Choronta, El Capo

Introducción. No se imagina usted, Alfredo, el revuelo que produjo la renuncia de Choronta y no por su fútbol sino por las circunstancias que  dieron lugar a su salida del DIM y el efecto del retiro de un verdadero ÍDOLO de la afición roja.
Un hincha del DIM publicó hace pocos minutos en  la red, un homenaje de agradecimiento al Choro.  me pareció hermoso y desearía compartirlo con los amigos de Cápsulas, si usted lo permite.
  
A continuación se lo transcribo.
  
María Victoria Zapata
 
—-
  
Choronta, El Capo
Por  Jorge Loaiza
Si un desprevenido transeúnte fuera interrogado en una calle cualquiera, sobre el significado que para él tiene el vocablo “choronta”, seguramente no atinaría a dar una definición certera y tendría que apelar a su capacidad de improvisación parar responder. Lo anterior resulta apenas lógico al considerar que se trata de una palabra que el diccionario de la Real Academia Española ni siquiera registra. Sin embargo, en el ámbito futbolero paisa, Choronta cumple la función de nombre propio y debe escribirse con mayúscula. Más que un apodo, Choronta es una especie de mote de batalla. Un apelativo exótico que designa a un gladiador del siglo XXI, que si bien no funda su existencia en la radical lógica del “matar o morir”, que imperaba en los tiempos del Imperio Romano, sí se juega entero en cada pelota y lleva los colores del Poderoso tatuados en la piel y en el alma.Un apelativo exótico que designa a un gladiador del siglo XXI, que si bien no funda su existencia en la radical lógica del “matar o morir”, que imperaba en los tiempos del Imperio Romano, sí se juega entero en cada pelota y lleva los colores del Poderoso tatuados en la piel y en el alma.

El color cobrizo en la tez del capitán del Medallo parece delatar la constante acción del sol sobre ella. Sus rasgos amerindios se antojan los de un cacique que escaló peldaño a peldaño para llegar a ese rango en su tribu. John Javier luce impecable dentro y fuera de la cancha, como héroe de una epopeya homérica que una imposible máquina del tiempo hubiera trasladado a nuestros días. Las mujeres no pueden evitar que su mirada se vea imantada por su presencia, y los hombres experimentamos admiración y respeto al verlo. El gesto sereno y el temple que muestra en cada una de sus apariciones públicas, tanto en la cancha como fuera de ella, redondean esa imagen de autoridad que le ha valido un innegable reconocimiento entre los aficionados del fútbol, incluyendo a los más sensatos miembros de la hinchada rival.

La franja de capitán, ceñida en el templado brazo de Choro, transmite confianza a toda la Popular Norte, al igual que a sus compañeros de equipo. Desde su sitial en el centro de la cancha, el Capo del Poderoso da la sensación de ser ese pulmón que se llena de aire para que su escuadra pueda oxigenarse y retomar la fuerza en momentos de desesperación o flaqueza. No es gratuito que sea el eje del funcionamiento de su grupo, tanto en la recuperación de la pelota, como en el inicio de las maniobras de creación de ataque. A veces su arrojo lo lleva a ir más allá de su posición natural y ayudar en la finalización de las combinaciones que él mismo inicia. Sus remates de media distancia emergen como soluciones cuando la delantera no encuentra claridad en el área. El volcán que ha represado su energía estalla entonces y los arqueros rivales padecen el rigor de su pegada. Como el más genuino de los artistas, infla las redes con esa mezcla de potencia y talento que pocos logran con tanta facilidad. Para dar fe de lo que escribo basta recordar el bombazo con el que desempolvó las telarañas del arco de Santa Fe en El Campín, en ese glorioso clausura de 2009, o la forma agónica en la que rompió la barrera del Huila en el Atanasio, en pleno minuto de Dios, para marcar el 3 a 2 que le dio la clasificación al Poderoso para las semifinales del apertura 2010.

Con la tricolor nacional, Choronta también ha sabido ganarse una posición y un reconocimiento como líder, cuando no lo han impedido las particulares visiones de seleccionadores que nunca terminamos de entender. Su participación en el título obtenido en la Copa América de 2001 y sus figuraciones en la eliminatoria mundialista, han sido notas dignas de destacar en su palmarés. Es memorable aquella pincelada en la que John Javier se vistió de media punta para internarse en el área de los uruguayos, dejando incluso en el piso al arquero de la celeste, y anotar el cuarto de los 5 goles que los charrúas se llevaron del Metropolitano de Barranquilla, en juego válido por la eliminatoria para Alemania 2006. En cada actuación como internacional, Choro mostró su casta con un amor propio y un orgullo patrio que cada vez le urgen más al seleccionado nacional. Los que conocemos de sus capacidades, no perdemos la esperanza de que el rigor de los calendarios y la irregularidad de nuestras últimas actuaciones, no le impida alcanzar el sueño mundialista que todo jugador anhela vivir al menos por una vez.

En un contexto en el que nos acostumbramos a asociar la palabra “capo” con figuras de oscura influencia en la historia nacional, John Javier Restrepo ha logrado darle otra significación a ese término. Su extensa trayectoria con el Rojo de la Montaña, en el que debutó en 1998, lo ha convertido en el principal emblema de la nueva generación del Equipo del Pueblo, ésa que supo romper un ayuno de 45 años sin títulos en 2002 y que se valió del trampolín de la Libertadores de 2003 para adquirir el reconocimiento internacional que hasta entonces era más que escaso para nuestro Poderoso. Fruto de su actuación en aquel fantástico Medellín de Víctor Luna, Choronta consiguió un importante traspaso al fútbol mexicano, en el que se mantuvo vigente por 5 años. Regresó con gloria en 2008 y no se amilanó por la muerte de su padre el mismo día en que enfrentó una final con gallardía, en diciembre de ese año. El merecido homenaje a su progenitor tendría que esperar un año, debido a la esquiva suerte que el Poderoso vivió frente al América. En 2009, como hombre de confianza de Leonel Álvarez, condujo al título a la versión más rendidora del Medallo, como sellando un pacto de sangre con esta hinchada que sabe que el equipo descansa sobre sus hombros y que no se cansará de cantarle: “cuando juega el Poderoso, siempre juega un hincha más; ése es John Javier Restrepo, que siente lo mismo que la Popular”.

4 comments

  1. Frank Mejía   •  

    *Crítica roja
    En el podio de los indeseables y los que más daño le han hecho al DIM, Ciro ya superó al “Diablo Castillo”.
    Frank Mejía, Medellín

  2. *De GlenCove: por nota con Choronta
    Sobran las palabras. Qué lindo homenaje Don Jorge al mejor del DIM. Saludos,
    Rodrigo Cataño Restrepo, Glen Cove, NY

  3. Wilmar Andrés   •  

    *De Medellín-Centro: suerte Choronta, el más grande que ha tenido el DIM”, opinión de Wilmer Andrés
    Buenas tardes, el jugador más grande que ha tenido el DIM, un hincha más, con huevo; nunca se me va a olvidar cuando empezando con la selección enfrentando a Uruguay por las eliminatorias se echó el equipo al hombro, Suerte Choronta, estoy seguro que te quedan tres años más de futbol, espero que los jugad… edición… de ahora te tengan como ejemplo, los Macnelly, los Mosquera, los Cardona, los Teófilo, y muchos más pechifríos……..
    Wilmar Andrés, Medellín-Centro

  4. Diego Fonnegra   •  

    *De Bogotá: “Solamente GRACIAS al gran Capo”, comentario de Diego Fonnegra
    Solamente, GRACIAS, en mayúsculas porque no cabe otra palabra para el gran Capo, que siempre tuvo la sutileza del pase preciso y la fiereza que sólo quien ama al Medellín tuvo para defenderlo en todos los escenarios donde jugó. El Medellín y sus hinchas extrañaremos al más grande ídolo que ha tenido esta generación y al cual ni el gran Aldo Bobadilla logrará opacar. Es una pena la forma y las razones que determinaron su retiro, pero es un alivio saber que es un hincha más a quien le duele lo que los insensatos dirigentes han hecho a nuestro amado poderoso.
    GRACIAS Choro, como en confianza, aun sin conocerlo, lo consideramos un amigo más porque comparte con nosotros ese amor inexplicable e inevitable que nos produce esa hermosa camiseta roja.
    GRACIAS por todo lo que nos hiciste vivir en esos dos títulos inolvidables y ya casi que intangibles. Con el adiós de Choronta termina un gran capítulo de la historia roja, historia que el señor Circo se empecina en destruir camuflado en su sonrisa insolente, pero que nosotros los hinchas del Poderoso DIM, no podemos dejar destruir. Por todo GRACIAS Choro, Ojalá pronto nos veamos nuevamente, y donde quiera que te lleve la vida tengas suerte porque un jugador tan honrado como lo sos merece que la suerte, la vida y Dios lo acompañen. De corazón y con tristeza profunda, GRACIAS”,
    Diego Fonnegra, Bogotá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>