Valdivia: clases al calor del albergue

  • El albergue de Sevilla tiene divisiones para formar las aulas de clases. Los espacios son amplios, pero falta una mejor ventilación y mejoras en el piso para evitar el polvo. FOTO santiago mesa
    El albergue de Sevilla tiene divisiones para formar las aulas de clases. Los espacios son amplios, pero falta una mejor ventilación y mejoras en el piso para evitar el polvo. FOTO santiago mesa
  • En el refugio de Sevilla, los estudiantes disponen de espacios para jugar y salir a refrescarse.
    En el refugio de Sevilla, los estudiantes disponen de espacios para jugar y salir a refrescarse.
  • En el coliseo, hasta ayer, solo quedaban 8 familias, de las que se espera salgan este fin de semana.
    En el coliseo, hasta ayer, solo quedaban 8 familias, de las que se espera salgan este fin de semana.
  • Los alumnos tienen duchas y unidades sanitarias suficientes para sus necesidades. Fotos santiago mesa
    Los alumnos tienen duchas y unidades sanitarias suficientes para sus necesidades. Fotos santiago mesa
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 28 de julio de 2018
$ 40

mil millones es el monto del convenio Ungrd-EPM para atender la emergencia.

en definitiva

En Valdivia, el mega albergue que construyó EPM para los damnificados no fue ocupado por estos y se convirtió en la sede del colegio de Puerto Valdivia, mientras se mantiene la alerta roja.

Mientras corretea detrás de una pelota por el patio empedrado, intentando ganarles a otros compañeros que buscan el mismo objetivo, atrapar la bola, Esteban Martínez se olvida un poco de las incomodidades que sufre en las nuevas aulas donde recibe clases, desde el pasado 18 de julio, cuando la Alcaldía de Valdivia decidió reanudar el calendario escolar tras más de un mes de cese luego de que se desatara la emergencia de Hidroituango.

A sus once años y estudiante de grado 6°, Esteban no se queja y prefiere considerar que es mejor estar en clase que en su casa: “Todo es cómodo, lo único maluco es el calor”, afirma y corre a seguir el juego con sus compañeros de la Institución Educativa Rural Marco A Rojo, de Puerto Valdivia, el corregimiento que mayor número de damnificados suma por Hidroituango.

Son más de 1.000 estudiantes desde preescolar hasta grado 11 los que se han trasladado a este lugar, conocido como el albergue de Sevilla, construido por EPM para alojar a las familias damnificadas y evacuadas del Puerto, que andaban dispersas en 6 albergues temporales y se pretendía concentrarlas en este sitio, que fue dotado con muchas más comodidades, como baños, patios, carpas individuales, zonas de comida y espacios para las mascotas, entre otros.

Pero al final, ninguna de las 2.544 familias (entre evacuados y damnificados) quiso ocupar este espacio y el mismo se aprovechó como escenario educativo. El rector del Marco A Rojo, Fernelix Palacios, reconoce que aunque el albergue no es más cómodo que la sede de su colegio, tiene condiciones para estudiar.

“Este tema se socializó con las familias, los maestros y las distintas autoridades y se concluyó que acá se podían reanudar las clases”, señala el educador, aunque admite que el calor es una incomodidad que deben soportar los niños y los profesores.

Una maestra comenta que, por el sofoco, “nos toca dejar salir a los muchachos en cada intermedio de clase a que tomen aire; el piso también bota mucho polvo”, explica.

Otro tema que necesita más logística es el transporte de los escolares desde las veredas de Puerto Valdivia, pues aún no está cubierto el servicio para todos, señala la secretaria de Gobierno de Valdivia, Ana María Uribe: “Necesitamos que EPM nos suministre más vehículos y que mejore la ventilación”, sentencia Uribe.

Solo 8 familias en albergue

La agitada cotidianidad que vivió Valdivia desde el 16 de mayo, cuando se decretó la alerta roja, ha cambiado y hoy vive casi en normalidad. Esto gracias a que la mayoría de familias se han autoalbergado (ocupan casas) con los apoyos económicos por $1’100.000 y $1’300.000 que les entrega EPM a través de la Ungrd -Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres.

“Hay 235 familias siniestradas del 12 de mayo (cuando se desbordó el río Cauca), que perdieron todo y serán indemnizadas, y 2.544 evacuadas a las que se les da apoyo económico y kit de alimentación, tomando como base el RUD (Registro Único de Damnificados) que fue definido por la Alcaldía”, explica Miriam Trujillo, directora del programa Aldeas de EPM y delegada para atender a los afectados y damnificados.

En el momento, solo quedan 8 familias albergadas en el coliseo, las cuales es probable que al finalizar esta semana estén en autoalbergues.

“No se puede negar que en una casa uno pasa mejor, al principio me tocaba con miles de familias, había que hacer fila para lavar, pa’l baño y la convivencia era difícil”, cuenta Berta Pérez, autoalbergada en una casa cerca del parque.

Varias madres de familia, como Omaira Osorio y Sandra Meneses, se quejan por las demoras en los pagos.

“El problema es que yo perdí todo, el río se llevó mi casa, y mi hija, que estudia en 11, no tiene ni uniforme, nosotros quedamos sin nada”, denuncia Omaira.

La delegada Trujillo admite que hay demoras para los pagos en el banco, porque se hace necesario validarlo con las listas del RUD, el PMU (Puesto de Mando Unificado de Valdivia), el fondo de inversión y la Fiduprevisora en Bogotá, lo que retrasa la tarea.

“Estos son recursos públicos y todo es auditado y no puede haber equivocaciones”, subraya Trujillo, pero recalca que a toda familia que tenga derecho al apoyo económico se le garantizará, así haya retrasos.

Contexto de la Noticia

Paréntesis 265 buscaron otro refugio

Además de los albergados y los autoalbergados, hay 265 familias que ocupan albergues espontáneos. Estas son familias que por no estar en la zona de riesgo, cercana al río, sino en las zonas de montaña de Puerto Valdivia, se quedaron cerca a sus casas, pero adecuaron espacios que les sirve para albergarse. A este grupo se le ayuda con elementos de infraestructura para dotar sus albergues y también se les entregan mercados cada 13 días. La secretaria de Gobierno de Valdivia admite que hay familias que no quisieron salir de sus casas a pesar del riesgo. La campaña para que desalojen sigue.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección