Obituario: Carroll Shelby (1923-2012)

A sus 89 años encendió motores hacia la eternidad el expiloto y preparador de automóviles Carroll Hall Shelby a quien se le recordará no tanto por su fugaz carrera en la Fórmula Uno (1958-9), sino por ser un eximio mecánico, que concibió y llevó a la realidad verdaderos íconos de los carros deportivos, como el AC Cobra y el Ford Mustang que lleva su nombre. Suya es la famosa frase “Los caballos de fuerza venden carros, el torque gana carreras”.

Nacido en Leesburg, Texas, Shelby se inició en el mundo del motor durante la Segunda Guerra Mundial como instructor y piloto de aviones. Posteriormente, y tras intentarlo en varios negocios,  obtuvo un asiento en la Fórmula Uno con la Scudería Centro Sud, disputando 8 carreras de la temporada 1958-9 a bordo de un Maserati 250F, logrando un cuarto puesto en Monza como mejor resultado. Fichado luego por Aston Martin, ganó las 24 horas de Le Mans de 1959 en un DBR4 en compañía del piloto Roy Salvadori.

AC Cobra 1962

En 1960 fundó una escuela de automovilismo bajo el nombre Shelby-American Company, que se encargaba además de importar chasises AC hechos en Inglaterra, a los que instalaba poderosos motores Ford V8. A estos carros Shelby los llamó AC Cobra y posteriormente fueron conocidos como Shelby Cobra.

Ford Mustang GT500 "Eleanor" 1967

A mediados de los años 60, Shelby comenzó a trabajar estrechamente con Ford de la mano de su presidente, Lee Iacocca, quien le dio licencia para crear modelos como el Daytona Coupé, el legendario GT40, que humilló varias veces a los imbatibles Ferrari y, sobre todo, le añadió hormonas al emblemático Mustang bajo las referencias GT350 en 1965-66 (motor V8 de 4,7 litros con 310 caballos)  y GT500 en 1967-70 (V8 de 7 litros y 335 caballos). Durante esa época Shelby fabricó el 427 Shelby Cobra con el mismo motor del GT500 pero en un liviano chasis AC, siendo en su momento el V8 más rápido (y dificil de llevar) del mundo.

Dodge Shelby Charger

Cuando Iacocca se fue a rescatar de la quiebra a Chrysler, ya en los años 70, se llevó a Shelby para sus cuarteles con el fin de vitaminizar el deportivo Dodge Charger y algunos modelos más, labor que realizó durante los años 80 para desembocar en la creación del deportivo más radical de este fabricante, el Dodge Viper, que llegó a tener un descomunal motor V10 con más de 400 caballos.

Shelby Series 1 1999

Después de tener su propio espacio en el Salón de la Fama del Automovilismo, a finales de los 90 Shelby produjo su primer automóvil concebido desde la hoja en blanco, se trataba del Serie 1, un roadster que usaba el motor L47 V8 de 4 litros del Oldsmobile Aurora. De este modelo se producirían 249 unidades en 1999.

Ford GT40 2005

Para 2003 Carroll Shelby, de 80 años, se convirtió en consejero técnico de Ford Motor Company, restableciendo una hermandad rota 30 años atrás. De allí renació el proyecto del Ford GT40, el primer supercar norteamericano.

Ford Mustang Shelby GT500 Super Snake

Tras presentar varios proyectos y concepts en distintos autoshows, otro Shelby vio la luz en 2007. A sus 84 años, Carroll Shelby estuvo al frente del Ford Mustang GT500 Shelby Cobra Super Snake de 2007, un V8 5.4 litros supercargado de 32 válvulas, 500 caballos y 560 Nm de torque. Aunque con algunas variaciones dirigidas por el propio Shelby, se logro subir la potencia a 650 caballos y 600 Nm de torque.

Carrol Shelby y los AC Cobra en 1963

Esa fue la ultima gran creación de Carroll Shelby, una leyenda de la preparación de automóviles y de cómo llevar al extremo las leyes de la física, sobrealimentando sus amados motores V8 hasta niveles que aun hoy tocan las puertas de la perfección mecánica.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

2 comments

  1. kikenavas   •  

    buenas tardes amigos: tengo una inquietud que no me han podido resolver, en este momento quiero comprarme una ford F150 modelo 2008 q estan alrededor de 55 millones, pero con el TLC que entra a partir del 15 de mayo se ha dicho que los carros 4×4 de mas de 3.000cc quedan inmediatamente con cero arancel, entonces pensaria en comprarla nueva; que saben al respecto?

  2. Gustavo   •  

    Kikenavas hay un error por todos partes en la interpretación de la norma en cuanto a aranceles el articulo señala que se desmontara el arancel inmediatamente a los vehiculos de mas de 3000 cm3 que no sean camperos( entiendase por camperos que posean sistema 4×4 y bajo)el resto a cinco a diez años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>