Mercedes-Benz Clase G 2018: el mismo, pero distinto.

1366_2000 (9)

El Salón de Detroit ha sido el escenario elegido para desvelar la nueva generación del legendario Clase G del fabricante más antiguo del mundo. Un modelo, el primer 4X4 de la marca, que llegó al mercado hace casi 40 años y que ha permanecido prácticamente inalterado en el tiempo, solo con sutiles cambios para adaptarse a las nuevas tecnologías y comodidades que mejoran la vida a bordo y la potencia final. Vamos a darle un vistazo entonces a las novedades que tiene este aparato, un todoterreno sin concesiones, de chasis independiente, de los de verdad, de los que ya poco se hacen.

1366_2000 (3)

Lo primero que llama la atención es un cambio en el aspecto frontal matizado por unas luces LED que le dan un aspecto más actual pero no más moderno, pues las formas siguen cuadradas y “cajonudas”, incluso conservando las puertas con bisagras externas, la rueda de repuesto por fuera y las direccionales delanteras sobre los guardafangos,  algo que se ha convertido en un atractivo encanto para sus compradores por el aspecto robusto y diferenciado que presenta, lejano de las bulbosas formas de hoy.

1366_2000 (6)

En el interior es donde se ha desarrollado la mayor evolución, adaptando una serie de mejoras tecnológicas y de asistencias a la conducción que lo hacen, no solo una herramienta poderosa sino también segura y vigente. Incluso, desde Mercedes han dicho que esta nueva generación costará lo mismo que la saliente, es decir, cercana a los 500 millones de pesos cuando llegue al país, al inicio del segundo semestre de este año (versión G500).

1366_2000 (1)

Precisamente esta versión,  la G500, aspira a ser la punta de lanza de este modelo y el que se lleve el grueso de las ventas, que tampoco serán muchas dado su prohibitivo precio. Incorpora un propulsor V8 biturbo de cuatro litros de desplazamiento, con una potencia final de 422 caballos y un torque de 610 Nm disponible desde las 2.000 revoluciones. La caja es automática 9G-Tronic  con convertidor de par y nueve velocidades. La tracción es total con bajo y tres bloqueos de diferencial que se operan mediante botones en la consola central

1366_2000 (2)

Hay cambios en la suspensión, con tren delantero independiente de dobles triángulos y un eje trasero rígido con barra Panhard. Opcionalmente se pueden pedir amortiguadores adaptativos. Mercedes-Benz dice que ahora hay un 55% de mayor rigidez torsional. La altura libre al suelo es de 27 centímetros en el eje delantero y 24,1 cm en el posterior, subiendo la capacidad de vadeo a los 70 centímetros (+10). El ángulo de ataque es de 31 grados, el ventral de 26  y el de salida de 30 grados.

1366_2000 (4)

El tamaño de la carrocería también varía. Es 5,3 centímetros más larga y 11,2 más ancha, pero su peso se ha reducido en 170 kilos por el extensivo uso del aluminio. En el interior, encontramos aun el tablero análogo de relojes, pero en opción se puede pedir un cuadro de instrumentos completamente digital Widescreen Cockpit de 12,3 pulgadas. Las salidas de aire circulares evocan incluso el aspecto de las nuevas luces delanteras.  La pantalla central es táctil tipo Touchpad y desde allí se controla todo el sistema multimedia y de monitoreo de la camioneta.

1366_2000 (5)

Si optamos por el tablero digital, encontraremos dos pantallas con tres diseños de presentación:  ClassicSport y Progressive . El toque clásico lo pone la barra de sujeción frontal para el pasajero, rasgo que se conserva desde las pasadas generaciones. En opción pueden pedirse asientos con calefacción, ventilación y función masaje.

1366_2000 (7)

Hay cinco modos de conducción, comandados por el sistema Dynamic Select: Comfort, Sport, Individual, Eco y G-Mode (solo para uso todoterreno).  Estos modos acomodan la suspensión, la dirección, el motor, la caja de cambios y los sistemas de asistencia según la opción que se elija. Una ayuda que se incorpora es el Parking Assist, que mueve la dirección electromecánica de manera automática para estacionar correctamente.

1366_2000

Este particular vehículo, con su selecto público, compuesto casi siempre por artistas, empresarios y acaudalados personajes, se comercializará inicialmente en la versión G500, pero más adelante en su vida comercial llegarán las versiones de AMG y seguramente los motores Diesel para robustecer la oferta. Eso sin contar las preparaciones externas como las de Brabus o Manhart.

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>