno de los sensores instalados en el barrio Belén, en la casa de Margarita Torres. Ella y los demás participantes fueron elegidos por la ubicación de sus casas. FOTO Juan Antonio SÁnchez
    Este es uno de los sensores instalados en el barrio Belén, en la casa de Margarita Torres. Ella y los demás participantes fueron elegidos por la ubicación de sus casas. FOTO Juan Antonio SÁnchez
Publicado el 14 de marzo de 2018

En Medellín y los municipios del área metropolitana más de 250 ciudadanos miden la calidad del aire desde sus casas.

Con la instalación de un sensor en forma de nube en alguna de las paredes de sus casas, estos voluntarios se convirtieron en parte del programa Ciudadanos Científicos que promueven el Área Metropolitana y el Sistema de Alerta Temprana de Medellín.

Daniel Suárez Montoya, activista ambiental de la ciudad, fue uno de los últimos en apuntarse al grupo. En su casa de Santa Mónica ubicaron el dispositivo hace dos semanas. “En los dos primeros días la nube marcaba naranja (calidad del aire dañina para grupos sensibles) y el día que se decretó el estado de alerta marcó en rojo (aire dañino para todos los grupos)”, contó Suárez, quien reconoció que por lo general las lecturas de su nube han coincidido con las mediciones de las 21 estaciones de monitoreo del Siata.

Carlos David Hoyos. gerente del Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá, explicó que los sensores de nube fueron creados por el personal a su cargo y que el proyecto nació a finales de 2015 con el propósito inicial de ayudar a la comunidad a entender lo que se está haciendo por mejorar la calidad del aire.

“Empezamos con 11 ciudadanos y este año ampliamos la convocatoria con otros 150 y se presentaron casi 1.000 personas. Los elegidos tienen las nubes y van a talleres. Se han apropiado mucho del conocimiento”, dijo.

Además las redes permiten tener un conocimiento más amplio de la calidad del aire en todos los barrios, por un precio menor. Según Hoyos, cada una de las nubes tiene un costo estimado de un millón de pesos, mientras que cada una de las 21 estaciones de la red oficial puede costar 100 millones de pesos.

“Los sensores son más robustos pero tenemos las nubes calibradas y midiendo las mismas variables y magnitudes”, aclaró el directivo.

Estrategias con datos

Una de las mayores sorpresas que el sensor de calidad del aire -que también mide temperatura y humedad- fue darse cuenta de que a pesar de que vivía en una zona verde, había problemas de contaminación.

“No estoy al borde de una vía principal y hay muchos parques cercanos. Pero al otro lado de la montaña hay unas ladrilleras, entonces estoy pensando si tal vez eso tiene que ver con la contaminación. Yo pensaba que en el barrio la calidad del aire era mejor”, aclaró.

Hoyos reconoció que por lo general -salvo en las contingencias como la de hace una semana- los sensores suelen estar en amarillo o naranja. Y que cuando alguno se dispara y marca rojo o púrpura, es porque cerca hay un incendio, algún vehículo contaminante o una explotación de cantera.

“Ese fenómeno lo hemos visto mucho en sectores como Altavista. En esos casos el Área Metropolitana tiene acceso a al información y la usa como parte de los estudios de campo cuando tiene alguna empresa con procesos sancionatorios en curso”, indicó.

En carros también miden

Además de las 250 nubes y las 21 estaciones de monitoreo, en Medellín hay por lo menos cuatro vehículos con sensores móviles que miden la cantidad de partículas contaminantes presentes en el aire de las vías más concurridas. Tres de ellos son camiones de Emvarias y el otro es un carro eléctrico del Área.

“Ese monitoreo lo estamos haciendo porque queremos saber cómo es la contaminación en las vías, porque ahí está la fuente directa y desde ahí se dispersa a los barrios. Renting Colombia, propietaria de los vehículos, se ofreció para el ejercicio”, dijo Hoyos.

Hasta ahora los sensores móviles han permitido identificar que en los trancones la concentración de partículas contaminantes se eleva.

Pero los resultados completos del monitoreo apenas se conocerán en unos meses. “Estamos consolidando la información y sabremos cuáles son las calles de Medellín con mayores índices de contaminación”, apuntó ..

Contexto de la Noticia

La microhistoria así se crearon las nubes

Los equipos técnicos y de ingeniería del Siata habían creado en el pasado sensores para monitorear los niveles de las quebradas. Un día se propusieron crear uno para el aire, pues era el tema que más interés despertaba en la ciudadanía. Entre los primeros prototipos hubo algunos problemas eléctricos, pero en 2017 se optimizó el diseño y se resolvió el problema. Las nubes funcionan conectadas a redes de wifi y reportan en tiempo real (los datos se consultan en la web del Siata).

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección