Chevrolet TrailBlazer 2013: Presentación y prueba en Rionegro

GM Colmotores sigue expandiendo sus tentáculos en los principales nichos de mercado y ahora va por una tajada cada vez más jugosa, la de las SUV 4X4 provenientes de Tailandia, como el conjunto que proponen Toyota con sus Fortuner y Mitsubishi con la Nativa, incluso, pretenden hacer un hueco en el botín que obtiene la Prado TX, líder del segemento en mención. La elegida es la TrailBlazer, que recien desembarca en nuestras tierras con algunas interesantes características para meterse en semejante lodazal. Vamos a conocerlas*.

El nombre TrailBlazer no es nuevo en nuestro mercado, pues GM lo utilizó en una camioneta que llegó entre 2003 y 2007 proveniente de los Estados Unidos y que fue descatalogada ya de su portafolio. En esta nueva versión, la TrailBlazer está basada ahora sobre la pick up D-Max, que ya no se llama D-Max sino Colorado (como otra camioneta que ya no existe) y que tal vez llegue muy pronto por estas tierras.

Esta camioneta, ensamblada en la planta de GM en Rayong, Tailandia, es una 4X4 de las de verdad. No está catalogada como SUV light ni viene con transmisión sencilla (por lo menos a Colombia). Cuenta con una serie de ayudas electrónicas que la hacen apta para circular por terrenos muy rotos y/o quebrados con el mayor aplomo y tiene un comportamiento dócil y predecible en carretera, cumpliendo la filosofía de “cargue cualquier cosa, vaya a cualquier parte”, con la que fue presentado este vehículo en el Auto Show de Bangkok.

La cabina tiene acomodación para 7 pasajeros en tres filas de asientos y estás propulsada por un motor denominado Duramax, un turbodiesel de geometría variable, 4 cilindros y 2.8 litros de desplazamiento con 174 caballos y un destacable torque de 470 Nm que va acoplado a una caja automática secuencial de 6 velocidades (versión LTZ) o mecánica de 5 relaciones (LT). Este motor puede durar unos 240 mil kms. sin reparaciones mayores, según los ingenieros de GM.


Durante el lanzamiento de la TrailBlazer, en Rionegro, tuvimos la oportunidad de probar la versión LTZ con caja automática. La presencia de esta SUV delata su claro enfoque a competirle a la Fortuner de Toyota. En ciertos ángulos resulta muy parecida a la japonesa, por lo cual no será precisamente una referencia en diseño.

Al abordar la camioneta encontramos una mezcla entre SUV de lujo y un vehículo de trabajo. Las sillas, con cuero, tienen una buena ergonomía y es fácil para el conductor encontrar una posición ideal de manejo, pues tiene regulación eléctrica y se gradúa en altura. Los materiales de puertas y tablero son en plástico duro, con buena presentación (podría ser mejor), que deben aguantar bien el trajín al que puede verse sometido un vehículo de estos, con clara vocación off road, pues tiene el chasis independiente de la carrocería.

El tablero tiene una clara inspiración en el Camaro, con relojes de fondo azul aguamarina y marco cuadrado con agujas rojas e iluminación mediante luces LED. También hay computador para medir consumos y distancias. La consola central tiene una curiosa disposición de los mandos, pues forman un círculo donde van todos los botones de la climatización automática delantera y trasera. El radio y el Bluetooth pueden operarse desde mandos ubicados en el timón, que también está forrado en cuero. La perilla para conectar la doble transmisión y el bajo va tras la barra de cambios.

La acomodación es para siete personas en la disposición 2+3+2. Las 2 filas traseras son abatibles y dejan el piso plano para cargas voluminosas, pues hay 1.830 litros disponibles (205 con las sillas operativas), además, hay 34 lugares distribuidos en cabina para acomodar objetos. La visibilidad es buena, normal para este tipo de vehículos y no hay grandes obstáculos para ver hacia atrás, aunque no sobran los sensores de parqueo como opción a considerar. La dirección, de buen tacto, es regulable en altura.

Prueba de asistencias electrónicas Chevrolet TrailBlazer

La rumorosidad del motor Duramax es tolerable aunque podría ser más silencioso, como el D4-D de Toyota, que es la referencia en el segmento. La TrailBlazer arranca bien desde cero, se le siente el buen torque de 470 Nm en toda situación. La caja va desgranando los seis cambios a buen ritmo y yo diría que hasta se hace innecesario el uso del modo secuencial, que la marca llama “Tap up / Tap down” y se opera mediante un botón en la palanca, pues las relaciones están muy bien calculadas. Igual, esta Chevrolet no está diseñada para grandes velocidades ni para piques de semáforo. La suspensión, independiente adelante y multibrazo atrás, la ponen del lado de la suavidad en pistas asfaltadas, aunque a veces se bambolea más de la cuenta. La marca dice que con este motor se pueden lograr rendimientos aproximados de 40 km. / gal. en ciclo mixto (ciudad/carretera).

Prueba off road Chevrolet TrailBlazer

Cuando incursionamos en terrenos aptos para el off road, la TrailBlazer se siente totalmente a gusto, pues sus ayudas electrónicas y la posibilidad de conectar el bajo mediante una simple perilla en la cabina (incluso en movimiento), la convierten en un auténtico carro de trabajo.  La camioneta, con un ángulo de entrada de 32 grados y de salida de 22,  pasa por caminos hundidos, pantanosos, inclinados, de tierra o mojados con toda seguridad pues un arsenal de asistencias se encarga de garantizar la superación segura de cualquier dificultad geográfica. Entre lo más destacable del equipamiento de esta versión LTZ encontramos frenos de disco en las 4 ruedas con ABS y EBD, un par de airbags frontales, apoyacabezas en todos los puestos, anclajes Isofix para sillas infantiles, rines de 18 pulgadas,  control de frenado en curva, de estabilidad, de tracción, de ascenso y descenso en pendientes, lo cual le permite detenerse en las más empinadas cuestas y reanudar la marcha “sin despeinarse”.

Esta TrailBlazer justifica entonces su precio de 122,9 millones de pesos (114,9 para la LT) por el nivel de equipamiento que lleva, la capacidad off road que tiene y la capacidad de carga y pasajeros en una dimensiones contenidas. Esta camioneta solo se venderá en 10 concesionarios autorizados de la red Chevrolet en todo el país.


La ficha completa de la Chevrolet TrailBlazer puede verse en nuestro portal web http://automovilescolombia.com/vehiculos/chevrolet/trailblazer

*Asisitimos a la presentación de la Chevrolet TrailBlazer en Rionegro por una cordial invitación de GM Colmotores

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

4 comments

  1. andres   •  

    Cada vez los carros son mas parecidos entre si. chevrolet no tiene identidad de marca. Miren la Durango, eso si es una camioneta.

  2. Gustavo   •  

    Sigo esperando la nueva Pick-Up Colorado plataforma sobre la cual esta hecha esta nueva Trail Blazer, ya estaba perdiendo las esperanzas de que la trajeran a pesar de que FORD con su nueva Ranger, Mitsubishi con la Sportero High Power y la tradicional Toyota Hilux se devoran el mercado de las Pick-up medianas pero con su comentario “y que tal vez llegue muy pronto por estas tierras” Me ha devuelto algo de esperanza.

  3. Oscar M   •  

    Es un muy interesante utilitario deportivo, un verdadero 4×4 como pocos hoy en día. Es una lastima que en una gama de este nivel el vehiculo no venga lleno de air bags sino con tan solo dos frontales cual carro básico de alrededor de 30 millones. Un ahorro injustificable para quienes queremos disfrutar de un SUV de estos en familia y que queremos sentirnos completamente seguros frente a cualquier eventualidad. Debería GM replantear rápidamente esta debilidad.

  4. Carolia   •  

    Pues a mi me toco bailar con la fea, hace 1 mes compre una de estas, y lleva 15 días en el taller. con 15 días de comprada, me dejo tirada en plena vía nacional, a 500 km de mi casa. la razón del concesionario ” se le daño la batería, por que el modulo, que es el computador del carro esta malo”…como si eso fuese normal!!! el concesionario lo arregla, pero yo perdí toda mi confianza en este carro y en esta marca..me quedo con mi Nissan x-trail.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>