Amos de casa ¿Oficio sin sueldo?

amos_de_casa_carlos_munera

No estamos acostumbrados a leer esta palabra en género masculino y, usar el “Amos y amas”, me es fastidioso cuando el idioma ya lo tiene resuelto hace mucho tiempo. Cabe, pues, traer este genérico para hablar de quienes ofician el cargo de manera libre y voluntaria; y de quienes el desempleo u otro infortunio les ha forzado a permanecer en casa y a las actividades que ésta demanda. Continuar leyendo

A cada quien, le calza la Semana

imagineria_religiosa1

 

Unos, rezan, inclinan rodilla y piden perdón.

Otros, viajan, pasean, separan tiempo para compartir en familia.

Unos, se latigan, sangran para engañar a su mente con aquello que llaman pecado. Entran arrastrados, desplazándose con las rodillas y anhelando la meta del perdón o la respuesta a una plegaria común.

Otros, cuidan carros en procesiones sudorosas y en noches de monumentos. Fusilan con la mirada a dueños de los móviles y reciben estipendio dizque voluntario ¡Ganan más dinero que los penitentes!

Unos, se acuerdan del crucificado y sus heridas escultóricas. Rozan algodón, para llevar el poder de las heridas a casa, como bendiciones portables.

Otros, descansan, duermen, adelantan el aseo de dos meses, barren y dan tres pasadas más. Ven temporadas completas, piden domicilios, también gritan: ¡Aleluya! por un descanso escurridizo.

Unos, oran en silencio, sin visitas ni procesiones; sin imágenes ni representaciones; esconden de su diestra lo que bendijo la siniestra.

Otros, reniegan, cierran puertas, suben volumen. No desean escuchar peroratas, sartales o repeticiones.

Unos y otros, son el mismo, somos nosotros. Consciencia colectiva. Uno espejo del otro. Contrariedades. Complementos. Pléroma. Unicidad. También somos eso que negamos.

imagineria_religiosa2 imagineria_religiosa3 imagineria_religiosa4 imagineria_religiosa5 imagineria_religiosa6 imagineria_religiosa7 imagineria_religiosa8 imagineria_religiosa9 imagineria_religiosa10 imagineria_religiosa11 imagineria_religiosa12 imagineria_religiosa13

Cuando el dinero no distrae

cuando_dinero_no_distrae_carlos_munera1

Cuando no se tiene un peso para donarle a las marcas, el alma reacciona y las máscaras que nos preceden, pierden poder frente al espejo. El otro, ve tu esencia y lo fundamental de esa presencia. En contraprestación, descubres, eso sí, quién es ese otro que te observa y te acompaña. Cuando no se tiene un peso, por múltiples razones, se domina al mercado y al consumo con un poder que surge desde el interior.

La mirada se fortalece, mientras se ignoran los escaparates -Vitrinas- que intentan atraparte con des-almados maniquís. Te ves a ti mismo en el otro y percibes cómo deambulamos bajo la hipnosis de los mensajes que bombardean tu mente queriendo atraparte y asirte hasta sacar tu último centavo con la promesa de hacerte dueño del mundo, con conceptos inventados para que cuando te mires al espejo, veas a un ser de éxito en el campeonato del consumo.

Si se tiene un interés marcado por conocer al navegante del alma, notarás que aquel vocabulario, que incluye palabras como competitividad y eficiencia, parece más un intento de hackearte. Quizás el alma prefiera términos como contemplación e ineficiencia, dejando atrás indicadores, estadísticas y objetivos inmediatos. La naturaleza lo hace: es lenta en dar su fruto, es lenta en producir un tallo grande qué admirar, es lenta en cavar un camino por el cual sus aguas serpenteen, es lenta en generar esa belleza admirable ¡En fin! El tallo del alma reverdece en la carencia y la flor aparece cuando la distracción se apaga. Pero esta es solo una cara del icosaedro de la vida. Hay otras visiones ¡Es verdad!

Fotos: Municipio de Caldas, Antioquia. Las asociaciones las hacen ustedes.

 

cuando_dinero_no_distrae_carlos_munera2

Una mirada, a la mirada

jacobo_perro_barbosa

Desde niño, Jacobo, mi hijo, me ha visto tomar fotografías y, cada vez que solicita la cámara, se presta a tomar las suyas. Por supuesto que he guardado su acervo visual a sabiendas de que ha iniciado un camino de registro: el registro de su mirada. ¿Qué ve? ¿Cómo lo ve? ¿Cómo lo captura? ¿Qué le interesa registrar?

No son estas letras una mirada sobre mi hijo, sino, sobre la mirada, cualquiera que sea el observador. En dónde, por ejemplo, ubicamos la mirada cuando creemos que no estamos viendo nada. Cuando nos quedamos en “blanco”, inexistente por demás. Cuando hablamos con alguien, ponemos nuestra mirada en su boca, saltamos a un ojo e intentamos ver ambos, infructuosamente.

Cuando tomamos fotos, creemos que lo que vemos depende de la calidad del aparato al que tuvimos acceso en la compra, a saber que la cámara es nuestra mente y el ojo, su aparato; lo demás, es el dispositivo de almacenamiento y transporte. Jamás enseño a mi hijo el “Cómo tomar una foto”, sería un gran error en lo que respeto de él. Estas fotos, tomadas a los cinco años, son el fruto de su experimentación, el de voltear “patas arriba”, la configuración de la cámara en búsqueda de sorpresas y técnica; sin embargo, lo que se me antoja observar, es su mirada.

¿A ustedes qué les gusta ver?

Foto: Jacobo, 5 años 2014

jacobo_perro_barbosa2 jacobo_perro_barbosa3

Una chispa de sol

Armenia_Mantequilla_CIELO

Armenia_Mantequilla_CIELO

El adorado, el tan anhelado, el eclipsado por las nubes claras y oscuras se asoma de nuevo. Corre el velo de las cortinas que cubren el valle y se asoma a ver el ritmo frenético de quienes se afanan cada día. No puede vivir sin ver a sus súbditos y estos, no pueden vivir sin el asomo de sus rayos.

Hoy se asoma en Medellín de nuevo, con su radialidad y su casi omnipresencia. Ya la queja cambiará y para ser groseros con él, señores y señoras abrirán el paraguas que, para el caso, fungirá como parasol para que su ira, así dicen algunos, no haga mella en nuestra humanidad.

Iracundo o ausente, los días sin él, son largos, pues, sin fiesta los días pasan lentos y la amargura se torna latente. Ahora brilla y viste de majestuosidad todo lo que lleve tinta, pigmento y color; solo para escuchar de nuevo nuestras quejas y lamentos y vaticinios y profecías y descargos y demandas.

Fotos: Armenia Mantequilla – Antioquia

Armenia_Mantequilla_CIELO2

No todo es papel moneda

Támesis_casa_lucia_victoria_2017-(32)

Hay quienes somos tildados de raros y tontos y hasta de necios solo por no tener una ambición ligada al dinero y al ritmo consumista. Hay riquezas que yacen en la tranquilidad. Claro está que uno de los caminos para llegar a ésta, es el papel moneda que nos permite el intercambio.

Otear, pasar horas en un balcón con la posibilidad de ponerse en pie horas más tarde. Tomar un café y poder saborear una conversación, así sea con las nubes o con el viento. Ver una planta, olerla. Probar un bocado de manos bendecidas. Percibir el calor solar y la humedad de una lluvia.

Escuchar el concierto rural que nos brinda el campo y ser testigo de una manifestación de luciérnagas en un baile logarítmico. Ser testigos de nuestra consciencia y la del ilusorio tiempo. En definitiva, hay más riquezas que las que portan los ceros del papel moneda. Hay mejores cosas.

Foto: Támesis, suroeste de Antioquia. Agradecimientos: Maestro Carlos Agudelo e investigadora y escritora Lucia Victoria Torres Gómez.

Támesis_casa_lucia_victoria_2017-(47) Támesis_casa_lucia_victoria_2017-(49)

La alquimia del alma

gallinazo_fredonia_carlos_munera

A los pájaros que anuncien la mañana con su canto les espera banano. A las columbiformes dueñas de los parques y transportadoras de miles de piojos, les corresponde una gran cantidad del maíz importado. A los pericos presos, el alpiste; a los colibríes, néctar casero. Al gallinazo (Coragyps atratus), golero o zopilote, le es reservada la piedra, la escoba y el espanto en días en que el carro transportador de basura pasa por calles y carreras. Las cantoras, nos regalan su llamado. Las de parque, su coreografía. Nuestros buitres, nos regalan salud. Su buche y sus ácidos transforman carnes mortecinas en abono.

Las urbanas, buscan entre el rechazo embolsado, el insumo de la transformación y por ello son víctimas de la piedra y la amenaza. Las rurales, encuentran máscaras de piel perforadas por la cadaverina que solicitan engullición. Así hace el alma a quien presta sus oídos a la transformación. Toma de lo oscuro, de lo bajo, de lo rechazado, de lo oculto, de lo penozo, de lo vergonzoso; y lo transforma en energía de vida, en alimento, en sustento alquímico. Estos buitres me representan la alquimia del alma.

Mi abuela Juana, sacaba del congelador una bolsa y me la entregaba como quien cede algo sospechoso y me enviaba a la quebrada* más cercana. El contenido oculto del paquete eran las sobras crudas de piel de pollo. Guardaba los “cueritos” para alimentar a los rechazados gallinazos del barrio. Espantarlos está bien ¿Por qué apedrearlos? Deberíamos llevarlos a zonas de concentración política… tienen una alta capacidad para oler pestilencias.

Meditaciones al ver una bolsa con maíz y una mirada

Popayan2017_carlos_munera

¡Vender! una suerte de inteligencia innata, aprendida, adquirida ¡No lo sé! Requiere, como lo dije, una inteligencia especial en la cual, es posible, no se detiene a contemplarla quien la porta, quien la ejerce.

¡Todos vendemos algo! dirán algunos ¡Puede ser! pero a todos, quizá, no nos interese hacerlo. Requiere humildad, paciencia, una vida meditativa llena de mantras insonoros frente al espejo de la duda.

Cuando fui vendedor “ambulante” universitario; la pena se instalaba en mí algunos minutos mientras “abría” el negocio. El protocolo era entrar a un salón y extraer una silla de “brazo” y reposar allí una lonchera que contenía mi trasnocho anterior: una serie de tarjetas ilustradas a mano con mensajes manuscritos y personalizados. El resto de la jornada se iba en permitirle a las personas que tomaran las tarjetas y leyeran sus mensajes a la espera de que mis textos parecieran haber “hackeado” una relación sentimental. La verdad, no vendía; ofrecía mi producto colándome en relaciones ajenas. Jamás intenté persuadir a alguien de llevarse algo; esperaba que el producto hablara por sí mismo. La pena matutina la cambiaba por la satisfacción nocturna de ir a cambiar el dinero producido por algunos componentes de la canasta familiar. Al final, cambiaba textos y dibujos por pan, fríjol y carne. ¡Vendía! pero entre las hoy reconocidas inteligencias, la mía no se instala en asuntos de persuasión y tal falencia te cobra una factura cara, a veces.

Un arquitecto diseña un parque; obreros lo construyen, políticos llevan la contratación, mineros extraen materiales, industriales fabrican maquinaria para minería y construcción, electricistas iluminan el nuevo espacio, vendedores ambulantes refrescan al obrero y al turista, conductores de bus intermunicipal acercan al turista que viene de otros fenotipos. De otro lado, alguien cultiva un maíz; otros diseñan semilla transgénica, otros importan el pedido, otros más diseñan contenedores; muchos, intervienen en la creación de una embarcación. Con la omisión de miles y millones de intervenciones, alguien asume la disciplina de ir cada mañana al parque a vender maíz para que alimentes a unas palomas con un buche lleno hasta el hartazgo. Un universo holográfico y fractal desde donde se mire.

Foto: Parque principal de la zona histórica de Popayán.

Popayan2017_carlos_munera2

Riqueza y pobreza: estados mentales

dulces_del_jardin1

Hay quienes no soportan que su reflejo se vea en la imagen inversa del otro. Hay quienes no soportan verse en esos espejos. Es difícil ver nuestra riqueza o pobreza; solo en ocasiones que la imagen del otro nos permite atisbar la nuestra.

Hay quienes gozan de la inmutabilidad de las cosas, de la vida del vecino, de la economía del barrio. Anhelan “salir adelante”, pero con el egoísmo de ser los únicos, como si necesitara un referente atrás para poder hacerse a una imagen.

Hay quienes pegan un grito en silencio cuando algún vecino logra el avance de su economía. Juzgan, maldicen en silencio. Envidian. Esperan la caída y la imaginan. Lo que deja ver la realidad del verdadero significado de “pobreza”: un estado mental y no económico.

Hace algún tiempo, fui invitado a pernoctar con mi familia en una gran hogar. Este hogar se crió bajo el rechazado olor de pata de res quemada, para extraer y fabricar con ella, algo inesperado: dulce. Gelatina de pata. Jalea, blanca y negra, como gritan en algunas calles aún. Nos dejaron ver una historia de superación mental, de necesidades económicas superadas y de una mujer ¡GRANDE! Mariela Arango Jaramillo. De unos hijos levantados a punta de unos leños que chamuscaban los pelos de las patas de res, muchas veces bajo el rechazo vecino provocado por el olor de tal alquimia. Pero el hambre acosa más que las cuentas de servicio y hay que mover las manos. Hoy son emprendedores incansables, creativos, insatisfechos por la necesidad de crear. Lograron atravesar la barrera de su propia mente y crean lo que tanto soñaron: dulces, café, vivero, comida.

Dulces del Jardín, en el municipio de Jardín en Antioquia, es una lección de empresarial. Un genio de inteligencia económica que se pasea entre los genes de cada integrante de esta familia. La pequeña y oscura entrada que dejaba ver unas pailas atendidas por quienes se afanaban para sacar los dulces del sustento, quedó atrás. Al visitante, se abren los viejos portones para mostrar una la grandeza de la mente familiar que hoy orbita en otro estado, haciendo aún más bello a este municipio de Jardín, localizado en el suroeste antioqueño.

Agradecimiento: Hernán Cruz Arango. Aún estoy en deuda por la visita… Quedan aún unas letras por salir.

dulces_del_jardin4 dulces_del_jardin5 dulces_del_jardin6

dulces_del_jardin2 dulces_del_jardin3

¿Dónde estás, punto medio?

marinilla1

Esperamos lo extraordinario que se presenta escaso, y menospreciamos lo común de lo cotidiano que se presenta permanente. Esperamos que el cielo se abra para admirar absortos la grandeza de lo extraño cuando, sea dicho, jamás se ha cerrado el firmamento. Admiramos paisajes extraños cuando no es la extrañeza, sino el mirar con novedad. Lo cotidiano nos permea y estalla en nuestros sentidos, pero tenemos el descaro del desprecio y la ceguera.

Mientras llueve, nos quejamos. Al calentar fuerte, nos quejamos. Si quedamos llenos, por exceso de jactancia; si es por hambre, por falta de ella. ¿Dónde estás, punto medio?

Foto: Marinilla, Antioquia. Agradecimiento: Hernán Sánchez.

marinilla2 marinilla3

“…no respondo por sus zapatos”

zapateria_jardin

 

¡También aquí encaja el alma!

- ¿En serio? Cuénteme de ello…

Estos, desgastados y desvencijados, cuya suela raya en la transparencia; estos cuyas cuerdas no anudan ya; son de un alma inconsciente. No se detiene a pensar en asideros metafísicos y, simplemente, vive la vida que le dieron ¡Y la vive intensamente, eso sí! Esta alma no teme los pelones del diario amanecer, ni se percata de consumismos ni modas visuales. Esta alma es pobre ya que no se viste de los superfluo, y ya sabes lo que dicen de las almas pobres: ¡Bienaventuradas serán!

- ¿Y esos que brillan allí, de caballero!

Impecables, brillantes y de piel nutrida; con finos acabados por dentro y suela ponderada, sin cargas a diestra o siniestra. De esa alma tengo compasión. ¡Yo mismo los he calzado, como encajando en personaje ficticio! Esa alma sufre y vive del festín político ¡es débil! …y no soportaría vivir de nuevo la pobreza de su infancia. De esos… he visto caer de altos pisos para no anudarse jamás.

¿Los va a dejar o no? Recuerde que, pasados 30 días, no respondo por su alma.

Foto: Jardín – Antioquia.

 

zapateria_jardin2

 

zapateria_jardin3

Una mirada al interior

interior_jardin_carlos_munera

Una pregunta para los lectores ¿Cuando miran al interior de los recuerdos, como quien mira esa casa desde afuera, qué se les viene a la mente?

“Estaba esperando a que llegara el día,
en que todas la nubes… desaparecieran.
Ahora estoy contigo,
ya puedo decir tu nombre.
Ahora podemos oirnos… otra vez”.

Pink Floyd (1996). Wearing the inside out. The Division Bell. [Acetato]. Inglaterra: EMI Music.

…”¡Instinto! Lo pide el alma. Lo reclama. Podría preguntarse por qué no, por qué no saber de dónde venimos, cuál es nuestro origen, cuál es el sustrato económico y social que nos antecede. Como un médico que escribe una historia clínica y pregunta por las enfermedades familiares y generacionales, deberíamos trazar la nuestra en ese ancestro, pues, somos el producto de esa cadena de acontecimientos que hoy nos tienen construyendo la vida, sanando el alma, creando quizás un nuevo código genético, reparándolo y escribiendo un nuevo comienzo. Algún sentido tiene el hogar que acogió nuestra alma, algún sentido debe tener cada uno de esos episodios que nos contextualizan. Es en una búsqueda permanente del alma y en un encuentro con ella cada vez. No intranquiliza esa curiosidad permanente, le da sentido de vida por el contrario ¡alegra cada pieza del rompecabezas con la que me encuentro”.

Extracto del libro no publicado: “No me llames papá”. Foto: Carlos Múnera. Jardín – Antioquia.

Hemos llegado a buen puerto

rio_san_jorge2

 

“…Insisto en decirte que hay más blanco en esta habitación, menos ruido, menos cosas.

Los recuerdos están aquí y los amo porque son parte nuestra, son el testimonio de este paso por la vida, de un permanente presente ¡Estamos en blanco! Hemos llegado a buen puerto aunque desconocemos el itinerario del resto del viaje; supongo que así debe ser. Hemos reparado las ramas del árbol que podían ser sanadas y, como testimonio del paso del tiempo, quedarán las ramas fracturadas o la cicatriz de los gajos que fueron cortados por alguna razón. Este árbol tiene vida y su raíz sigue alimentándose en la oscuridad de la tierra fértil. Esperemos frondosidad, florecimiento, fruto y una agradable sombra para los que vienen, para las semillas que germinarán con un mejor código”.

Del libro no publicado: “No me llames papá”. Foto: Carlos Múnera. Río San Jorge, Montelíbano – Córdoba.

rio_san_jorge

¿Dónde yace nuestra alma?

Armenia_Mantequilla_nov2016

 

Foto: Carlos Múnera, Armenia Mantequilla.

¿Almas, como bienes mostrencos? ¿Almas sin dueño? ¡Jamás! Seremos dueños de nuestras almas. Corrijo: El Alma es nuestra dueña. Es quien verdaderamente habita en nosotros, envuelta en ego y otros empaques temporales. El alma es quien ve, a través del forro de piel que la cubre y la incomoda cada vez.

Ya iré hablando de mi alma y tú irás contándome de la tuya. Ya iré hilando versos nuevamente y tú desanurarás los míos.

Armenia_Mantequilla_nov2016_b Armenia_Mantequilla_nov2016_c

Y… ¿si volvemos a conversar?

luz

Foto: Carlos Múnera

 

Tres palabras me salen

Y dos de ellas están dispersas.

Abro mis ojos para ver

Y todo está gris.

Intento salir

Y no encuentro las llaves para el regreso.

Miro por la ventana,

Y descubro que estoy en un encierro.

No miro noticieros,

El género terror no es de mi gusto.

Intento explicar lo que pasa,

Y mis labios no musitan.

¡Silencio!

Creo ver luz en la transparencia de la cortina

 

Tan íntimo y tan público… como el café

servicio_publico2_coffeenton

Cuatro mujeres se deleitan en una calurosa tarde citadina. Son profesionales y decidieron celebrar el cumpleaños de una de ellas en un café. Los bolsos ocupan una silla, y los celulares están prohibidos; quien conteste paga la cuenta, a menos que sea para selfies ¡Cómo no hacerlo cuando estamos más bonitas!, comentan. El café, como lugar, es acogedor y los capuccinos, aunque no tienen esas figuras hechas con la crema de la leche, están ricos ¡Parece que es buen café!

Dos de ellas, van al baño, las restantes se ríen en complicidad y revisan sus celulares, tuitean, envían, replican, mandan mensaje: “Hoy no regresamos”. Las que visitaron el servicio se devuelven espantadas y haciendo bromas ¿la causa? El baño. Lo que debería ser un buen remate de atención se tiró hasta en la propina y en una segunda ronda de pasabocas con más café. Crean más chistes, piden la cuenta y salen, despavoridas.

Y es que tal cuarto no puede ser el último en diseñar, en atender y en ambientar. No es el cuarto de rebujo y mucho menos el guardadero de escobas e inventario del local ¿Han entrado, alguna vez, al baño de una sala de manicure? Cada espacio está atacado con toallas y toallitas que cuelgan por doquier absorbiendo el aire para intentar secarse. ¿Con cuál de ellas me seco luego de usar el lavamanos? ¡Cualquiera, qué cuenta se van a dar!

Es así como el baño, de cualquier establecimiento comercial, debe ser el primer espacio en quedar resuelto para la necesidad de clientes y visitantes. Debe ser el lugar “secreto” para mirarse, peinarse, acicalarse, pues, no es exclusivo de lo físico. El baño es, también, lugar de la vanidad y el descanso, lugar del escape y la sonrisa frente a un espejo y, ellas lo saben, lugar de muchos secretos y chismes.

El festejo no terminó. Sugirieron un nuevo lugar que, aunque un poco más costoso, daba la garantía que la mejor mesa del establecimiento podría ser ubicada en los baños. Suena exagerado, pero estos sí saben cómo mantener y ambientar un espacio tan íntimo y tan público a la vez.

Foto: venta de segundas en el Centro Comercial Medellín.

Sinéctica: “Atracción de cosas diferentes en una única conexión”. Este concepto, creado por el psicólogo William J. J. Gordon alude a la unión de elementos distintos y en apariencia irrelevantes o ilógicos; para crear nuevos conceptos, aparatos, innovación o solución a planteamientos y problemas.

A la defensa de la Olla, como método y otras críticas

Orión GPS, es un permanente navegante del mundo físico y virtual al que no conozco más que su movida interactividad en este blog y en mi cuenta de Facebook, pero su amplio comentario me pareció importante publicarlo como artículo crítico de las recientes prácticas en torno al café especial y a las tiendas especializadas. Los dejo con él, enviándole, nuevamente, mi invitación a un café cuando pase por Antioquia. Su colección de fotos o re-publicaciones es maravillosa.

cafe-chiquinquira3

Por Orión

El año pasado pude hacer el barrido de las cafeterías especiales en Londres, incluso, propuse mi candidatura -por pura curiosidad- para un puesto de barista junior durante las noches. La experiencia me dejó boquiabierto: no les interesaba si sabía acerca de cafés de origen, especiales o si buscaba compartir con el cliente la catación. Lo unico importante era cumplir con los estándares universales sobre la debida: forma de preparar en un tiempo record, un espresso o latte, sobre todo este último ya que es la bebida que más se promociona. Se han dado cuenta que la mayoría de los clientes no tienen idea ni interés en saber sobre café, pero, eso sí, pagan muy bien si les hacen el “bendito muñequito” del latte art, para mostrar a sus amigos en Instagram. No cumplí con el modelo necesitado de Barista.

Lo que más me dejó atónito fue la ausencia total de algo que no sé si sea solo colombiano, al momento de tomarse el tinto: la conversada. Ahora que estoy de nuevo en Bogotá, tuve la grata sorpresa de reencontrarme con un vendedor ambulante de tinto, del quien ya había ya hecho mención hace dos años, en un post de este mismo sitio web carlosmunera Puedo ahora asegurar un ciento por ciento, que no cambio por nada en el mundo el tinto que este vendedor prepara a 500 pesos [preparado con todas las normas del arte y de BPM], por un café de 3,30£, así digan que fue preparado por un campeón barista de Inglaterra, en una cafetería de renombre internacional y hecho con la mejor selección y ensamblaje de cafés del mundo.

No se si tengamos un método 100% nuestro, habría que investigar, pero sé que me he convertido en un insurgente contra esa elitización del café, creada por fabricantes de máquinas espresso, importadores de granos y mercachifles de leche. Estoy totalmente de acuerdo con la defensa de la “Olla”, de la panela como miel, del filtro en tela a la usanza de los abuelos.

Atentamente: El Anti-Barista [Este sobrenombre no denigra del barista, sino de ese molde que se quiere imponer como modelo de élite].

Foto: Café móvil en Chiquinquirá

“Apuntes en torno a la elección del Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros”

Por: José Fernando Montoya Ortega, Representante de Antioquia al Comité Directivo de la Federación Nacional de Cafeteros; y Comité Nacional de Cafeteros

Agosto, 12 de 2016

jose_fernando_montoya_coffeenton

Ante las inquietudes surgidas en relación con el sentido democrático de la elección del Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, me permito compartir estos apuntes:

  1. Se fijaron claramente las características del perfil deseable en referencia con competencias personales, de conocimiento y emocionales, requeridas para liderar procesos de transformación en el modelo organizacional y de gestión para obrar en sintonía con las demandas del gremio en un entorno de gran complejidad en lo social, económico, ambiental e institucional.
  2. Por convocatoria pública se invitó a participar a los ciudadanos que considerarán cumplir con el perfil acordado.
  3. El Comité Directivo de la Federación Nacional de Cafeteros analizó 19 hojas de vida y seleccionó 8 que a su juicio cumplían cabalmente con los requerimientos del perfil. Esta decisión se dio en medio de respetuosa deliberación y cada uno de los 15 representantes expresó autónomamente, su voto.
  4. En sesión del Comité Nacional de Cafeteros se concertó con el Gobierno Nacional, en el marco del Contrato de Administración del Fondo Nacional del Café,  la terna de candidatos, quienes se presentaron  en cada uno de los Comités Departamentales de Cafeteros para darse a conocer y sustentar sus propuestas en torno a los retos a afrontar desde la Gerencia General.
  5. Ese ejercicio de deliberación con cada Comité Departamental se puede considerar como un debate en cada contexto de la complejidad de la realidad de la caficultura nacional. A tal punto que permitió a los representantes regionales llegar a acuerdo para dar a conocer la opción y voluntad de voto por el candidato que a su juicio se caracterizará por ser cualitativamente más competente para el cargo.
  6. Formalmente se llega al 81 Congreso Nacional Cafetero, extraordinario, realizado el 12 de agosto del 2015 con una terna de candidatos que objetivamente participaron en un pertinente, objetivo y proactivo debate, apoyado por un plan de información y comunicación a través de radio, prensa, televisión y redes sociales, que permite afirmar que se garantizó la oportuna presentación y sustentación de experiencias y propuestas por cada uno de los candidatos de cara a la opinión pública en general y a las comunidades caficultores en particular.
  7. Sí previo a la realización del Congreso, la señora Adriana Mejía Múnera y el señor Luis Guillermo Vélez Cabrera, como candidatos expresaron su voluntad de declinar, esa actitud se puede considerar como una contribución al fomento de la unidad  del Gremio, considerando con inteligencia y generosidad que en el señor Roberto Vélez Vallejo tendía a objetivarse el reconocimiento por su integridad personal, idoneidad profesional y competencias para responder a los retos y exigencias de los caficultores colombianos, según el sentir y el pensar de sus delegados en los Comités Departamentales de Cafeteros y en el 81 Congreso Nacional Cafetero.
  8. La elección por aclamación unánime por parte de los 15 Comités Departamentales de Cafeteros es la expresión de convalidación de un proceso de debate democrático abierto, garantizando a los candidatos los medios y las oportunidades de forma equitativa e igualitaria.
  9. Como caficultores somos conscientes de estar en un nuevo punto de partida en el proceso permanente de transformación gremial, en la relación  creadora entre las diferentes empresas del sistema gremial desde las fincas hasta la institucionalidad referenciada en torno a la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, como expresión de la voluntad de sus federados para continuar contribuyendo en el marco de la diversidad regional a la unidad de propósitos en pro del bien común en las regiones caficultoras de Colombia.

Color, chivas y flores de Antioquia

chivas_feria_flores_coffeenton1a

 

El artista paisa, alista su pintura y sus pinceles para recrear su fiesta por la vida, el Sol, la luz y el ser, pues, su imaginario es expresión del alma y de lo que para él es importante. Engalana su medio de vida, transporte de vidas y del fruto del sudor de sus manos. La tierra da sus frutos, verdura, café y leche; y es enviada a mercados populares para que cada uno elija los insumos de otra fiesta: la comida; transformación de la tierra en alimento, alquimia que se integra al cuerpo.

Las chivas, patrimonio de color, nos identifica y nos deja saber qué somos: alegría y geometría sagrada.

chivas_feria_flores_coffeenton2a chivas_feria_flores_coffeenton3a chivas_feria_flores_coffeenton4a

El hombre, el café y los símbolos – Chivas y Flores

chivas_renault_feria_flores_coffeenton1

Quiénes somos, qué nos identifica, qué nos hace únicos, qué nos distancia de los demás animales. Observa uno la imaginería popular y se da cuenta que los símbolos son parte de la creación del hombre que nos separa del resto de naturaleza viva. Tomarnos un café y darle un significado más allá de los componentes estimulantes, para venir a convertirse en una excusa para el encuentro, para la socialización, para la contemplación. Entonces el café deja de ser bebida para ser un aglutinador, un pegamento social que nos une en torno a nosotros mismos, en torno a la conversación, y en torno a la responsabilidad de no dejarnos morir solos.

Estas chivas, que en Colombia, se refieren a buses y carros harto ornamentados y distinguidos con una gráfica geométrica en abundancia, llena de líneas y colores vivos y contrastantes; estas chivas (carros pintados), son el reflejo de que el hombre se une al símbolo para darle significados a la vida y a todo lo que le rodea. Espere más…

chivas_renault_feria_flores_coffeenton2 chivas_renault_feria_flores_coffeenton3 chivas_renault_feria_flores_coffeenton4 chivas_renault_feria_flores_coffeenton5

“Cafés especiales son ahora política pública”, El Mundo

sello_cafe_de_antioquiaEl programa de cafés especiales ahora contará con un presupuesto anual de $6.000 millones, gracias a que la Asamblea lo convirtió en política pública por iniciativa del Gobierno Departamental.

En el debate fue unánime la decisión, porque fueron 23 votos positivos y ninguno negativo con los que se adoptó la política pública de cafés especiales. “Es un gran logro, porque Antioquia la más educada no sólo se dio a la tarea de generar un acompañamiento permanente a las familias caficultoras del departamento sino que también deja esta política pública que va a permitir que futuras administraciones continúen por esa ruta”, dijo Yenny Velásquez, gerente del programa Antioquia, origen de cafés especiales.

Lea la nota completa en ElMundo.com…

Desde tierras cafeteras: chivas y flores

chivas_feria_flores_coffeenton1

Porque en estas latitudes el sol cae perpendicular, y tal acción de la naturaleza eleva los colores a su máxima expresión y, consecuente con ello, el hombre aprovecha las leyes de la luz -aunque no sepa de números-, para elevar la alegría por medio de la pintura del alma; comunica esa fiesta al sol con el uso de pinturas, contrastes, combinaciones y manchas geométricas, sin miedo, sin temor al exceso, sin pedir perdón a la opulencia, sin guardarse un lugarcito para el silencio estético.

Por eso, la geometría alza la mano y se hace presente, grita con su luz y exhibe su color; para alegrar a otros y gritar “viva la luz, viva el sol”, lo tenemos en abundancia y por eso somos alegres, no nos guardamos nada para la noche, el derroche es perenne. Sol, también trae con la luz, el humor, que no se escapa de nuestros bolsillos y sale a hacer lo suyo, a dejar la impronta que nos identifica; creatividad que se refleja en todo: un dicho, el uso de la imaginería popular adaptada, la resignificación de nuestros objetos y nuestra definición del ser.

Los dejo, con este comienzo especial de Chivas y Flores, en el marco de la Feria de las Flores 2015… Vienen más.

chivas_feria_flores_coffeenton2 chivas_feria_flores_coffeenton3 chivas_feria_flores_coffeenton4 chivas_feria_flores_coffeenton5 chivas_feria_flores_coffeenton6 chivas_feria_flores_coffeenton7

Cicatrices que alegran, en la madurez del recuerdo

finca_hector_giraldo

Comienza, con este recuerdo de Héctor, el juego de “café y mamoncillo”, una excusa para hablar de muchas cosas, distintas entre sí -si se quiere-, con una taza de café de por medio, como agente que une y cohesiona. Si usted, que lee, tiene recuerdos, imágenes o un aporte con el que hagamos este tejido de retazos, es bienvenido en coffeenton@gmail.com. / Carlos Múnera.

hector_giraldo

Por Héctor Giraldo

Corría el 1966, y tenía siete años cuando vivía el paseo de vacaciones que siempre nos daba papá en la finca del abuelo. Uno de esos días disfrutaba con mi hermano mayor en la pesebrera, con los terneros y, cerca de allí, tratábamos de despulpar un puñado de café en la despulpadora; en un descuido tan frecuente a esa edad, metí  mi mano izquierda a la tolva, con tan mala suerte que dos de mis dedos quedaron atrapados ¿Pueden imaginarlo?

El problema vino, luego, para liberarme. Fue solo después de varios intentos, que logré sacar mi mano ¿adivinen cuántos dedos salieron? Por fortuna, todos, con algunas cortadas pero libres al fin y sin fractura ¡nunca olvidare esa imagen! Y más aún, porque en mis dedos quedó la cicatriz de este accidente…todo por el café y la curiosidad infantil. De recuerdo, me compré una réplica de una maquinita de esas, despulpadora, que siempre conservo como una de mis mejores instantáneas de mi vida.

¿Café con mamoncillo?

Sinéctica: “Atracción de cosas diferentes en una única conexión”. Este concepto, creado por el psicólogo William J. J. Gordon alude a la unión de elementos distintos y en apariencia irrelevantes o ilógicos; para crear nuevos conceptos, aparatos, innovación o solución a planteamientos y problemas.

sinectica_cafe_coffeenton

Café con mamoncillo, no es, pues, un maridaje o combinación que propongo literalmente, aunque valdría la pena probar tal astringencia con un dulce café; sino de unir elementos que en apariencia pueden ser discordantes, opuestos o separados, con el tema del café. Ya hemos abordado desde diferentes voces los momentos de la cadena productiva, pero, qué tal si vamos más allá y nos preocupamos por lo más importante: quién es el que se toma esa taza de café y qué piensa, qué tiene para compartir y ¿cómo unimos esos pensamientos tan lejanos y los ponemos en la misma mesa?

Esa es, pues, la invitación que he hecho a varios amigos y cercanos, para que hagamos sinéctica en este espacio… ¿Qué pensamos, cuando estamos frente a una taza de café? ¿Cómo unimos diversos pensamientos alrededor de una taza? Para eso es el café, entre otras: para hacer comunidad, para ser feliz, para conversar así no estemos de acuerdo. Así que vamos a ver qué tazas de café salen con mamoncillo.

Juventud que exige calidad en el café

jovenes_nuevos_consumidores

Los nativos digitales, ávidos de información y experiencias que los hagan sentir vivos, son los nuevos consumidores que están exigiendo del mercado oferente, mejor calidad en lo que se configura como nuestra bebida nacional. Jóvenes exigentes en la información, curiosos, exquisitos en sus gustos, proponentes de experiencias y consumidores de ellas. Por eso mismo, entre muchas razones, es que el café especial entra a ser parte de sus gustos. No se trata solo de una bebida que les avisa que han llegado a la edad adulta, sino de una bebida que nos identifica. ¿Por qué tiene que ser desastrosa una experiencias sensorial por culpa de malas prácticas de preparación, como es la greca que cocina un jarabe por horas, sobre extrayendo componentes que no deberían ir a la taza?

Estos mismos jóvenes, descubren que Colombia sí puede tomar buenas tazas, ricas en sabores y diversas en su origen. Junto a ellos, también caminan las viejas generaciones que no conocían mayor oferta de café que con la que fueron “educados”, para referirnos a la publicidad que les inculcó en sus mentes la publicidad. Generaciones que están permitiéndose el disfrute de dulzuras que existían en el café sin necesidad del uso del azúcar que, a mi parecer, tampoco se puede condenar en los consumidores, pues, el caso del uso de la panela o agua de panela en nuestra bebida es también una usanza muy  colombiana ¿Y por qué no?

Ahí están ellos, jóvenes apasionados por el consumo de una rica bebida estimulante; apasionados por un oficio cuya palabra nos era extraña y apenas se comienza a masificar en nuestras tierras: barista, quien, a veces, tiene que tomar energía prestada del ego para poderse dar a conocer y lucir su conocimiento; y así, abrirse camino en medio de la gastronomía. Ahí va Colombia, descubriendo cosas que creímos dar por sentadas; conociendo algo que creíamos conocer: el café. ¡Y creo que vamos por buen camino, solo que atrasados, con referencia a otros países que ni siquiera son productores!

¡Políticas! Más allá de la “greca”

sello_cafe_de_antioquiaEs año político y perentorio es saber qué programas tienen los candidatos a la Gobernación de Antioquia, con respecto al tema cafetero que tiene tantas aristas desde donde debe abordarse. ¿Cómo y mediante qué programas y acciones, Antioquia recuperará un liderazgo que fue abandonado por años? Importante, también, saber del tema de vías terciarias que dificultan la movilización del producto y perjudican, en últimas, al campesino o cafetalero. Antioquia, no tiene la geografía de los municipios del Eje cafetero ni su infraestructura vial. Nuestra geografía es agreste y difícil es sacar, muchas veces, el producto de las cosechas.

Interesante también, escuchar qué nuevas propuestas tienen programado los candidatos a las alcaldías en el fortalecimiento del clúster del café; además de la mayor visibilidad por parte de las universidades que lo soportan. Más allá de los concursos de taza, debe quedar una política cafetera regional que sea fortalecida por cada gobernante que llegue a la primera silla del Departamento, pues, estos programas deben trascender el tema del poder, para sembrarse en los esfuerzos económicos de los presupuestos gubernamentales.

Se aplauden estas acciones visibles que comienzan a posicionarse en la mente de los ciudadanos, que logran poner en boca de los ciudadanos, las palabras café y calidad, juntas; en pro de la economía local y del consumo interno que, si bien no está virgen, es incipiente cuando hablamos de un exquisito producto. ya florecen las tiendas especializadas y la exigencia de consumidores que están conociendo al café más allá de la “greca”.

 

Comienza a ser importante el consumo interno de café

willis_corotos_coffeentonCuando se habla de café de Colombia, el imaginario nos trae el tema de la exportación a la mesa, pues, es uno de los más importantes renglones de la economía nacional y, también, uno de los más álgidos por aquello de la retribución al caficultor. Pero a la mesa pocas veces se traía una taza, para hablar de ella y del consumo nacional, un consumo de calidad. No es un secreto que la pasilla no puede salir de Colombia, pues, afecta la taza y, por tanto, la venta; lo que hace que esta producción de desecho, sea mezclada con café bueno para que no se pierda del todo.

Sentados en la mesa, el consumidor comienza a ser responsable con lo que está pidiendo y se está preocupando por darle un lugar importante al café, lugar que siempre eclipsó el vino; lo que nos ha llevado a saber más de vinos en un país que no es vinícola, que de café, en un país productor. Ahora, es increíble que extranjeros sean los que ingresen a nuestro país a darnos cátedra de calidad, preparación y cultura; cuando deberíamos ser nosotros quienes demos clase de café, acompañados de nuestra gran producción.

Pero los consumidores internos comienzan a exigirse más y a exigir a tiendas especializadas y restaurantes, un café de calidad, un café consecuente con la publicidad posicionada en la mente del imaginario colectivo. El cliente está aprendiendo y se están ofertando mejores tazas, producto de microlotes cuidados, y de una cosecha y poscosecha responsable. Se nota una “alfabetización” cafetera donde todos, somos embajadores de nuestra bebida nacional. Somos muchos quienes evangelizamos la pasión por este mundo que se complementa con la gastronomía mundial.

Por fin la mirada está puesta en nosotros y no solo en sacar el granito de oro verde, para que otros países lo tuesten y le den valor agregado y, por consiguiente, generen riqueza en sus países. Ahora es nuestro turno de aprender, innovar y dar cátedra al mundo.

 

 

“Últimos segundos de vida del café”

jose_zapata_carinito_coffeenton

La frase del título, la escuché hace poco, en el Primer Encuentro Departamental de Baristas y Catadores, organizado por el proyecto de la Gobernación, Antioquia, origen de cafés especiales. Se la escuché a José Zapata, barista de Cariñito Café y, la verdad, se quedó anotada en mi agenda. Zapata, hablaba de ella, para ilustrar el cuidado con el que hay que servir la bebida luego de que el grano haya atravesado toda una cadena de tratamiento.

Muchas personas ignoran o no tienen consciencia de la cantidad de trabajo manual que hay detrás de la taza de café que tienen al frente cada día. Ignoran o no perciben que la tintura o extracción que tienen en sus tazas, provienen de granos que fueron arrancados manualmente de la planta y, que luego de otros procesos, fueron tostados con cuidado, si es que estamos hablando del buen café. Así que no es exagerado decir que nos estamos tomando el fruto del trabajo del hombre, como se escucha de la vid en cada misa.

“Los últimos segundos de vida del café”, deben, por tanto, ser una experiencia de tal magnitud, que no opaquen el esfuerzo realizado por cada una de las personas que intervinieron en su producción. Los últimos segundos de vida del café, deben ser de un residual agradable, que invite a volver, a regresar, a repetir y a invitar.

Sé que muchos lectores se identifican con las malas experiencias en renombrados restaurantes en sus ciudades, cuando, luego de una exquisita comida, culminan el ritual social con una taza de café que, en muchos casos, borra la agradable experiencia con un pésimo sabor a jarabe quemado, y que por obvias razones, rompe la experiencia dejando un mal recuerdo, solo porque se trataba de un tinto malo gratis.

Aunque la vida del grano de café termina cuando entra en la tostadora y su germen muere para dar paso a una deliciosa caramelización, esos últimos segundos de vida, deben dejarnos antojados a repetir la experiencia, que más que gastronómica, es social, que es, para mí, lo relevante de nuestra bebida: “…Seamos amigos”, remata el copy de una tradicional marca.

Cafés caraqueños

Un aporte de interación, por parte de Ignacio Alfonzo.

“Hola Carlos, vivo en Caracas, Venezuela, nací en Barrancas del Orinoco, (a orillas del río Orinoco) Estado Monagas.  ¡Mucha suerte y larga vida para que cumplas esa encomiable labor de informar y robustecer la cultura popular!”.

Café, en el bulevar de Sabana Grande.

Café-en-el-Bulevar-de-Sabana-Grande

Café Provenzal, Centro Cultural de Chacao.

Café-Provenzal-centro-cultural-de-Chacao

Café Venezuela.

Cafe-Venezuela

¿Café o tinto?

tinto_cafe_coffeenton

Varias han sido las discusiones en cuanto al término “tinto”, para referirse a una taza de café negro, en algunas zonas de Colombia. Pero ¿es correcto su uso? ¿se confunde con el vino?

Escribo desde lo personal cuando defiendo el modismo “tinto”, para normbrar una taza de café negro, no muy espesa, producto de métodos filtrados o de un percolado (greca). Lo qué no parece lógico es que, en Colombia, recibas un café con leche cuando se pide un “café”.

El origen de este artículo, que estaba en mora de escribir, se aceleró con una discusión en redes sociales con el periodista gastronómico, Lorenzo Villegas; el instructor de Barismo, Andrés Ruiz Márquez y otros lectores más. Lorenzo, con razón, defiende el uso del “tinto”, para referirse al vino “oscuro”; a lo cual, Ruiz, en defensa del tinto dice: “Creo que llego el momento de definir nuestra identidad, llevamos algunos años copiando procedimientos extranjeros. Usamos métodos y prácticas de baristas de países consumidores y con razón. Me sueño el día en que desarrollemos conocimiento, nuestras formas, nuestros métodos, nuestra propia identidad. Porque merecemos tomarnos nuestro mejor café y conocerlo mejor que otros. Hace poco escuche a una BARISTA principiante decir que alguien le critico un procedimiento (eso no se hace así). Seguramente porque en otra parte no se hace así. Ella le preguntó, por qué no se puede? La respuesta sin fundamento técnico fue: “Porque no se puede”. Solo -copiar pegar-. Llegó la hora de desarrollar una fuerte cultura propia de consumo de café”.

El debate sigue abierto, lo cual nos invita a encontrar el origen de este modismo. Una breve búsqueda en el oráculo del Internet, nos puede arrojar escasas luces: “Durante mucho tiempo nuestros abuelos y padres tomaron una mezcla de cafés, que era muy económica y que incluso cuando subió de precio se rendía con agua. Ese es el origen de la palabra tinto”, Ana Sierra Restrepo, coordinadora ejecutiva del Programa Toma café. El Mundo.com. Y del http://es.wiktionary.org/wiki/tinto Etimología: del latín tinctus1 , y este participio de perfecto de tingere, del protoindoeuropeo *teng-2 . Compárese tintatintura.

Hay más citas que nos pueden dar luces al respecto, pero, en mi opinión, defiendo el modismo en discusión como uso lingüístico que nos lleva a nombrar a nuestra bebida, ya que se trata de un “agua teñida” (no debe leerse como un peyorativo), pues, a la final eso es un filtrado, un agua que extrae del grano molido, algunos sólidos que la “tiñen”.

Ahora, como país que no es vinícola, así hayan algunos cultivos; sí es cafetero y nuestra cereza (grano de café en la planta) vive algunos procesos que podrían ser análogos al proceso de la uva. Más interesante aún es hablar de un perfil “vinoso” o “avinado”, para referirse a un perfil de taza con fragancia y sabores a frutos rojos, frutos maduros, uvas; que hacen que nuestro “tinto”, sea nuestro “vino”. Ver: ¿Tenemos café-vino en Antioquia?

Creo que, como invita Ruiz Márquez: “Llegó la hora de desarrollar una fuerte cultura, propia, de consumo de café”. Agregaría que, llegó la hora de buscar cuál es nuestro método, llego la hora de defender la “Olla”, como uno de ellos; llego la hora de aceptar el uso de la panela como nuestra miel; llegó la hora de llevar a equilibrio nuestra autoestima nacional.

Foto: Cartago, Valle.

Cátedra Café, para Colombia

catedra_cafe_colombia_coffeenton

Llega un extranjero a Colombia y, con nuestro don de gentes, le invitamos a un café, pues es nuestro producto de mostrar; al intentar el primer sorbo, el invitado pregunta ¿Qué es esto? Es café “el mejor del mundo”, esto es horrible, increpa, sorprendido el visitante al que queríamos sorprender.

¿Qué tanto sabemos los colombianos de nuestra bebida nacional? ¿qué tanto tenemos acceso a una taza con calidad? ¿sabemos preparar nuestra bebida insigne? ¿qué tanto saben más afuera que al interior de Colombia, acerca del café? ¿por qué ignoramos tanto conocimiento de lo que debería ser el tema embajador ante foráneos? ¿por qué sabemos más de vinos que de café, en un país que no es vinícola?

La vergüenza del propio, invitando a tomar café a un extranjero, la han vivido muchas personas, pues, no entiende porqué este último rechaza lo que debería ser una amable atención; y resulta que el invitado ha tomado mejores cafés, colombianos, por fuera de este país. Entonces, nos preguntamos ¿qué es lo que estamos tomando? ¿cuál es la fama de nuestro café?

Colombia, por tanto, debería ser maestra en el tema, deberíamos ser los embajadores que más deberíamos de saber de nuestra propia bebida, deberíamos dar cátedra a quien estuviera dispuesto a escucharnos y, por tanto, deberíamos estar tomando el mejor café y no como pasa con la minería, que exportamos en bruto y afuera le dan la transformación y el valor agregado y como resultado de ello, afuera nos admiran más por nuestra riqueza que lo que nosotros nos valoramos internamente: eso es pobreza en medio de la riqueza.

La academia debería, por tanto, crear una cátedra, la Cátedra del Café, que llame la atención en todo el territorio de la importancia que debería tener nuestro producto gastronómico nacional, una bebida: el café; con todos los periféricos anclados al tema y con la importancia que debería tener un ecosistema robusto y apoyado por entidades de diferente orden, incluso de la existencia de un instituto del café para Colombia.

Una cátedra que llame nuestra propia atención, nos evangelice, nos eduque para ser embajadores permanentes; para que haya una nueva bonanza cafetera que no dependa del número de sacos exportados, sino de la calidad. Como lo repite una y otra vez, calculadora en mano, Andrés Ruiz Márquez, instructor del Sena y emprendedor: el solo incremento interno en el consumo de buen café daría para hacer felices a muchas familias campesinas.

Cátedra del Café, para salir de una ignorancia imperdonable. Para ser maestros de nuestro propio conocimiento. Para marcar el norte en temas de consumo. Para ser exigentes con el mercado nacional. Para exigir mejores prácticas por parte de las grandes marcas. Para ser de este grano estimulante un símbolo renacido.

Primer Concurso Internacional de Cafés Tostados de Origen – París 2015

avpa_paris_coffeenton

Por AVPA
París

El 12 de junio de 2015, en la Alcaldía de la Cuarta Región de París, serán proclamados los resultados del Primer Concurso Internacional de Cafés Tostados de Origen, tres cafés de Colombia, de la marca Amor Perfecto ya fueron preseleccionados. Este concurso organizado por la AVPA, marca la evolución profunda de una producción que pasa, poco a poco, del estado de materia prima al de un producto gastronómico, de una organización de trabajo de tipo colonial (producción de la materia en el Sur, elaboración y valorización en el Norte) a una repartición más equilibrada de la cadena de valor.

La excelente respuesta de los productores a la invitación de la AVPA para participar, demuestra el interés de la operación. Más de 60 cafés, de 15 países y de 3 continentes están presentes en París, degustados por un jurado de técnicos del café y de profesionales del gusto.

El concurso se realiza en dos grandes etapas: análisis, por un jurado compuesto por técnicos del café con dos misiones: organizar el universo sensorial en categorías suficientemente homogéneas para determinar una clasificación, y una segunda fase, que comenzó el 20 de mayo, donde los cafés son presentados a un panel de expertos del gusto, principalmente chefs, que participan para la clasificación final de los cafés en competición.

El Jurado está presidido por el Sr. André Rocher, experto en la calidad del café de renombre internacional. Este Concurso es todo un festival de los cafés en París, en el barrio del Marais. La entrega de premios, se realizará con presencia de los productores nominados y de las organizaciones concernidas por el concurso. 12 de Junio, con invitación, en la Alcaldía de la 4ta. Región de Paris en presencia del Alcalde.
La Agencia para la Valorización de los productos Agrícolas AVPA

Nació de la voluntad de profesionales de materias primas agrícolas de dar el verdadero lugar a las producciones remarcables provenientes de los terruños y de agriculturas de excepción. Fundada en el 2005, sin ánimo de lucro, está compuesta de productores del mundo entero. Esta ONG supo encontrar su puesto y su posicionamiento gracias a la organización de un concurso anual de degustación de aceites de oliva, que dispone de una grande/buena visibilidad.

Desde su creación, AVPA se interesó al café; su presidente, Philippe Juglar, por otra parte contribuyó ampliamente al reconocimiento del café de Colombia en Francia. Los concursos AVPA del 2005 y 2006, que se desarrollaron en presencia del Presidente de la Organización Internacional del Café (OIC) generaron mucho interés entre los productores de América Latina y de África.

Para más información AVPA
01 44 54 80 32
contact@avpa.fr
www.avpa.fr

Política Regional para el Café

sello_cafe_de_antioquia_coffeenton

sello_cafe_de_antioquia_coffeenton

El 31 de mayo, en el Aula Magna de la Universidad Pontificia Bolivariana, se realizó el Primer Encuentro Departamental de Baristas y Catadores, evento del proyecto: Antioquia, origen de cafés especiales, de la Gobernación de Antioquia, donde varios actores de la cadena productiva, conversaron del presente y futuro cafetero, además de participar del lanzamiento del sello: Café de Antioquia, que certifica las buenas prácticas y la calidad del grano de origen. Varios temas fueron abordados en este conversatorio, pero uno de ellos es urgente atender.

Antioquia, no es solo carriel; también es mar, río, embalse; es Magdalena, Atrato, Cauca; es golfo, montaña, planicie y toda la geografía que pueda estar en un mapa. Pero es claro el recuerdo que se tiene de una Antioquia líder en el tema cafetero, liderazgo que debe recuperarse desde las políticas nacionales y regionales, para ello, se debe asegurar los programas y proyectos a través de leyes, ordenanzas y acuerdos, que puedan blindar el apoyo que se necesita para hacer de Antioquia, la otrora montañera y cafetera con ruana de calidad.

Actualmente, Antioquia, comienza a estar en la agenda de cafés especiales y cada vez se agudiza la mirada de compradores y empresarios, sobre este Departamento. ¿Y es que no es conocida por sus zonas cafeteras? Sí, pero había perdido liderazgo a lo largo de los años y, hoy, no hace parte del Paisaje Cultural Cafetero, declarado por la Unesco; aunque solo este tema debe ser abordado en otro artículo. La infraestructura vial, además, todavía necesita más atención, sobre todo en sus vías terciarias.

Pronto termina el periodo de gobierno del Gobernador Sergio Fajardo Valderrama, Antioquia la más educada, y con él, los proyectos cuya marca hayan sido creados bajo este mandato y que no se encuentren resguardados bajo la cobertura de una política asegurada por ordenanza de la Asamblea Departamental de Antioquia.

Por eso se hace necesario que el actual esfuerzo económico de inversión y acompañamiento en el tema del café y, específicamente, en el de Cafés Especiales, no sea asunto de un gobierno de paso y su huella en el territorio, sino, de una política (decir pública sería redundante) asegurada, en este caso mediante Ordenanza, para que los gobiernos venideros aseguren el presupuesto para inversión, en este campo, que apenas comienza. Antioquia y sus municipios cafeteros, debe estar obligados a integrar en sus planes de desarrollo,  políticas que robustezcan el ecosistema económico cafetero, pues, hay muchas iniciativas que están declinando su esfuerzo por falta de acompañamiento y por desconocimiento de sus gobiernos.

Carlos Múnera, Coffee Journalist – The Coffeenton Post