Prueba BMW i3 eDrive: Derribando paradigmas

P90216973-bmw-i3-94ah-05-2016-2003px

La primera imagen que tenemos de un carro eléctrico los “gomosos” del motor es que es aburrido, soso, anodino. Diríamos que manejar un automóvil movido por baterías, cuyo propulsor no emite sonido alguno y que no tiene una caja de velocidades que se opere con tres pedales, es algo así como conducir un vagón del metro o un carrito chocón. Mejor dicho, teníamos nuestras reservas a la hora de probar un BMW i3, primer eléctrico del segmento premium en salir al ruedo. Pero nuestros sentidos se llevaron una sorpresa. Veamos por qué.

BMW-i3-Protonic-Blue-11

Ya son casi 50.000 unidades las que se han vendido de este subcompacto que soprendió al mundo del automóvil cuando debutó en 2013, inaugurando el “Proyecto i”  de BMW. La carrocería, de inéditas formas y en su gran mayoría armada en fibra de carbono (30% más ligera que el aluminio) en la planta de Leipzig, Alemania, muestra un hatchback para cuatro pasajeros con aspecto de monovolumen movido por una batería eléctrica de iones de litio firmada por Samsung SDI. Entre sus particularidades, las ventanas traseras, más altas que las delanteras, son fijas, y el capó y el portón trasero siempre van pintados en negro.

i3 charging

La versión que se vende en Colombia tiene como referencia 94 Ah, pues es un desarrollo con mayor densidad energética (33,2 KWh) que el modelo presentado hace 4 años (21,6 KWh) y por ende su autonomía es mayor, en torno a los 250 kms, aunque esta cifra depende de la utilización que se le de al vehículo. Es decir, no es un dato exacto sino un promedio aproximado. Además, con esta nueva batería el carro pesa 50 kg más (1.2 toneladas, peso final). Los competidores más cercanos del i3 son el Nissan LEAF, el BYD E5 y el Kia Soul EV, aunque son más grandes, más baratos y menos potentes.

BMW-i3-94ah

El carro cuesta $154,9000,000 en vitrina porque aun no entran en vigencia las anunciadas ayudas gubernamentales para fomentar la venta de estos automóviles en Colombia. Además, la batería debe adquirirse con el vehículo, no hay subsidio, como sucede en otros países y en el precio viene incluida la unidad de carga (BMW i Wallbox), que se instala en una pared para ahorrar espacio (proceso que debe realizar una empresa prestadora de servicios públicos). El tiempo de carga total con este dispositivo, partiendo se cero, es de unas 5 horas a 220V. El costo se calcula en unos $11.000 de energía. La batería tiene una garantía de 8 años.

Al interior

BMW-i3-pop-e1481547486640

Para acceder al i3, las puertas traseras se abren en sentido contrario a las delanteras, como en los automóviles de preguerra o como en el actual Rolls-Royce Phantom. Son de tipo “suicida”, como se les conoce coloquialmente. Eso sí, primero debe abrirse la puerta delantera antes que la trasera y tener cuidado con los cinturones al acceder a las plazas posteriores. La carrocería no tiene pilar central y ello facilita mucho el acceso y salida de pasajeros, sobre todo a la zona de pasajeros. El baúl acomoda 260 litros y 1.100 con las sillas traseras abatidas. Los reposacabezas de esos asientos son abatibles.

P90228359_highRes_bmw-i3-94ah-07-2016_ergebnis

En el interior todo es particular y distinto a un carro convencional. La posición de conducción es alta, los asientos se regulan en altura y el volante en altura y profundidad . Los acabados del tablero son casi todos en material reciclado con un terminado especial, burdo, más no ordinario. El cuadro de instrumentos es una pantalla de 6.5″. El revestimiento de las puertas y el propio cuadro de instrumentos es en fibra Kenaf, con un peso hasta un 30% menor que el plástico convencional. Hay huecos suficientes en toda la cabina para acomodar botellas, documentos, gafas, llaves, celulares y monedas y los cuatro pasajeros encuentran un buen espacio para piernas y cabeza.

bmw-i3-94ah-013

El carro se enciende por botón (con el pedal de freno pisado) y naturalmente el motor es insonoro. Solo un testigo con la palabra “Ready” nos indica que el auto está listo para ponerse en marcha, marcha que se elige mediante un pequeño selector tras el volante con las opciones D N y R. El “Parking” se activa con un botón en el mismo mando. Hay aire acondicionado automático bizona, sensores de reversa con cámara y asistente de parqueo horizontal y en batería. Tambien, pantalla de infotainment de 10,2″ con navegador y que se opera por un botón ubicado en el túnel de transmisión. El acabado de la versión probada se denomina Loft y en el apartado de seguridad viene con 6 airbags, anclajes ISOFIX y frenos ABS. Los rines son de 19″. La tapicería es en combinación tela / Sensatec denominada “Electronic” y en tono Carumgrau, el volante es multifuncional, todos los espejos tienen ajuste automático, hay sensor de lluvia y luz, control crucero y luces LED. No hay rueda de repuesto sino un kit antipinchazos.

En marcha

new-i3-battery-2-715x385

La entrega de potencia es inmediata, como sucede con los propulsores eléctricos. El torque está disponible desde cero y el auto arranca como una bala, empujando a plena potencia (la cifra del 0 a 60 km/h es igual a la de un M3). No hay ruidos ni vibraciones, solo el sonido de rozamiento de algunas piezas móviles pero la insonorización de la cabina lo mantiene a un nivel más que tolerable. Eso sí, mientras mayor sea la aceleración, menor será la autonomía, como pasa con los motores a gasolina. Si nos ponemos en plan racing, lo cual no es difícil por el nivel de prestaciones que se alcanzan en un comienzo, tendremos que recargar más rápido (en la mitad de la cifra estipulada).

2013-bmw-i359

Los modos de conducción son  COMFORT, ECO PRO y ECO PRO+. En el modo ECO PRO, la velocidad se reduce a 130 km/h y el aire acondicionado baja su potencia, desconectándose totalmente en el ECO PRO+ y limitando la velocidad a 90 km/h., para, según la marca, mejorar la autonomía hasta por 40 kms.

ap-20057-bild12_technik_bmw_i3_mit_neuer_batterie-jpg

Si bien el carro arranca de manera contundente, la velocidad punta no es muy alta (150 km/h), y es que los autos eléctricos citadinos no están hechos en plan deportivo, sino como medios de transporte cómodos y eficientes. Para todo lo demás está el i8, el Fisker Karma o el Tesla Model S.  El tacto al volante es bueno y al sensación de control aceptable, así se tenga más la impresión de ir en una minivan. La visibilidad en todos los ángulos es destacable, así como el radio de giro y la facilidad para estacionarlo.

i3 rear 3-4

Pese al silencio del grupo propulsor, no se sienten en cabina los ruidos de la suspensión ni los materiales crujen con la irregularidades del camino. La carrocería tampoco se balancea mucho. Hay una curiosidad con el pedal del acelerador y es que al soltarlo en marcha el carro no rueda con su inercia propia sino que va frenando de manera tal, que si se saben medir bien los tiempos y distancias en el tráfico, se hace casi nula la utilización del freno. Esto ahorra mucho en el desgaste del sistema de detención y a la vez sirve para producir una regeneración en el sistema de carga de la batería.

Skinny tires - BMW i3 intro July 2013 NYC

Las llantas son también muy particulares, en medida 155/70 R19 con cauchos firmados por Bridgestone. Se ven delgadas, casi de moto, y no sabemos qué tal se comportarán en piso mojado pues la prueba fue en seco. Actuaron de manera conforme en las curvas y mostraron una buena tracción, ayudadas también por el control de estabilidad.

En conclusión

IMG_4144

El BMW i3 presume de un diseño diferenciado y en opinión personal, muy bien conseguido para ser un carro eléctrico. Acomoda con facilidad a cuatro personas con poco equipaje y tiene todo el equipamiento de un carro moderno a gasolina. Está bien hecho y pensado para la ciudad y algunos viajes extraurbanos cortos y su conducción resulta agradable y divertida en los primeros metros gracias a su abundante entrega de potencia, visibilidad y tracción trasera. Ya el tiempo dirá si la alta inversión inicial justifica la economía en combustible fósil y mantenimientos posteriores, convirtiéndolo ya no solo en un capricho de ambientalistas con recursos sino en una alternativa asequible para cuidar con clase nuestro maltrecho hábitat natural.

 

 

 

 

 

 

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>