El embarazo en una madre vegetariana

Cuando algún paciente me consulta para una asesoría para ser vegetariano, siempre le pregunto acerca de la motivación para realizar esa práctica. Es muy importante la motivación y los argumentos para ser vegetariano, pues de eso depende el éxito y la plena realización.

Si ya es un reto para cualquier persona convertirse al vegetarianismo, como será para una madre gestante. Recientemente acompañé en el proceso previo al embarazo, durante y después del embarazo a una madre que tiempo atrás había decidido ser vegetariana.

En primer lugar considero que el vegetarianismo es un estilo de vida y como tal se debe respetar a cada individuo en su elección. Mi misión como médico es brindar acompañamiento y asesoría a las personas que me lo pidan. No entro a juzgar y más bien ayudo a que alcancen su meta con el mayor éxito posible. Igualmente aclaro que al iniciar un embarazo no es precisamente el momento para cambiar el estilo de vida y optar por una dieta vegetariana.

En el caso de mi paciente, ella ya venía desde hace unos cuatro años cambiando su hábito alimentario y se decidió por una alimentación ovolactovegetariana, es decir, incluía alimentos como la leche y sus derivados además de huevo. Esto la diferencia de los veganos, que no consumen ningún tipo de proteína animal.

Continuar leyendo

Huesos sanos en cuerpos sanos

La salud ósea es uno de los aspectos más importantes de la vida pues depende de la nutrición que se reciba en los primeros años de vida y de los hábitos nutricionales que se lleven después de esta etapa.  Para comenzar enfatizo la importancia de un consumo adecuado de calcio durante la gestación, pues las demandas del bebe en crecimiento deben ser cubiertas, para que la madre no presente una deficiencia posterior, ya que si un  feto en crecimiento no recibe calcio de la dieta materna lo va a obtener de los depósitos que tenga la madre. Vemos entonces como el binomio madre hijo tienen unos requerimientos aumentados y por lo tanto es importante dar un suplemento a la madre en gestación. El estado nutricional de la madre refleja el del bebé y es por eso que también la madre en embarazo debe recibir suplemento de vitamina D que es fundamental para el metabolismo del calcio y fijarlo a los huesos.
En los primeros años de vida la deficiencia de vitamina D se manifiesta como raquitismo que se caracteriza por una debilidad en los huesos que lleva a producir malformaciones en los mismos. La vitamina D es escasa en la naturaleza y por lo tanto se debe recibir en suplementos que están en las fórmulas de leche maternizadas y la fuente primordial que es la exposición al sol para que nuestro organismo la sintetice. Aquellos que solo reciben leche materna garantizan su aporte por la luz solar y la dieta (alimentación) de la mama.

La época clave en el metabolismo del calcio y la realización de los depósitos del mismo en los huesos es entre los 10 y los 18 años de edad. Es decir, en la época de crecimiento rápido de los huesos y la terminación de su crecimiento alrededor de los 16 años en las mujeres y los 18 años en los hombres. Es en este momento donde los requerimientos de calcio son mayores y donde la dieta debe ser rica en este mineral. Se recomienda entonces tener una alimentación que contenga lácteos y sus derivados, vegetales verdes, soya y si es del caso también consumir un suplemento de calcio, pues de acuerdo a las encuestas nutricionales realizadas en nuestro país, las dietas son deficientes en este nutriente. Cobra importancia la realización de actividad física, ya que esta estimula la producción de hueso y por lo tanto garantiza la fortaleza de los huesos. Igualmente se recomienda la disminución de la ingesta de bebidas gaseosas tipo cola específicamente, ya que estas alteran la absorción del calcio y son responsables de unos huesos frágiles en el futuro.

Continuar leyendo

Programación Fetal

Cuanto tiempo ha dedicado a preparar una fiesta de matrimonio o cualquier otra fiesta? Cuanto le ha dedicado a planear sus vacaciones o la compra de un carro, una casa, inclusive un teléfono?

Siempre cuidamos mucho nuestros pasos y nos preparamos adecuadamente. Pero para el acontecimiento más importante de la Vida que es el nacimiento no nos preparamos como debemos. Tal vez si sabemos quién será el médico, incluso sabremos cual es la clínica, pero no tenemos en cuenta cómo debe estar nuestro cuerpo y el de nuestra pareja para iniciar un embarazo.

En el Congreso de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica tuve el privilegio de asistir a diferentes conferencias del Dr. Alan Lucas, quién es una autoridad mundial en nutrición infantil. En su charla evidenció por medio de sus estudios de más de treinta años de experiencia que la lactancia materna exclusiva comparada con la lactancia con leche de fórmula es superior y ayuda a la prevención de diabetes, hipertensión, obesidad, dislipidemias y alergias.

 El crecimiento temprano de acuerdo al Doctor Lucas es crítico para el resto de la vida y el resultado se verá a largo plazo. Entonces la lactancia materna exclusiva durante 6 meses ha demostrado la reducción de las enfermedades cardiovasculares en un 25% y la mortalidad total en 14%. El concepto de la nutrición temprana va mucho más allá y podemos hablar de programación fetal. Esto quiere decir que desde la preconcepción podemos mejorar el estado nutricional de los futuros bebes y estamos previniendo la aparición de las enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, que son responsables de el mayor número de muertes por enfermedad a nivel mundial. La relación de un estado nutricional pobre en la madre se traduce en un peso fetal bajo y este se asocia a una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

 El estado nutricional de ambos padres es fundamental para una buena salud del recién nacido. Debemos prepararnos de la mejor manera posible, teniendo hábitos saludables, suplementar el acido fólico en la madre, esto es preparar el nacimiento de nuestros hijos como el máximo acontecimiento de nuestras vidas, y si le vamos a brindar salud, le estamos dando el mejor regalo, todo esto sin costo alguno.

Cuánto peso se debe ganar en el embarazo

El factor determinante del peso del embarazo es el peso previo al embarazo. De esta manera se puede construir la meta  de cuanto peso es saludable ganar.  Para construir esta meta tenemos en cuenta el Índice de Masa Corporal (IMC) que es una operación que tiene en cuenta el peso y la talla de la persona y la clasifica en peso bajo, peso saludable, sobrepeso y obesidad.

IMC Menor 18.5 18.5- 24.9 25- 29.9 Mayor 30
Peso Bajo Saludable Sobrepeso Obesidad

Entonces para una mamá que tenga un  peso bajo debe ganar entre 13 y 18 Kg, para un peso saludable entre 11.5 y 16 Kg, para un  sobrepeso entre 7 y 11.5 Kg y para las madres obesas no debe superar este aumento los 7 Kg al final del embarazo. El aumento se debe a la sumatoria del peso del bebé, la placenta, el cordón umbilical,  el líquido amniótico, el útero,  los senos y la grasa corporal. Sin contar los senos y la grasa corporal así como el aumento del volumen de la sangre se tienen ya 6 Kg. De ahí radica la importancia de llevar los controles prenatales y de esta manera vigilar entre otros factores, el peso. Continuar leyendo