Renault Twizy Z.E.: Toma de contacto en Bogotá

unnamed

No es una moto, tampoco un automóvil en toda regla. Es un cuadriciclo, que es una amalgama entre carro y moto, se matricula y paga impuestos como carro, pero a veces tiene sensaciones de moto…En fin, que es un transporte netamente urbano para dos sin equipaje o para uno con algo de carga. La novedad, es eléctrico, está en Colombia y es un producto perfectamente moderno y acorde con lo que vende Renault en el primer mundo. Una apuesta más que interesante para un público avisado, consciente medioambientalmente hablando y con recursos suficientes para invertir 40 millones de pesos en este producto sui generis pero con grandes ventajas en mantenimiento y costos de operación cotidianos. Con ustedes, el Twizy, apuesta por la movilidad urbana del futuro.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

El Twizy Z.E. es un biplaza de propulsión eléctrica presentado hace 3 años en Europa como parte de la gama Zero Emissions de Renault, junto con la Kangoo (que se ya vende en el país), el ZOE y el desaparecido Fluence. De este grupo se han colocado cerca de 62 mil unidades en los mercados donde se ofrecen.  El Twizy es el primer modelo eléctrico de menos de 80 millones de pesos que se ofrece en el país oficialmente y “busca ser una alternativa de movilidad sustentable por su eficiencia y tamaño y la red de servicios que acompaña a RENAULT-Sofasa en Colombia”, según palabras de Luis Fernando Peláez, Presidente Director General de la ensambladora.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1 - 2015 RANGE

Este modelo llega desde la planta que Renault tiene en Valladolid, España y no existen posibilidades de ensamblarlo localmente por su limitada difusión, pues aspiran a colocar una cifra aproximada de unas 100 unidades anuales. Tiene una batería de ion-litio reciclable y puede ser recargada en cualquier momento en un tiempo de 3.5 horas en una toma doméstica tipo europeo de 220V que debe ser provista por la empresa de energía de cada ciudad. La vida útil de esta planta motriz es de 9 años y tiene una capacidad de 6 kw/h.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1 - 2015 RANGE

En cuanto a los costos de operación, que podrían ser su principal ventaja competitiva comparada con modelos de similar precio, según la marca un Twizy tiene una disminución del 80% en el costo del mantenimiento frente a un vehículo térmico, pues las piezas sustituibles son mínimas y la primera revisión, a los 10 mil kms. tiene un costo de 100 mil pesos. La marca ofrece una garantía de 2 años o 50.000 km y el grupo motopropulsor y la batería cuentan con un amparo de 3 años o 50.000 km.

En Colombia, el Twizy Z.E. se venderá en 34 concesionarios de Renault y será atendido en 8 talleres de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Manizales, Armenia y Pereira

En marcha

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1 - 2015 RANGE

El Twizy tiene para Colombia un par de puertas tipo navaja (Lambo Doors, dirían otros) con un sistema aislante que reemplaza los vidrios y es parecido al de los vehículos carpados. Esto es, un material plástico transparente que se ajusta mediante una cremallera para atenuar la lluvía o el frio. Gracias a este sistema de apertura de puertas, el carro cabe en cualquier rincón de más de dos metros de ancho.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

Es mejor ir vestidos dentro del Twizy según el clima pues la cabina no tiene ningún tipo de ventilación ni calefacción motorizada, tampoco tiene equipo de audio pero sí viene con altavoces para operar el sistema Bluetooth para la telefonía y la música almacenada en dispositivos compatibles. La dirección y los frenos tampoco tienen asistencia alguna, por eso, hay que oprimir con decisión del pedal para detener el carro pero evitando que patine, porque tampoco hay ABS.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

El ancho de la cabina es suficiente, pero el asiento resulta incómodo por su dureza y la rigidez del espaldar, que no reclina. El acceso es fácil, siempre y cuando no se mida más de 1.90 ni se pese más de 90 kg., aunque requiere de algún malabar para acceder al asiento posterior (mide solo 2.32 mts. de largo). El cinturón de seguirdad delantero es de tres puntos y tiene una correa extra que se pasa por el brazo y el hombro derecho para evitar que el cuerpo salga despedido en caso de una colisión lateral.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

El tablero es digital, como de moto, da información sobre la autonomía, la velocidad y el nivel de carga de la batería. Tiene un par de compartimientos portadocumentos (uno con llave) y no ofrece otra posibilidad para llevar equipaje, a no ser que elijamos la opción Cargo, que sacrifica el asiento del pasajero para almacenar unos 15 kg. de bártulos. La versión de dos puestos se llama Technic y en el respaldo de la silla trasera puede acomodar un bolso pequeño mediante un dispositivo con llave.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

El volante tiene airbag y no hay barra de cambios. El encendido es convencional por llave y mediante botones se opera el modo D para avanzar, la R para retroceder y el modo N de neutro. Para bloquear el carro cuando se estaciona, debe ser sí o sí con el freno de mano. Una vez pulsado el modo D, se enciende el testigo GO en el tablero y con solo acelerar el auto se pone en marcha. El ajuste de los espejos laterales es manual. No hay retrovisor central

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1 - 2015 RANGE

El motor transforma la energía eléctrica en cinética y entrega 100% del torque desde la primera aceleración. Por eso, los 17 caballos entran en acción inmediatamente y el Twizy despega sin problemas entre el tráfico citadino. Cuando se deja de acelerar, el vehículo convierte la energía cinética en eléctrica, realimentando la batería. La velocidad máxima es de 80 km/h y la duración de la batería depende de la intensidad de las aceleraciones. En todo caso, la autonomía no será inferior a 50 kilómetros con una sola carga.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1 - 2015 RANGE

La tracción es a las ruedas traseras y las llantas vienen en medidas 125/80 R13 en las delanteras y 145/80 R13 para las posteriores. La suspensión es muy dura por el poco ancho de la carrocería y el escaso recorrido que tienen los amortiguadores. Esto, unido a la rigidez de los asientos, no hace muy confortable la marcha en nuestras calles tan desniveladas. El carro no hace ruido de motor pero sí suena por el rozamiento de los materiales móviles, como las ruedas o los rodamientos. Incluso, me pareció que suena más de lo normal. Los peatones se enteran de que viene un Twizy por unas alarmas acústicas conectables cuando se va a girar.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

El Twizy resulta muy estable por la dureza de la suspensión y es dificil perder la trayectoria dentro de las condiciones normales de manejo pese a no tener control de estabilidad. Por ello, es recomendable dosificar la velocidad a la hora de entrar en curva. Este no es un carro deportivo, es un medio de transporte.

RENAULT TWIZY (X09) - PHASE 1

Los precios anunciados para Colombia son: $39.9 millones para la edición Technic y $41.9 millones para la Cargo.

*Asistimos a la presentación del Twizy Z.E. en Bogotá por una gentil invitación de Renault-Sofasa

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>