Audi A1 Quattro: El rey matapríncipes

“Apártense de mi camino que ahí voy yo, además, no cualquiera me podrá tener”. Como el título de esta entrada, la frase parece sacada de una obra de Shakespeare. Y es que lo primero que produce esta hornada limitada de Ingolstadt es un sentimiento de estupor, pues de los compactos premium (y no premium), este, sin duda pone el listón bien arriba con sus 256 caballos y su tracción total. Todo un jugute rabioso solo para 333 elegidos que lo podrán disfrutar.

Continuar leyendo