Toma fotográfica – Café del Mundo

Gracias a mis amigos lectores que desde muchos lugares del planeta, me regalaron periódicos para mi colección de periódicos del mundo. Abiertas las puertas y ventanas del blog, invito a la participación permanente de los lectores de esta etapa que llamo Café Contigo. Ya se había hecho una convocatoria con las plazas de mercado del mundo, fotos que fueron publicadas en Generación, suplemento dominical de El Colombiano.

Invito, pues, a lectores, amigos, expertos y aficionados al tema, para que envíen fotos de tiendas de café, bares, artesanías y toda la imaginería relacionada con el tema desde cualquier lugar, municipio o país. Una oportunidad para conocer otros lugares, culturas y estéticas que nos enriquezcan la mirada, una mirada global.

Pueden mandar imágenes tomadas en cámaras compactas, profesionales, de dispositivos móviles; ya que no es un concurso, sino una invitación a generar tejido humano a través de la participación en medios digitales. Si lo desean, me envían las fotos y un breve texto que nos hable del lugar y sus percepciones o experiencia. Fotos al correo carlosmunera@gmail.com.

Participa, para que conozcamos otras tiendas, otros lugares. Muéstranos dónde tomas tu café, cómo te lo sirven, quién te atiende.

El Sena, un laboratorio que forma expertos

Luego de que la trilla le quitara su último ropaje, estas almendras esperan ser evaluadas antes de que la tostión insufle vigor y acidez en ellas. Sucede en el Sena, Centro de los Recursos Naturales Renovables La Salada; donde un conjunto de técnicos baristas esperan graduarse para mejorar sus prácticas de cultivo y preparación.

Allí todo se comporta como un centro de investigación: uniformes con impecable presencia, cuadernos para la toma de datos, cronómetros para medir las instancias y un lenguaje técnico y especializado compartido entre todos. Allí todo es milimétrico, la medida de un grano, el peso de un solo grano puede ser la clave para el éxito del cálculo; la evaporación, la pérdida de humedad. Se miden visualmente las características, la fragancia, el sabor. Y todo, todo vale, todo dice algo, todo sirve para algo: tener un mejor grano, un mejor perfil; una mejor taza.

Andrés Ruiz Márquez, es uno de los instructores que hacen posible que los sueños de cada uno de los aspirantes se haga realidad. Andrés conoce y está entrenado para transmitir el conocimiento de cada paso de la cadena productiva del café. Andrés forma a los nuevos técnicos baristas, tecnólogos en calidad de alimentos, tecnólogos en procesamiento de alimentos y especialistas técnicos en evaluación de la calidad sensorial del café y los forma en un ambiente apropiado para el tema: la Sede de “La Salada”, del Sena, en la vía al Suroeste.

Este grupo ya no necesita descansos entre clase para tomarse un café en la tienda de la institución, ellos preparan su bebida con mayor exigencia, de granos que llevan de sus propias tierras, Santa Bárbara, Amagá, Bello, etc.  estudian para mejorar sus prácticas de cultivo y poder así, obtener mejores ganancias por carga.

¿Saben ustedes qué café toman los campesinos que cultivan el café?

Centro de los Recursos Naturales Renovables La Salada
Kilómetro 6, vía La Pintada, municipio de Caldas (Antioquia)
Teléfonos: (4) 2780480 – 2785747 – 2785787 – 3032967 – 2784225 – 2786769 – 2788486.
Horario de atención al público: lunes a viernes 7:00 a.m a 6:00 p.m.

Una taza fuerte en el parque de Cartago

Cada municipio del territorio tiene sus personajes que viven de la venta ambulante de productos; otros, de la venta en puestos fijos. Toda esa maraña de ventorrillos, chazas o puestos de ventas, engalanan, la mayoría de las veces, a parques, barrios y calles. Embellecen o alegran, sobre todo, cuando se trata de personajes con muchos años de permanencia en un lugar o de los productos que nos han acompañado desde la niñez: crispetas (palomitas de maíz), mangos, dulces, etc.

En este blog he registrado las ventas de los municipios que he visitado; pero me ha sorprendido encontrarme en el parque de Cartago, una serie de puestos de venta de café, no cualquier carrito, no cualquier puesto; grata sorpresa encontrarme con puestos de venta de café, con cafeteras tipo greca de vapor y máquinas tostadoras de una libra; industria colombiana que hace el tostado del café de la región.

El tostado se hace de manera instintiva y sin mayor exigencia que la solo colorimetría, es decir, la revisión del estado del color del grano tostado. El que probé, tostado intenso, dejó ver un café fuerte, amargo y sin sutiles detalles en la percepción; pero un café recién tostado y preparado; mejor que muchos “tintos” tomados en los carritos empujados en el centro de Medellín (Luego abordaremos ese tema). El parque podía recorrerse y elegir cualquiera de las estaciones de café, ver una tostión y esperar la preparación.

Beneficios de una tarde cafetera

Interacción. Daniel Villarreal, amante del vino y la cocina, y recién apasionado del café; nos comparte la sensación de una tarde de recogida en la zona rural de Amagá, vereda Pueblito de San José.

“Te comparto imágenes de la grata visita a la finca de José Fernando Montoya, en Amagá, ubicada en las montañas del suroeste antioqueño, un espacio rodeado de un espectacular paisaje; sin dejar de lado los aromas que nuestro delicioso café colombiano nos regala en esta hermosa región.

Llegamos a caballo y nos recibieron estas hermosas mulas cargadas con aproximadament 160 kilos de café recogido en el día, el sol de este verano nos dejó disfrutar, al aire libre, un delicioso fiambre acompañado de limonada con panela.

Qué bonito ver como descargan en el beneficiadero el café recogido del día. Nos dimos cuenta que todos tienen su recompensa: las mulas su comida y agua merecida; nosotros, después de almorzar, empezamos a sentir el olor del café que se tostaba en una paila en fogón de gas, moviendo el grano con cucharas de palo. Llegó el momento que esperábamos, el café servido en taza de cerámica blanca con flores, con su delicioso aroma y sabores frutales sobre todo del banano que le da sombra a los cafetos.

Qué rico que entre todos los que nos gusta el café podamos motivar a los cultivadores a que se tomen el café que cultivan, muchos de ellos solo tienen la rutina de sembrar, procesar y vender. Estoy seguro que si lo prueban la historia empieza a cambiar”. Daniel Villarreal.

“Un café en taza de cerámica, por favor”

Interacción. TomaTodo del Café. Un amigo, que no gusta de créditos, nos envía esta foto desde Europa.

Les enviaré fotos de cafés en Europa, de tiendas de café en grano tostado. Tiendas que parecen las más refinadas boutiques en las que, si uno pasa por ahí y ve el café, es difícil resistirse a tomarse una taza. Los colombianos, que producimos dizque el mejor café del mundo, estamos en pañales en cuestión de mercadeo y preparación. Me parece un descalabro y un insulto que en la tierra del café “más suave del mundo” se sirva un café en recipiente plástico y pitillo del mismo material. ¡Nos falta mucho pelo pa’l moño“.

Una carambola de mañana

El hombre calcula la jugada, inclina su pecho cerca a la banda. une dos bolas con la mirada; amaga el golpe, duda y se arrepiente; toma otra posición menos inclinada y hace “tresbandas” con la mirada antes de golpear la blanca de punto negro y golpea sin más duda. ¡Hubiera sido mejor haberla golpeado en la primera, porque en este golpe no fue! El hombre pinta con tiza la punta de su taco y sorbe dos veces su café antes de la siguiente jugada. Es que a las ocho de la mañana, en pueblo cafetero, también se puede jugar un chico.

Toalla café

Interacción TomaTodo Café. Mónica Arcila, de nuevo, nos comparte sus compras.

“Foto de mi toalla de cocina sobre el café. No la he estrenado desde hace mucho que la compré. Como es tan bonita prefiero tenerla de souvenir. Otra foto de un bolso que compré en un viaje. Tiene el motivo de un café en Nueva Orleans. Mónica Arcila.

De cuando se desnuda a la roja cereza

Colombia no tiene viñedos pero tiene sus porpios sarmientos de los que brota la cereza que tanto despierta al mundo. Esta cereza se hace roja para que el campesinado desgrane la rama y alimente su canasta de mimbre con el fruto que se toma al mundo y que el mundo toma.

La cereza, entonces, es pasada por la máquina que la desnudará y le restará su pulpa, primer vestuario de esta fruta coqueta. Algunas despulpadoras están a la medida de latifundistas; otras, a la medida de pequeños pasos de terreno; pero esta pequeña despulpadora no dejará de ser protagonista de la cultura cafetera.

Colombia, pues, no pisa la uva como a la vieja usanza; pero desviste el ropaje de su propia cereza que, luego de vestirse con fragancia fermentada, trillada y embellecida como una almendra morena y seca, nos dejará sentir sus aromas y su sabor.

Compuestos del fruto (ir al sitio original):

  • Una cubierta exterior de color rojo o amarillo llamada pulpa
  • Una sustancia gelatinosa azucarada, denominada mucílago o baba
  • Una cubierta dura conocida como pergamino o cáscara
  • Una cubierta más delgada y fina llamada película
  • El grano o almendra es la parte del fruto dura y de color verdoso que, una vez tostada y molida, se utiliza para la producción de la bebida del café.

Para vestirse de café

Interacción Café del Mundo. Mónica Arcila, calígrafa e invitada varias veces a El Artesano, en Televida.

Saludos, Carlos Mario. Comparto esta foto de mi  delantal sobre el café, comprado en Roma. El cappuccino italiano es delicioso, muy cremosito, espumoso y lo sirven en tazas pequeñas como redondas.

Tazza D’Oro, Roma

Interacción. Beatriz Palacio, haciendo comunidad con la temática del café nos envía la referencia de una tienda en Roma.

Les envío una foto de Tazza D`Oro, el lugar en el que me he tomado -a mi criterio- el mejor café de mi vida. La foto no es mía, es de internet; pero recomiendo el lugar a quien visite Roma; está a una cuadra del Panteón.

Para un día frío: ¡un buen café!

Interacción. Beatriz Palacio, comunicadora, participa en la convocatoria de participación, abierta para todos; de enviar fotos relacionadas con el café.

“Esta imagen es la de un delicioso capuchino que me tomé en el lindo Hotel El Mosaico, en Santa Eelena, Medellín. La perfecta combinación: un día de frío y un buen café.

¿Dónde está el campesino cafetero?

Juan Valdez -el personaje, no la marca-, representa al campesinado colombiano, conquistador de lomas y planicies al lado de ‘Conchita‘, su mula. Muy tieso y muy majo, el señor Valdez viaja por todo el mundo representando la marca para la cual trabaja, lleva en su atuendo, un acercamiento al vestuario folclórico que está en el imaginario popular. Pero ¿representa de verdad al campesino? o ¿representa a quien se lleva el mayor porcentaje de ganancia?

El sabor, aroma y fragancia de un buen café, depende de cada paso o etapa de la cadena productiva; una mala práctica en alguna de ellas y el café puede perder excelentes características de taza. El campesino es responsable de esos primeros pasos ¿Dónde está su recompensa? cada vez se castiga más al campesino de pequeñas hectáreas.

Mejorar las prácticas de cultivo para obtener una mejor taza, es alternativa para que su grano sea mejor pagado.

Pájaros de zonas cafeteras – Amagá rural

A propósito del comentario de John Jairo Mejía Gaviria, traigo de nuevo esta entrada, publicada originalmente el 1 de julio de 2011. John Jairo, el tema apenas comienza en el blog, y la idea es hablar desde cualquier lugar o momento de la cadena productiva la cual inicia en la ruralidad, donde el principal protagonista, el campesino, es el que lleva la peor parte; es el olvidado; quien carga el abuso y recibe la menor recompensa.

Quien los ve ahí, tan tiernos trinando en los amaneceres lluviosos de las tierras cafeteras; quien los ve ahí, escondidos bajo la bruma mañanera; quien los ve con sus fantásticos colores del trópico, alegres, despiertos y sin timidez… quien los ve ahí y en el día se la pasan peleando por bocado de plátanos maduros, por chorritos de agua dulce, cascándose en cebaderos para el ojo, amenazándose, pegando ala, abriendo pico, haciendo cara de loco, de histeria avícola.

Pocas veces comparto esas otras fotos que se me escapan al tema del blog y las dejo para la intimidad de mi hogar, pero con la publicación de esta serie, deseo dar un agradecimiento al dueño del sueño que me permitió tomar estas fotos: José Fernando Montoya Ortega, ex secretario de Educación de Antioquia; cultivador de café, aficionado a los pájaros, amante de la geografía antioqueña, de tierras y de mulas.

Hagamos, pues, excepción, que viene fin de semana, puente o vacaciones. Relajemos el ojo y untémonos de verde, miremos flor, pájaro y atardecer; lo de siempre pero jamás igual. Tomadas en la vereda Pueblito de San José, Amagá. Objetivo 55 – 200 mm, velocidad 500, diafragma 5.6 en promedio, algunas con temperatura de color 8.500.

Willys, el Campero del Café

Ya ven, cuando se habla de café no solo se habla de la pequeña almendra tostada que nos tomamos en bebida; la cultura del café recorre grandes distancias permeando a muchas personas a los largo de la cadena productiva; se cuela entre los objetos y la imaginería popular.

“Nuestros” Willys, por ejemplo, son un elemento más de esa cultura agrícola y lejos de parecer un tema de atraso, dada la antiguedad de estos carros, significan el “amansamiento” de nuestras montañas. Otros carros no hacen lo que estas hormigas motorizadas hacen; son, además, un trofeo para quien es propietario y el único medio de transporte para sacar los bultos de ciertas fincas.

Willys, Combia – Marsella.

¿De dónde es este café?

- ¿De dónde es este café?
* ¿Qué?
– ¿Qué de dónde es este café?
* ¡Ah! Yo no sé, a nosotros nos traen el café en una bolsa…

Este corto diálogo me ocurre en algunas oportunidades cuando le pregunto al barista* -si es que lo es- por la procedencia del café que me acaba de preparar. Y es que cuando uno se toma un café en un establecimiento especializado, espera un valor agregado a la simple taza servida: características del café, marca, origen; y lo mínimo que uno espera es la procedencia del grano.

Los baristas, además de ser expertos, conocedores y preparadores de café, son embajadores de Colombia, de un departamento, municipio o vereda, incluso de una finca en particular. Quien sirve una taza de café, debería ser un propagador de la cultura, contarnos un cuento más allá de la taza humeante que tenemos al frente. Es interesante saber que estoy “sorbiendo” tierra de Salgar, Valparaiso, Támesis; que estoy jugando en la lengua con el sabor de Nariño, Quindío y Cundinamarca; que estoy oliendo los matices del Suroeste antioqueño. interesante es saber qué me estoy tomando, repito.

Así que cuando en una tienda no saben qué responder ante el origen del café, están perdiendo un cliente o dejando de ganar un nuevo amante; se están perdiendo la oportunidad de convertir en experiencia, la venta de una bebida que está ligada a nuestra cultura; se están perdiendo la oportunidad de formar discípulos, consumidores, compradores, multiplicadores. Ese tipo de tiendas no pasan de ser simples “tinteaderos” cuando podrían ser hitos, mojones o referentes culturales y comerciales.

¿Qué tal que preguntáramos por cada paso de la cadena productiva?

Hablemos de café

Café contigo es la tercera etapa de Todos Somos Iguales, el blog donde por algunos años he querido abordar el territorio y su tejido social. Con Café Contigo, deseo transmitir mi pasión por el tema del café y toda la cultura que de allí se desarrolla. Café Contigo es una nueva excusa para encontrarnos, conversar y crear una comunidad amante del café en todas sus preparaciones y en toda su cadena de producción.

Aquí les contaré historias del campo, de cultivadores; recetas, noticias, convocatorias, recomendaciones. Un espacio para hablar de BUEN CAFÉ, para mejorar las prácticas de consumo de esta bebida. Un momento para que compartamos formas de preparación, productos y prácticas que nos enriquezcan, como  país productor y poco consumidor de este producto que por tantos años fue nuestra riqueza, y que deberíamos posicionar nuevamente de adentro hacia afuera.

De la misma manera seguirá este blog compartiendo con ustedes: con fotos, con crónicas y con un tono personal; una manera de acercarnos y tejer una red social,

Desde ya los invito a ponerse en contacto conmigo para cualquier cosa relacionada con el tema del café: cultivo, beneficio, transporte, trillado, tostado, preparación y consumo. Vamos a ver, pues, si nos tomamos un mejor “cafecito”, ¡Bienvenido!