Guitarras que suenan a tradición

Unas manos seniles, masculinas y llenas de vida rascan las cuerdas de una guitarra que, minutos antes, colgaba en un cuarto oscuro al lado de otras cuantas. La diestra del hombre se abre y con las uñas saca de las cuerdas una incipiente armonía, mientras que la zurda presiona cuatro cuerdas para que la derecha rescate un mejor sonido. Aquel hombre se detiene cada tanto en intermitente armonía para apretar unas clavijas con poca tensión e ir tocando una música aún sin lírica que le sirve para afinar a esa compañera de pronunciadas curvas y caderas anchas. La guitarra tiene el polvo suficiente para predecir años de inactividad, pero el contexto del lugar corrige los pensamientos acelerados y expresan la verdad de una pasión: es Luis Arbeláez Arbeláez, dueño de la fábrica de guitarras Ensueño y tercera generación de la familia Arbeláez, quienes desde 1860 se dedican a la fabricación de instrumentos de cuerda en Marinilla, Antioquia.

Luis Arbeláez

Don Luis es un hombre alto y caminar parsimonioso, no le tiene afán a la vida y disfruta la tranquilidad con que se toma un café en el bar que hay a pocos metros de su empresa, ubicada a un costado de la Autopista Medellín – Bogotá. Su caminar está caracterizado por una particularidad física: uno de sus zapatos tiene una suela de trece centímetros aproximadamente para poder nivelar la marcha en una de sus piernas, más corta que la otra resultado de un accidente.

Con la calma que lo caracteriza, don Luis comienza a rescatar historias de su mente y parece que el tinto le ayuda a traer los recuerdos. Entre sorbos y miradas perdidas, comienza por el origen de su industria en este municipio del oriente antioqueño. Cuenta que el principio de todo está en la persona de su abuelo Isaac Arbeláez, nacido en la segunda mitad del siglo XIX en la vereda Río Abajo del municipio de Rionegro, donde conoció a un artista español que trabajaba la ebanistería realizando altares en algunas iglesias, además, tenía el conocimiento para la fabricación de guitarras y el don para tañerlas. Este maestro español compartió sus conocimientos con don Isaac en un contexto donde la música era el espectáculo de entretenimiento de las zonas rurales.

Imagen de Lázaro Arbeláez

Don Isaac comenzó a construir guitarras y a antojar a sus coterráneos en las dotes musicales. Paisanos de los municipios de Abejorral, Caldas, Concordia, San Francisco y Sonsón en el oriente antioqueño, quedaron antojados y fueron ellos sus primeros clientes. Entre tanto serenatero y tan pocos fabricantes, el oficio de este patriarca se consolidó como una industria familiar. Tuvo seis hombres y cuatro mujeres, y a ellos les enseñó los secretos que reposan en las cuerdas y la magia para despertar la alegría de la ‘comarca’. De su padre Lázaro y de sus tíos Eduardo, Emilio, Gerardo, Roberto y Eladio, don Luis comenta: “fueron buenos músicos y excelentes serenateros”. Ellos aprendieron el oficio de la ebanistería y diseminaron sus conocimientos al enclavar cada uno su hogar en varios municipios.


Antes de radicarse en Marinilla, Lázaro Arbeláez, padre de Luis, recorrió los municipios de Fresno, Ibagué y Aguadas ejerciendo el oficio de la madera y de las cuerdas, tañendo y enseñando. Con una prole de diecisiete hijos, don Lázaro vio la continuación de sus conocimientos en varios de ellos: Gonzalo, Carlos, Gerardo y Luis; estos dos últimos aún tienen su taller de fabricación de instrumentos.
Don Luis relata como a lo largo del siglo pasado se vivieron diferentes épocas, la más dura de ellas, en pleno desarrollo de la segunda guerra mundial cuando los insumos se hicieron escasos y los materiales importados se tornaron casi inexistentes. Fue la época en que comenzó a trabajar siendo aún un niño: “A mí no me pudieron dar estudio que porque era una carajada…”, comenta don Luis burlándose de sí mismo. Las cuerdas y las clavijas se hicieron escasas y recurrieron a la madera para hacer estas últimas. Cuando terminó la guerra, estaban a punto de cerrar la fábrica.

Esta entrevista se hace al borde de la carretera donde se notan los contrastes de los municipios alejados de la capital antioqueña: mientras los automóviles se desplazan raudos por la ‘Medellín – Bogotá’, un caballo relincha en varias oportunidades a las afueras del bar donde don Luis narra sus vivencias.
Aunque en el taller Ensueño se fabrican instrumentos, no se escuchan allí breves obras musicales, ni el sonar de las cuerdas en pequeñas serenatas. Allí los instrumentos duermen, permanecen silenciados bajo un baño de polvo, una capa gruesa de viruta menuda que reposa sobre las guitarras producto del ripio que emana de la madera cuando es cortada, lijada, serruchada y pulida, entre otros procedimientos. “Hoy las cosas se hacen con mejor calidad”, sentencia don Luis, recordando los años cincuenta del siglo anterior cuando apenas llegaba la energía a Marinilla y continúa rememorando: “Antes, no había energía. No se podían poner máquinas a trabajar. Todo se hacía a punta de serrucho. Cuando llegó la energía, no había la suficiente para el funcionamiento de las máquinas”. Sierra, berbiquí y formón, eran los instrumentos que acompañaron a la familia Arbeláez antes de llegar las máquinas eléctricas que se compraban en la Medellín de aquella época.

Ocho personas, como miembros de una orquesta, trabajan en el interior de la fábrica cada uno haciendo lo propio, con pericia y con experiencia, en silencio, bajo el ruido de las máquinas: Uno, corta; otro, arma las pronunciadas curvas en un molde propicio; un tercero, cepilla pescuezos que es como ellos llaman al mástil donde reposa el diapasón; uno más, adorna y acicala las bocas abiertas de ‘aquellas novias’ que es la ventana que permite la resonancia del sonido; otro artesano aplica sellador a las diferentes maderas que componen una guitarra; un experimentado pintor, aplica laca desde hace veinticinco años en un pequeño cuarto adaptado para ello; un joven cuya cédula aún brilla de nueva, es el encargado de insertar las cuerdas en el clavijero y encordarlas hasta templarlas, para que sea luego Luis Arbeláez hijo, bisnieto de don Isaac, quien las afine hasta que la pericia de su buen oído diga ‘basta’, y se aventure a dar un pequeño toque que confirme una buena afinación. Entre ellos, don Luis ‘padre’ no deja de enseñar su labor, que es íntegra, ya que conoce todo el proceso, y visita el puesto de algunos para sugerirles pequeños trucos o técnicas que mejoren la pericia de cada artesano.

Don Luis, repasa los cuerpos que se están armando y otros trabajos realizados, revisa un entrastado; sale, toma tinto y conversa con algún conocido o algún desconocido preguntón. Atiende la vitrina y termina algún trabajo comenzado, recibe a una mujer campesina que vende una ahuyama y unas naranjas hace poco cosechadas. Pasa su vida lento, sin afanes, sin conceptos de eficiencia en épocas de productividad. Solo en diciembre tiene que redoblar fuerzas para sacar la demanda que se le multiplica para esa época, “Lo que no se vendió en diciembre, no se hizo en todo el año”, apunta uno de sus trabajadores que reconoce que ese mes, es el mejor de todos.

Una sencillez natural, le impide dimensionar lo que significa ser dueño de la empresa familiar más antigua de Colombia. Él no necesita cartones que evidencien conocimiento, es un maestro reconocido y portador del conocimiento centenario de la elaboración de de un instrumento de cuerda como la guitarra, evolución de la vihuela y antecesora del tiple colombiano. Su tranquilidad y sencillez, lo llevan a sorprenderse de lo pequeño es el mundo cuando escuchó el testimonio de un sacerdote del vecino municipio de Guarne. Estando de misión en el Brasil, este sacerdote practicó su bondad con una tribu indígena de aquel país y al conocerlos por vez primera, le llamó la atención que algunos de los integrantes de esa tribu estuvieran tocando guitarra, pero la sorpresa mayor se dio cuando leyó en una de las etiquetas, que dichos instrumentos eran fabricados en Marinilla por la familia Arbeláez.

Este maestro en la manufactura de guitarras, espera que uno de sus hijos sea la cuarta generación que continúe con la tradición de fabricar guitarras con curvas de mujer y perpetúe el apellido Arbeláez harto conocido en la región. Mientras ve cómo su hijo se enamora del oficio, don Luis vive lento sus días, largos días debido a que duerme poco así quisiera, pasa, entonces, sus noches con el amigo de los noctámbulos: el radio, uno pequeño con parlantes miniatura para insertarlos en los oídos y escuchar así, la programación que desarrolla Radio Bolivariana para poder digerir los madrugones involuntarios que le produce el cuerpo cuando, sin quererlo, se despierta a las tres de la madrugada y reposa para esperar que sea la hora de levantada y de inicio de una nueva jornada al lado de su gente, de su familia, de sus trabajadores, de un perro callejero que afuera lo espera, al lado de su paciente mirada, al lado de toda la historia que en él reposa. Las guitarras de los Arbeláez suenan a tradición, a historia y a tesón.

17 comments

  1. sergio   •  

    buscando y buscando en la internet cosas interesantes que me puede ofrecer,me encuentro con un ameno articulo. y aunque mis dos guitarras acusticas extraidas de ensueño, no escriben historias, si hablan con gran intensidad y guardan energia en su interior.
    no me parece justo, como es habitual en colombia, que la empresa familiar mas antigua de este pais no sea tan reconocida, tan falta de reputacion.
    la guitarra es un simbolo de libertad, es un rayo de luz, es fuerza, poseedora de un alma de hierro, no me explico por que tan pocos no reconocen el valor y el significado que tiene hacer un instrumento como este.

  2. giovanni ossa .   •  

    hola amigos cordial saludo soy una joven de la ciudad de medellin que admira mucho el arte de la lutheria y sobretodo de gente con tanta experiencia como ustedes al respecto y como estoy interesado en hacer mi primera guitarra me gustaría que me aconsejan con que maderas colombianas se pueden hacer una guitarra que dios loas bendiga y gracias

  3. Sergio García   •  

    Que bueno encontrar artículos que pongan en alto el nombre de nuestro municipio y nuestro departamento.
    Don Luis y su hijo hacen un excelente trabajo, que a pesar de las dificultades han sabido mantener. Sus guitarras han sido el primer instrumento de miles de personas que hoy son grandes artistas. Ojalá su trabajo siga así por mucho más tiempo.

  4. Cesar Giraldo   •  

    Exelente contribución a nuestra cultura y la difusión de la misma. quiero aportar que pronto saldrá a la luz un nuevo constructor de guitarras en Marinilla, guitarras clasicas de concierto para musicos profesionales que complementaran la oferta de instrumentos de calidad para nuestro municipio, nuestro pais y porque no el mundo entero

  5. Cesar Benavides   •  

    Excelente reportaje de una familia que mas que llevar la musica y el folclor colombiano tiene talento para transformar la madera en un instrumento maravilloso del cual han salido melodias que han hecho estremezer corazones, llorar, recordar viejos malos y buenos tiempos de un pueblo como el nuestro.

  6. AMPARO   •  

    soy la directora de la casa de la cultura de un municipio de uraba, me gustaria recivir cotizaciones de guitaras, ademas quiero saver si dictan talleres para la fabricacion de guitarras para jovenes estariamos dispuestos a patrocinar a un joven para que realizara el taller aprendiera a fabricarlas y que tal si me obsequian una para el 20 de Julio aniversario de la escuela de musica de nuestro Municipio con mucho respeto y cariño una luchadora de el progreso juvenil

    • carlos andres   •  

      Señora Amparo, con todo el respeto que usted me merece, pero le tengo que decir algo, me parece increíble que usted, siendo la directora de una CASA DE LA CULTURA, tenga una ortografía tan terrible.

      • Increíble, se nota a leguas que fue un nombramiento político. Y, como funcionario público como muchos no se tiene en cuenta su IQ

  7. Bruno   •  

    Hola!
    Mi nombre es Bruno. Vivo en Argentina. Tengo 21. Ayer mis padres volvieron de Colombia con una guitarra de regalo para mi. Yo lo conocía como Cuatro venezolano, me dicen que el nombre es Cuatro llanero. es asi?
    Bueno, escribo porque el instrumento que trajeron es usado. Está fabricado por Casa Ensueño, fechado el 7 de Julio de 1995.
    La verdad que me fascina como suena. Tiene algunos golpes y sin embargo, se la banca.
    Tengo algunas preguntas para aquel lector solidario:
    El cuatro tiene una marca donde empieza y termina el diapazon, como si estuviera “pegado” o “encolado”. Los instrumentos fabriados por Ensueño, son así? o este que tengo en casa ha sufrido un accidente y lo han reparado? Me llama la atencion que esté fabricado en tres piesas… de hecho se nota la diferencia entre la madrela de la caja, la del diapasón y la del clavijero. Esto es normal? En relación a esto, el diapazon está pintado, junto con una parte de la caja de un color mas oscuro…eso será asi de fábrica?
    Por otro lado, con el mantenimiento: Segun lo que me cuenta, el instrumento llevaba tiempo colgado en una casa de usados… es recomendable darle algun tratamiento? Las cuerdas que tengo son las que traía, las cambio? Tengo unas de marca “Concertina”, otras que se llaman “Señorita”, cuáles son mas recomensables?
    Un saludo gande.
    Muy bueno el articulo, muy bueno!
    Desde ya, muchas gracias a aquel que pueda tomarse dos segundos para responder alguna pregunta!!

  8. Bruno   •  

    Hola!
    Mi nombre es Bruno. Vivo en Argentina. Tengo 21. Ayer mis padres volvieron de Colombia con una guitarra de regalo para mi. Yo lo conocía como Cuatro venezolano, me dicen que el nombre es Cuatro llanero. es asi?
    Bueno, escribo porque el instrumento que trajeron es usado. Está fabricado por Casa Ensueño, fechado el 7 de Julio de 1995.
    La verdad que me fascina como suena. Tiene algunos golpes y sin embargo, se la banca.
    Tengo algunas preguntas para aquel lector solidario:
    El cuatro tiene una marca donde empieza y termina el diapazon, como si estuviera “pegado” o “encolado”. Los instrumentos fabriados por Ensueño, son así? o este que tengo en casa ha sufrido un accidente y lo han reparado? Me llama la atencion que esté fabricado en tres piesas… de hecho se nota la diferencia entre la madrela de la caja, la del diapasón y la del clavijero. Esto es normal? En relación a esto, el diapazon está pintado, junto con una parte de la caja de un color mas oscuro…eso será asi de fábrica?
    Por otro lado, con el mantenimiento: Segun lo que me cuenta, el instrumento llevaba tiempo colgado en una casa de usados… es recomendable darle algun tratamiento? Las cuerdas que tengo son las que traía, las cambio? Tengo unas de marca “Concertina”, otras que se llaman “Señorita”, cuáles son mas recomensables?
    Un saludo gande.
    Muy bueno el articulo, muy bueno!
    Desde ya, muchas gracias a aquel que pueda tomarse dos segundos para responder alguna pregunta!

  9. ANGELICA ARBELAEZ   •  

    Hola voy a aprovechar este medio para buscar a mi familia paterna q

  10. ANGELICA ARBELAEZ   •  

    Hola espero que me ayuden estoy buscando a mi familia paterna y este articulo me llamo la atención porque mi padre era de marinilla antioquia , y creo que el señor luis tiene mucho parecido a mi padre ,,, yo soy de valledupar cesar cualquier informacion llamar al siguiente numero 3177363200 mil gracias y q Dios los bendiga.

  11. Genifer Estrada   •  

    Buenos días. Me recomendaron comprar una guitarra de esta fabrica, estoy ubicada en Medellín, quisiera saber como podría conseguirla. Muchas gracias.

  12. naime rodriguez morfil   •  

    primero que todo,gracias por este articula tan interesante,soy una persona que valora las cosas hechas a mano,y por tanto me gustaría aprender este maravilloso arte,he hurgado hasta el cansancio en Internet cuanto articulo al respecto y me gustaría construir mi propia guitarra,me gustaría saber que maderas colombianas pudieran sustituir las que comúnmente se utilizan para hacer guitarras,y cualquier aporte o información lo agradecería inmensamente,también me gustaría conseguir libros de lutheria ya que he buscado y nada que los consigo,gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>