Preparación para la Programación Fetal

Ya se discutió la importancia de la Programación Fetal como factor determinante en la prevención primaria de enfermedades cronicas no transmisibles que incluye la diabetes, la hipertensión, la obesidad y ciertos tipos de cáncer además de otras enfermedades como lo son los problemas alérgicos.

Cuando una pareja decide quedar en embarazo se deben preparar ambas partes desde un tiempo prudencial previo para llegar con el mejor estado de salud. Tenemos entonces que conocer con antelación el Indice de Masa Corporal (IMC) de ambos con el fin de conocer si hay problemas de peso, es decir, si hay bajo peso, peso saludable, sobrepeso u obesidad. La fórmula del IMC se obtiene de dividir el peso en kilogramos sobre la estatura (talla) en metros al cuadrado:

IMC= PESO (Kg)/ TALLA (m2)   Ejemplo: Mujer de 60 Kilos con 1.65 de estatura tiene un IMC= 60/1.65X 1.65= 22.03

IMC menor 18.5 18.5- 24.9 25- 29.9 mayor 30
Clasificación Peso Bajo Peso Saludable Sobrepeso Obesidad

Si estamos frente a un peso bajo, se puede presentar infertilidad y si se da el embarazo, la madre no tendrá suficiente reservas para aportar a su bebe para que este crezca saludable. El estado nutricional, el peso y la talla de la madre son determinantes y se correlacionan con el peso y la talla al nacimiento. Entonces aquellas futuras madres que tengan un peso bajo, deben buscar la asesoría profesional para la ganancia de peso. Como recomendación se debe aumentar la densidad calórica de los alimentos, esto es en el mismo volumén o cantidad al que está acostumbrada a comer, debe aumentar el aporte calórico. Esto se consigue por ejemplo consumiendo queso adicional en las comidas, tomar alimentos gratinados, agregar aderezos con aceites, consumir dulces como postres, utilizar las cremas de chocolate para untar, la mantequilla de maní, en fin hay deliciosas alternativas para ganar peso incluyendo el yogurt que ahora viene en pequeñas porciones bebibles. Recomiendo además consultar para definir deficiencias y encontrar aquellos suplementos nutricionales que sean adecuados para cada persona.
Las mujeres que tengan un peso saludable no tienen ningún inconveniente en iniciar el embarazo, pero si es fundamental el consumo de acido fólico, esto no solo aplica para las mamas de peso saludable, sino para cualquier embarazo, pues su consumo evita la aparición de defectos del desarrollo del tubo neural del bebé. La recomendación es tomar este suplemento en capsulas 3 meses antes de buscar la gestación, ya que su requerimiento es fundamental en las 8 primeras semanas de embarazo. Se puede aumentar el consumo de trigo, naranja, vegetales verdes, leguminosas y carne que son ricos en acido fólico, aunque se absorbe muy bien el que viene como medicamento.


La obesidad también se ha asociado a infertilidad por el aumento en la producción de testosterona. Por esta razón es importante la reducción de peso antes de iniciar un embarazo, incluso hay estudios que reportan aumento de los defectos en el tubo neural en los bebes de madres obesas incluso en aquellas con consumo adecuado de acido fólico. Si tenemos en cuenta que en promedio se gana entre 12 y 16 Kg en un embarazo, para una madre con sobrepeso u obesidad esta situación viene a empeorar su salud y a dificultar la reducción de peso en el postparto, dejando a la madre en riesgo de presentar enfermedades asociadas al sobrepeso como diabetes, hipertensión y ciertos tipos de cáncer. De igual forma limitar de una manera dramática la ganancia de peso en el embarazo puede ser contraproducente y no existe una guía exacta de cuánto debe ser el aumento esperado de peso, entonces al tener una alimentación restrictiva, el bebe se verá privado de algunos nutrientes y esto producirá riesgo en su normal desarrollo. La consigna es programar con tiempo la gestación, para encontrar el peso adecuado para iniciar la misma.
En términos generales la dieta debe incluir frutas y verduras como fuente de antioxidantes, escoger variedad de colores donde se encuentren todos como son los verdes oscuros, claros, amarillos, naranjas, rojos y morados. De esta forma además de los antioxidantes tendremos una alimentación rica en fibra. La fibra es fundamental para la buena salud pues ayuda a bajar los niveles de azúcar de los alimentos, compite por la absorción del colesterol y por lo tanto contribuye para su reducción, aporta saciedad, limitando el consumo exagerado de alimentos y favorece el tránsito intestinal evitando problemas digestivos. La fibra al brindar salud digestiva mejora las condiciones del intestino, donde se producen la Inmunoglobulina A, que es la primera línea de defensa del organismo. Otra recomendación es limitar la ingesta de grasas saturadas (frituras, grasas de origen animal, grasas trans) para alcanzar un buen control del peso. Si recomiendan aceites vegetales, fuentes de omega 3 como las nueces, pescados  como el salmón y atún, pues estos hacen parte de una alimentación saludable.
Los futuros padres también deben iniciar este tipo de alimentación, ambos, padre y madre deben limitar el consumo de alcohol, abandonar el tabaquismo y el consumo de sustancias psicoactivas, pues este tipo de sustancias produce alteraciones fetales. La realización de actividad fisca regular, 180 minutos por semana distribuido en diferentes días ayuda al buen estado físico y al menos a controlar el peso y no ganar más. Si el objetivo es perder peso se debe superar esta cifra.
En términos generales están son las recomendaciones para una adecuada programación fetal desde el comienzo. No se limita al periodo previo al embarazo, sino que debe continuar con mayor adhesión durante el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>