Kia Picanto 2018: Presentación y prueba en Santiago de Chile*

 

 

Kia Picanto-226

Con más de 60.000 unidades comercializadas en nuestro país desde 2011, el Picanto es la niña de los ojos de Kia en Colombia. En esta parte del continente es donde más ejemplares del pequeño de la casa coreana se facturan, cifras ayudadas en parte por la aceptación de este carro en el mercado de taxis. Por eso, era tan importante para la marca trasladar un nutrido grupo de periodistas colombianos a las magníficas tierras del sur del continente, a Chile y su sorprendente capital, Santiago. Allí se hizo el lanzamiento para Sur, Centroamérica y el Caribe de la tercera generación del Picanto (Morning en otros mercados). Estas son nuestras impresiones.

 

efe24fda4121363750e2c144198a53d8

El Picanto, un carro que está en el mercado desde 2004, llegará en su edición 2018 a nuestras vitrinas en abril para batirse con sus rivales, el Hyundai i10, el Chevrolet Spark, el Volkswagen Cross Up!, el Nissan March y el futuro Renault Kwid. La primera gran noticia es que todas las versiones equiparán  doble airbag y frenos ABS, como lo exige la ley que entrará por fin en vigencia en Colombia. El segundo cambio apreciable es la incorporación de la pantalla flotante FES (centro de entretenimiento lo llama Kia), característica inédita en modelos de este segmento.

Kia Picanto-242

Si bien conserva las mismas medidas exteriores, ha crecido la distancia entre ejes (+15mm), lo cual redunda en mayor sensación de amplitud  y en un aumento del maletero en un 28%, según datos de la marca al crecer 10 mm el voladizo trasero, aunque a simple vista esta característica no se nota tanto si lo comparamos con el modelo actual. En el apartado mecánico, del que hablaremos más adelante, se conservan las motorizaciones MPI de 1.0 y 1.25 litros con la caja manual de 5 velocidades o automática de 4 en opción.

Kia Picanto-289

Externamente, este nuevo Picanto tiene una marcada semejanza con la actual generación del Rio, sobre todo en la zona frontal, con unas luces cada vez más afiladas hacia los laterales, las rejillas inferiores verticales, los nuevos rines entre 13 y 15 pulgadas, el pilar C más ancho y la parrilla Tiger Nose adquiriendo un mayor protagonismo.

49048eb756caf434020bd96a7b5bb7f6

Al interior es donde se aprecia con mayor nitidez el salto en percepción de calidad. El diseño del tablero es muy senejante al de gamas superiores y prima la sobriedad, con líneas de efecto cromado, grandes salidas verticales de aire y una correcta ubicación de los mandos. La pantalla de 7″ acrecienta el aire “aspiracional” de este nuevo Picanto. Incluso, a Colombia llegará con una versión mejorada y más completa que la que trae de dotación el carro para otros mercados, con un sistema flotante táctil de 9″ y operable desde el volante. En el cuadro de instrumentos, el computador de consumos y distancias es más completo y legible y en la consola hay un mayor espacio para acomodar celulares y los conectores períféricos como Aux y USB son legibles y fáciles de encontrar. Los parasoles tienen espejo para conductor y pasajero y el volante, con mandos para radio, telefonía y funciones del computador, es regulable en altura.

kia-picanto-ja-interior-06-w

Pantalla versión para Colombia

La posición de conducción se mejoró gracias al mando que modifica la altura del asiento. El espaldar ya tiene las cabeceras separadas y nuestra  unidad venía con las sillas en una tela  color indigo bastante vistosa y que tal vez no llegue a nuestro mercado, aunque estará disponible en opción la cojinería en cuero o cuero-vinilo. La sensación de amplitud interior se conserva y tal vez es mayor por el diseño de los elementos que lo componen, la consola central está más elevada y se aprecia una mayor luminosidad, repetimos, digna más de un compacto que de un segmento A.

kia-picanto-ta-interior-01-w

Atrás es muy conseguido el espacio para las piernas, cada puesto tiene su apoyacabezas y la altura al techo es correcta para personas incluso de 1,80 o por ahí. El  espaldar ahora está más reclinado (27 grados). El maletero, si bien creció en capacidad (255 litros), sigue siendo justo para nuestras preferencias. Los asientos son abatibles en proporción 60/40 para aumentar la carga a 1.100 litros y vienen con anclajes ISOFIX para sillas infantiles.

kia-picanto-ta-interior-02-w

Hay varias mejoras en el equipamiento que vale la pena destacar, como un sistema ahorrador de batería que apaga las luces después de 30 segundos cuando se cumplan dos condiciones: remover la llave del encendido y abrir y cerrar la puerta del conductor. Todas las versiones tienen exploradoras de proyección y spoiler trasero con tercer stop. Las versiones 1.25 litros contarán además con vidrios posteriores y espejos retrovisores de accionamiento eléctrico.

Las ediciones de mayor equipamiento tendrán el vidrio del conductor de un solo toque con sistema antiaprisionamiento y control de las 4 ventanas desde la puerta, luces de posición diurna DRL con farolas de encendido automático y espejos abatibles electricamente con direccionales incorporadas.

En Marcha

655b3aeb93d9a8c973e1c67193a26c31

El arranque de este Picanto 1.0 que nos tocó en suerte es por botón, que se activa cuando se acerca el mando que hace las veces de llave. También el carro que usamos llevaba la caja automática de cuatro marchas y 6 airbags. Es decir, una versión que no está contemplada para nuestro mercado y que de hecho es muy rara, pues no está anunciada ni para América ni para Europa. Es más, el carro tenía una matrícula provisional, lo cual indica que será reexportado a Corea.

2383acfa892d2b9fb176855408d36996

El inicio de la marcha es comedido. En primera instancia sorprende la suavidad de rodaje, poco vista en modelos del segmento A. Hay una mejora en la insonorización, pues es difícil apreciar que es un tricilíndrico, con su particular sonido. En carreteras planas y cerca del nivel del mar, la caja actúa sin ningún reparo, casi de manera imperceptible, como una CVT  y este Picanto, con 67 caballos, se atreve en las vías abiertas logrando cruceros de 140 km/h, que es casi su velocidad tope (145 km/h), pero sin subir molestamente de vueltas ni tornar incómoda la marcha. No se aprecian vibraciones ni inestabilidad, en parte por el buen reglaje de las suspensiones, independiente Mc Pherson con amortiguadores de gas y barra estabilizadora adelante y barras de torsión mejoradas atrás. La distancia entre ejes más larga también puede influir en esta sensación al igual que la reducción de peso de 23 kg. en la carrocería. Es como lo que se hizo con el primer Mini hace 58 años, al poner las ruedas en los mayores extremos en cada costado de la carrocería, lo cual redundó en una estabilidad remarcable.

76a22f95b91340c2101e8ff1a1f1bd3b

Kia dice que la dirección, que de por sí era buena, ahora ha mejorado su relación en un 13% para mejorar la respuesta y reducir vueltas. No es muy apreciable el cambio pues el comportamiento anterior, como ya dijimos, era muy destacable. Tal vez, se tiene una menor percepción de flotabilidad y es menos artificial, lo cual redunda en una mayor sensación de dominio sobre el carro.

Kia Picanto-290

En sobrepasos, o cuando hay una exigencia fuerte, es cuando se hace justa la potencia y cuando hay que optar por mover la caja en tercera y segunda velocidad. Hay que calcular muy bien los tiempos y distancias para no llevarnos un susto. Para viajes largos y en carreteras como las nuestras, lo mejor será apelar al motor 1.25, que va más suelto en toda circunstancia. Los frenos, con ABS y EBD, no tienen reproche alguno pues este es uno de los puntos fuertes del Picanto desde la anterior versión, aun sin equipar este tipo de ayudas.

Kia Picanto-270

En la carretera en la que probamos este carro (Ruta 78, Autopista El Sol, vía Santiago – Isla Negra) no pudimos comprobar el comportamiento de las suspensiones en baches o irregularidades, pues estas son mínimas y nos hubiera gustado saber cómo reaccionan en este nueva plataforma, pues una de las mayores quejas del anterior Picanto es la sequedad de la resortería, ayudada por una llantas que no prestan mucha ayuda a la comodidad general.

El consumo, en unos 250 kms. de recorrido por vías planas, abiertas y entre 590 y 0 metros sobre el nivel del mar, fue de 62 kms. / gal en promedio

En conclusión

bf271fbd065502cc4de48aa776971750

Esta tercera generación del Kia Picanto presenta una mejora en la percepción de calidad general, una mayor dotación inicial de equipamiento, mejor insonorización y una actualización en la comodidad general de marcha. Si bien su precio en Colombia se ve penalizado por la carga impositiva (entre $33.9 millones para las versiones básicas, hasta $45.9 para el tope de línea), es una alternativa para quien busque un automóvil pequeño, bien construido y con amenidades como la pantalla de 9″ exclusiva para nuestro mercado.

*Asistimos a la presentación del Kia All-New Picanto 2018 en Santiago de Chile por una gentil invitación de Kia Colombia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>