Con las manos vacías

Por Alberto Mejía Vélez

Había llegado otro amanecer y sabía cuál iba a hacer la rutina durante el día. La esposa enrollada en las cobijas le daba la espalda abrazada por el sueño. Tan cerca que casi lo podía tocar, estaba el hijo tan desligado a la realidad; pero era este el motivo de su lucha por hallar un trabajo.

Arreglado decorosamente y después de unos sorbos de aguadulce, salió a encontrarse con la vorágine de la ciudad. Economizaba el pasaje al centro, pues caminando podía encontrar en el recorrido algún aviso en que se dijera que necesitaban trabajador; no le importaba un carajo cuál fuera la ocupación, la situación no era para escoger o mostrar el título adquirido y que un día le hizo creer que jamás llegaría a tener efugios.

En el recorrido aguzaba la mirada como un felino tratando de hallar entre el remolino de caminantes, el rostro de un amigo de infancia al que la suerte lo hubiese encumbrado y lo acogiera; o algún compañero de estudios que el esquivo destino le hubiera brindado una buena oportunidad.

Llegado hasta las moles de cemento que ensombrecen y muestran la ostentación del hombre, se sentía aún más perdido y olvidado. El dinero corría a manos llenas en los últimos pisos hasta dónde él no podía llegar y su voz era apagaba por los ruidos estrafalarios de una ciudad egoísta.

La tarde llegaba en un día igual a los demás. Cansado, palpó los bolsillos encontrando lo justo para comprar, en la chaza, un cigarrillo y un ‘tinto’, para sentarse en una banca a contar las monedas que lo llevaría a casa, y de nuevo, con las manos vacías.

3 comments

  1. oriongps   •  

    El dia de ayer comparti un rico cafe que ofrece una pareja de edad que lo ofrece en termos colocados en su carrito ambulante [de los que se utiliza en los supermercados] en una esquina de Bogota.

    Estaban orgullosos de haber traido de su tierra natal [Tolima], un cafe que ellos mismos habian tostado y molido a la vieja usanza, en paila y molino corona. Esto dio pie para conocer su historia: de administradores de un cafetal con mas de 15 jornaleros en una bella region de ese departamento, pasaron a ser luchadores de monedas vendiendo cafe en esta esquina de Bogota.

    Algo que impresiona de ellos, es que solo utilizan cafe de buena calidad [se abastecen de un micro-tostador que ofrece un buen cafe] y preparan con sistema de filtro la cantidad requerida para llenar cada termo.

    Pobres pero no tacaños ni careros, un cafe a 500 pesos. Al final del dia se les ve contando monedas que ganaron.

  2. Claudia Mendoza   •  

    Tiene pagina en facebook? Me han parecido geniales los temas de lo que escribe.
    Me ha devuelto a mis raices, me ha devuelto a mi infancia. Que bien que vea en lo cotidiano muchas historiasy sobre todo con un toque de humor sutil. Me gustaria seguir sus “cuentos cortos” y seria ideal que estuviera en Facebook.

    • caloma   •  

      Claudia ¡gracias! Te respondía al correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>