No comas cuento

IMG_20171112_093939

Estoy totalmente de acuerdo en que se deben proteger los niños de la publicidad que incita el consumo de alimentos altos en calorías y bajos en nutrientes. A pesar de haber expedido una ley sobre la obesidad en Colombia, es muy poco lo que se ha regulado para poder alcanzar sus buenos deseos. Es más, ya está avanzado el año 2017 y aún no disponemos de un informe serio acerca de la encuesta nacional de nutrición ENSIN 2015. Y probablemente al evaluar sus resultados y sus metas poco ambiciosas comparadas con las encuestas de 2005 y 2010, seremos testigos de unos resultados similares, sino peores.

 Orientemos una alimentación saludable, seamos ejemplo para nuestros hijos.

Tuve la oportunidad de escuchar al Alcalde de Nueva York en un Congreso Americano de Obesidad en Atlanta unos años atrás, acerca de su experiencia en la generación e implementación de políticas para la reducción de bebidas azucaradas en su ciudad y los resultados obtenidos. Fue algo extraordinario y digno del aplauso en píe de todo el público. Pero necesitamos de dirigentes comprometidos y que crean en realidad que es posible realizar un cambio. ¿Será que nuestros dirigentes no tienen familia, hijos, nietos? ¿Están en realidad interesados en la salud y bienestar de su familia?

Hace más de año y medio hubo un compromiso para que no se expendieran bebidas azucaradas en las escuelas y hoy sigo viendo que esa oferta continúa. No deja de ser un titular de prensa que pronto cae en el olvido.

Es por eso que nosotros como padres debemos empoderarnos de este control. Un niño puede estar expuesto muchas más horas a una pantalla de televisión que a un aula de clase. No podemos dejar la educación en mano de la televisión, que en realidad no está aportando absolutamente ningún contenido educativo. Tenemos que ser demasiado selectivos en la oferta de la parrilla de programas para obtener algo decente. Tenemos que acompañar a nuestros hijos en esos momentos, pues existen estudios que los más pequeños no hacen diferenciación del programa que están viendo y de la publicidad. Es nuestro deber salir con nuestros hijos al aire libre y practicar actividades lúdicas y ejercicio para evitar su exposición a largas horas de pantalla que solo le dejarán como consecuencia una obesidad, una hipertensión y una diabetes a temprana edad.

No esperemos que expidan leyes bellas en el papel sin ninguna aplicación real. Actuemos. Orientemos una alimentación saludable, seamos ejemplo para nuestros hijos. Hagamos pequeños cambios en nuestro entorno para generar aquello que nosotros queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>