La estigmatización como disparador del matoneo

baby-sitter-1249396_1920

La semana anterior se expuso el problema del matoneo desde la nutrición y particularmente el problema de obesidad como su detonante. El año anterior la Academia Americana de Pediatría AAP publicó unas guías y por consiguiente una postura para enfrentar el problema del sobrepeso y la estigmatización de la obesidad precisamente para tratar este flagelo y consecuentemente prevenir los problemas de aislamiento social y matoneo al que son sometidos niños y adolescentes en todo el mundo.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional ENSIN 2015 el 24.4% de los niños en edad escolar tiene exceso de peso. Los efectos negativos para la salud son bien conocidos, pero igualmente debemos enfocar que el riesgo de estigmatización asociado al peso puede tener efectos devastadores en los niños especialmente por discriminación.

La estigmatización por si misma puede producir ingesta de tipo emocional, aislamiento social, disminución de la actividad física, evitación de los servicios de salud y por lo tanto producir más ganancia de peso. La victimización a la que son sometidos los niños, no solo se da en los colegios como única fuente, sino que en muchas ocasiones proviene del mismo hogar y de los padres de los niños.
En ese sentido las recomendaciones de la AAP hacen un llamado a todos los involucrados en el cuidado de los niños como son los padres, maestros, cuidadores y personal de salud que cambiemos nuestro lenguaje y no nos refiramos a los niños como el gordito sino a el niño con obesidad o con un peso no saludable. Investigar y averiguar la presencia de matoneo que se puede evidenciar por la baja autoestima, el pobre desempeño escolar, la ansiedad y la depresión.

Las cifras muestran que el 71% de los casos de matoneo es en niños con sobrepeso. Todos somos responsables, pues los estudios muestran que los maestros tienen bajas expectativas de los estudiantes obesos, el 70 % de las películas infantiles estigmatizan el sobrepeso y el personal médico tiene poca credibilidad de los pacientes con exceso de peso.

• Por lo tanto debemos evitar estigmatizar porque aísla socialmente y profundiza el problema del sobrepeso.
• Debemos hablar diferente al referirnos al peso.
• Tenemos que convertirnos en motivadores y modelos de los niños para mejorar sus condiciones de salud.

Empecemos todos los implicados en el cuidado y educación de los niños para cambiar la actitud, el lenguaje y el acompañamiento de ellos para prevenir la aparición de este tipo de problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>