Programa de educación, segunda oportunidad para población vulnerable de Medellín

  • Los graduandos del Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación -Cepar-, la noche del viernes 16 de junio, no pudieron ocultar su felicidad por haber logrado cumplir el ciclo educativo, lo que marca un nuevo rumbo para sus vida. FOTO cortesía cepar
    Los graduandos del Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación -Cepar-, la noche del viernes 16 de junio, no pudieron ocultar su felicidad por haber logrado cumplir el ciclo educativo, lo que marca un nuevo rumbo para sus vida. FOTO cortesía cepar
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 20 de junio de 2017

Cambiar de vida para quienes, por distintas circunstancias, ven truncados sus sueños, es posible y lo acaban de experimentar 127 ciudadanos de Medellín que se graduaron como bachilleres, gracias al apoyo que desde enero de 2016 les brindó la Alcaldía, desde la Secretaría de Seguridad y Convivencia.

Entre los beneficiarios del programa, denominado Reintegración Sostenible para un Territorio en Paz, hay excombatientes de los grupos armados en proceso de reinserción, víctimas de la violencia, madres adolescentes, desplazados y varios exhabitantes de calle, todos motivados por lograr una segunda oportunidad y por tener un proyecto de vida digna, que les permita autonomía e, incluso, recuperar sus hogares.

El proceso de captar a los beneficiarios lo lideró el Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación -Cepar-, aliado de la Secretaría de Seguridad y Convivencia.

El paso principal consiste en motivarlos para que culminen sus estudios básicos.

“Como es población vulnerable, se les da la oportunidad de cursar los estudios de básica primaria, básica secundaria y educación media, en los grados 10 y 11”, precisa Jorge Gaviria, asesor del Proyecto de Reintegración Sostenible para un Territorio en Paz.

Para ellos, este primer paso es el impulso vital en el camino de no ver truncadas sus vidas y, por eso, agradecen la oportunidad que les llegó cuando todas las puertas estaban cerradas, incluso las de sus círculos más cercanos.
Testimonios

“Cuando llegué al Cepar estaba en séptimo de bachillerato. Prácticamente nadie creía en mí, se me habían cerrado las puertas. Por ejemplo, en el barrio, donde vendía droga, la gente me vinculaba con cosas que no tenía qué ver, pero tuve un hijo y por él empecé a cambiar de amigos, de ambiente y de mentalidad. Me animé a estudiar”, relata Andrés Córdoba Ruiz, de 23 años de edad, quien se declara gomoso de las matemáticas.

Desde 2014 y a la fecha, un total de 713 personas han concluido su proceso educativo y de reintegración a la sociedad con Cepar; hoy están inscritas 1.304 personas. Semanalmente, cursan estudios, en diferentes ciclos, unas 762 personas.

“Yo lo que más agradezco es la ayuda que me han dado; cuando llegué al programa estaba en noveno grado, tenía 16 años y había desviado mi camino, digámoslo así, por cosas indebidas”, narra Johan Alexánder Londoño Rodríguez, quien ya tiene 18 años y piensa seguir estudios de gestión ambiental. Antes quería ser ingeniero, pero en su ciclo educativo descubrió que lo atraen más los temas de medio ambiente.

Flexibilidad y gratuidad
Otro beneficio que se les da a los inscritos al programa es que quienes son padres, con hijos entre los tres meses y los siete años, reciben apoyo con el cuidaddo de los menores de edad por parte de profesionales del Cepar mientras sus padres asisten a clases.

Dadas las diferentes problemáticas de las personas, el programa ofrece facilidades de elección de horarios. Entre las 7:00 a.m y las 8:00 p.m. Un grado escolar se realiza en tres meses, en 7 jornadas diferentes.

La inversión que realiza la Alcaldía de Medellín en el programa es de $2.300 millones anuales. El proceso formativo es certificado por instituciones avaladas por la Secretaría de Educación. La formación básica primaria y media, por el Colegio Latino; y la secundaria, por el Instituto Pascual Bravo.

“El apoyo lo mantenemos mientras estas personas sigan en la legalidad y no vean la ilegalidad como una opción de vida”, advierte el asesor de Reintegración, Jorge Gaviria.

Contexto de la Noticia

DICEN DE... aún hay cupos disponibles

Para quienes finalizan el ciclo educativo hasta sexto de bachillerato, lo que sigue es la ruta de beneficios que ofrecen las distintas dependencias de a Alcaldía en materia de oportunidades para la población en mayor riesgo. Con el Sena, Sapiencia y otras instituciones se busca que continúen su ciclo de reintegración. Hay cupos abiertos y los interesados deben ir al Centro de Información Juvenil de la Alcaldía, en el sótano de La Alpujarra, para iniciar la inscripción.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección