Prueba MINI Cooper S E Countryman All4: Deporte de conjunto

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-01

Antes de dar paso a la esperada electrificación, en MINI se han querido decantar por una alternativa híbrida enchufable y han combinado la sorprendente planta motriz tricilíndrica de 1.5 litros con una unidad de potencia alimentada por batería y que envía las ordenes a las ruedas traseras, otorgándole una fuerza conjunta de 224 caballos, que lo ponen entre los modelos de alto desempeño de la marca pero con un consumo bastante contenido y un nível de emisiones sustancialmente mejor. Estas son nuestras impresiones de su uso cotidiano en ciudad y carretera.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-62

Como bien se ha explicado ya, el Countryman es el SUV de los MINI, entendido a la manera que tiene MINI para interpretar un vehículo deportivo utilitario. Esto es, que tiene una carroceria más alta (montada en la misma plataforma del BMW X1), es más grande que sus hermanos de portafolio, más pesado (1.7 toneladas esta versión híbrida), tiene tracción total pero no es un todoterreno en toda regla ni se recomienda su uso en condiciones de camino muy difíciles.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-60

Pero si bien su fuerte no son las carreteras quebradas, el desquite llega en las vías con asfalto, donde tiene un comportamiento superior a cualquier SUV de su competencia porque es muy ágil, las suspensiones se comportan de manera solidaria y las llantas, en rines de 17 pulgadas,  están pensadas para brindar seguridad a velocidades superiores a la media.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-9e

La batería puede cargarse mediante un enchufe normal a la pared (110 voltios), un Wallbox ubicado en la residencia del propietario (220 voltios) o un punto de recarga rápida en la ciudad (400 voltios), con lo cuál la carga se completa  en una hora hora. El punto de la toma de energía se ubica en el guardafango delantero izquierdo. El enchufe es tipo Schuko hacia la pared y tipo Mennekes hacia la toma en el carro.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-a6

El motor de combustión es el 1.5 de tres cilindros y 136 caballos, mientras la unidad de potencia tiene 88 caballos y se ubica en la parte trasera. La caja es automática de seis velocidades.La tracción es total cuando los dos motores funcionan de manera conjunta. El motor a gasolina envía la fuerza a las ruedas delanteras y el eléctrico a las trasera. El torque total es de 385 Nm.

Por dentro

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-85

Un MINI no es precisamente barato ni popular, por lo menos ya no es esa su vocación. Por eso encontramos unos materiales de cabina de un nivel muy bueno, con zonas blandas bien revestidas y plásticos duros de aceptable presentación y ajuste. La disposición de los instrumentos es muy al estilo de la marca, con una primera circunferencia que incluye  el velocímetro junto con las luces que indican el nivel de combustible y el consumo de energía eléctrica mediante un potenciómetro. No hay tacómetro. En la versión probada se incluía el Head-Up Display, para proyectar ciertas informaciones en  una pequeña subpantalla cercana al parabrisas. La pantalla central de infoentretenimiento (6.5″) es redonda también y se opera mediante un mando ubicado en el túnel central, cerca a la barra de cambios. La circunferencia lleva una tira de ledes que cambia de color en función a lo que se realiza con el carro, desde cambiar el volumen de la radio hasta poner a cargar el vehículo.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-8e

Como en otros MINI, algunos mandos, entre ellos los del modo de conducción híbrido, están ubicados en la consola central mediante pequeñas palancas que asemejan los interruptores de un avión.  El baúl acomoda 405 litros (45 menos por el tamaño de la batería, que va alojada atrás) y el encendido del carro es por un botón ubicado en la mencionada consola.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-89

Los asientos son de corte sport, abrazan bien y tienen buena ergonomía, son cómodos y están bien terminados. La cabina no es muy ancha pero recibe tranquilamente a cuatro personas. Sorprende el buen espacio para las piernas y la altura al techo. Las sillas traseras tienen anclajes Isofix y no pueden correr longitudinalmente (como las del Renault Twingo I)

En marcha

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-0f

Cuando se está al ralentí, en detenciones prolongadas o en una marcha mínima, el modo de funcionamiento de este MINI es totalmente eléctrico. Es decir en muchas ocasiones el carro se puede manejar en vías planas de ciudad  o con un mínimo uso del acelerador, sin activar el motor térmico, lo cual ahorra significativamente el consumo de carburante. Si lográsemos manejar siempre usando la batería, en modo de manejo Max eDrive, la autonomía máxima es de 42 kilómetros según el manual, aunque no siempre este precepto se cumple pues todo depende del peso del pie derecho sobre el pedal de aceleración.  En este modo, la velocidad máxima está condicionada hasta 125 km/h

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-53

Si la batería se descarga, puede continuarse la marcha siempre con el motor a gasolina conectado y se recarga en desaceleraciones y frenadas mediante un sistema regenerativo (modo Auto eDrive). En modo Save Battery se utiliza el sistema con motor a gasolina y solo se conecta el modo eléctrico a voluntad del conductor.

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-23

La aceleración es fulgurante cuando el sistema eléctrico ayuda al térmico en el empuje. Son 224 caballos para una carrocería cuyo peso es notorio (1.7 toneladas), lo cual lo convierte en un carro muy ágil entre el tráfico y en carretera. Realizar ascensos y sobrepasos no supone problema alguno pues hay potencia disponible de sobra.  El comportamiento en curvas es muy seguro y la suspensión no es tan rígida y seca como en otros MINI, sobre todo los de generaciones pasadas, convirtiéndolo en un vehículo apto para el uso diario e incluso para viajes prolongados. Lo bueno es que no se pierde totalmente la sensación de los MINI de toda la vida. Esa especie que según la marca se denomina “Go Kart Feeling”. Esta sensación se ve remarcada por el sistema de tracción total, que pega muy bien el carro al piso, aunque no lo hace un todoterreno en toda regla pues, como ya he dicho, no está diseñado para incursiones en zonas muy quebradas.

Frenos, iluminación y dirección no presentan reproches, rápidos y precisos a los requerimientos del conductor.

En Conclusión

Mini-Countryman_Plug-in_Hybrid-2017-1024-8b

Los carros híbridos suponen lo mejor de dos mundos, pues se tiene a disposición un motor a gasolina, que es muy capaz, y una unidad de potencia alimentada por una batería que lo ponen en modo cero emisiones y, naturalmente, ahorrando combustible. el MINI Cooper Countryman S E All4  resulta cómodo para cuatro viajeros y está capacitado para recorridos prolongados, con una aceptable capacidad de maletero y un diseño a caballo entre hatchback y SUV muy bien logrado, con los elementos de coquetería propios de la marca inglesa, que lo convierten en un capricho para unos pocos privilegiados que sabrán valorar y entender su vocación, por cuyo precio hay que pagar entre 132.9 y 142.9 millones de pesos al momento de ejecutar esta nota.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

1 comment

  1. Pingback: Prueba MINI Cooper SE Countryman All4: Deporte de conjunto | LA VOZ DE MARQUEZOTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>