Prueba Volkswagen Golf 1.4 Turbo: Ahora TSI

unnamed

La séptima generación del modelo más vendido en la historia de la marca afincada en Wolfsburg se robustece en nuestro mercado con la incorporación del motor TSI de 1.4 litros con sobrealimentación, con los que logra 150 caballos y unas prestaciones sumamente atractivas y suficientes para hacer de su conducción una experiencia muy satisfactoria. Si a ello le sumamos un equipamiento de lo más completo y una mejorada caja DSG de siete relaciones, completamos una alternativa bien interesante ante su competencia, conformada variopintamente por modelos como el Mazda3, KIA Cerato Pro, e incluso, el Peugeot 308 o el SEAT Leon.

unnamed

Ensamblado en la planta de Puebla, México, este Golf viene a Colombia en versiones de 1.6 litros con aspiración natural, 1.4 turbo y el icónico GTI, con el motor 2.0 sobrealimentado que desarrolla 220 caballos. Cada motorización presenta carrocerías con diversos acabados. En Blogaraje probamos la edición  TSI Comfortline del ya nombrado 1.4 turbo, acoplado a la caja DSG de siete marchas.

Por fuera

unnamed

Este Golf es más grande en todas sus medidas que los modelos de las generaciones anteriores, por eso acomoda con mayor soltura a los pasajeros de todos los asientos. Destaca su diseño exterior, que ha mejorado mucho con respecto a las dos anteriores carrocerías. Esta es más sobria y luce más atemporal, aunque para hacer juego con este acierto nos hubieran gustado más unas luces LED que los bombillos amarillos de serie en esta versión, que, dicho sea de paso, iluminan muy bien el camino. También se echa en falta el techo eléctrico de cristal, reservado para el acabado Highline

Por dentro

2015-Volkswagen-Golf-interior-02

A la buena imagen exterior sumamos un interior que se nos hace superior a la media en cuanto a calidad y presentación, casi dignas de un compacto Premium. Los plásticos duros hacen perfecto juego con las partes blandas y los remates de todas las zonas están muy bien finalizados.  La sensación de solidez general hace intuir por qué siempre el Golf ha sido históricamente más costoso que sus rivales.

La presentación del tablero es concordante con la mayoría de los productos del Grupo VAG, esto es, sobria y completa. Ni sobra nada ni nada falta. La información es muy clara e intuitiva, destacando la pantalla táctil de 5,8 pulgadas en la consola central. El sistema Composition Media es de los mejores que hemos operado por la calidad de la información y los gráficos, pese a ser monocromático. La sensación general es que todo está perfectamente ubicado y que el habitáculo resulta muy aprovechable para cuatro adultos. Los asientos abrazan bien la espalda y los costados.

volkswagen-golf-5p-2013-interior-maletero.309475

El maletero es de 380 litros y los asientos traseros son abatibles en proporción 60:40. Tiene argollas y ganchos de sujeción, además de un tomacorriente de 12 voltios.

En marcha.

2016_jetta_5167

El corazón de este Golf es el motor TSI de 1.4 litros con un turbocargador que lo deja en 150 caballos, 40 más que el modelo de entrada, acoplando este sistema a una caja DSG de siete velocidades con modo secuencial, de una rapidez muy efectiva y que se muestra solidaria con el brillo que tiene el motor, desgranando las marchas eficientemente para darle solidez a la contundencia del propulsor y que no se muestra brusca ni incómoda en ningún momento ni condición. Los ingenieros de VAG han logrado ahora una caja que reacciona vivazmente al menor requerimiento del acelerador. El ronroneo del TSI también es muy agradable y se convierte en una buena compañía en todo tipo de viajes. El empuje de este propulsor, si bien es contundente, no llega a ser molesto y brinda sensación de control sin sacudir a los pasajeros en esa sensación pistera que tienen otros carros con turbo, que los hace incómodos para el día a día.

Volkswagen-Golf-2013-1280-03

Pese a ser un modelo de buenas prestaciones, la suspensión no es tan rígida y saltona como en los carros enfocados a una vocación racing. Los pasajeros van cómodos y sin sobresaltos cuando se exprime el motor, algo usual dadas las buenas sensaciones que produce la máquina y a que constantemente provoca mantener cruceros altos. Las llantas, firmadas por Bridgestone y en medida 205/55 R16, aprovechan bien el caucho sobre el piso, y superan sin problema los baches tradicionales de nuestras carreteras. Eso sí, hay huecos que no perdonan y son dignos solo para una 4X4 en toda regla.

No se detectaron ruidos parásitos en la cabina y en marcha la carrocería se desliza en el viento sin generar mayores turbulencias.  La altura al piso no es tan baja y supera bien los resaltos aunque habrá de tenerse cuidado en separadores y andenes.

Volkswagen-Golf-2013-1280-2d

El comportamiento en curvas es muy bueno, la estabilidad es muy conseguida y entrar a buena velocidad no supone un problema porque el movimiento de la carrocería es predecible y ofrece mucha seguridad, obviamente, sin abusar de las leyes de la física, hecho para el que no está preparado ningún automóvil.

Los frenos son efectivos, con cuatro discos que detienen bien el carro sin malas sensaciones y no son muy propensos a excederse en la temperatura.

unnamed

La economía de combustible en un recorrido de 355 kms. En ruta y ciudad se tasó finalmente en 7.7 litros a los 100 kms. Destacable desde todo punto de vista, dada la economía que se logra ante la potencia de este motor.

Conclusión.

Volkswagen-Golf-2013-1280-33

Si el Golf 1.6 no presenta una potencia lo suficientemente atractiva o si el GTI 2.0 ya resulta excesivo, vale la pena decantarse por este modelo, que está muy bien compensado en el conjunto chasis, motor, suspensión y puede fácilmente pasar por un tranquilo hatchback familiar  y convertirse a petición del acelerador, en un divertido hot hatch para gozar de la conducción donde sea menester.

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>