Riqueza y pobreza: estados mentales

dulces_del_jardin1

Hay quienes no soportan que su reflejo se vea en la imagen inversa del otro. Hay quienes no soportan verse en esos espejos. Es difícil ver nuestra riqueza o pobreza; solo en ocasiones que la imagen del otro nos permite atisbar la nuestra.

Hay quienes gozan de la inmutabilidad de las cosas, de la vida del vecino, de la economía del barrio. Anhelan “salir adelante”, pero con el egoísmo de ser los únicos, como si necesitara un referente atrás para poder hacerse a una imagen.

Hay quienes pegan un grito en silencio cuando algún vecino logra el avance de su economía. Juzgan, maldicen en silencio. Envidian. Esperan la caída y la imaginan. Lo que deja ver la realidad del verdadero significado de “pobreza”: un estado mental y no económico.

Hace algún tiempo, fui invitado a pernoctar con mi familia en una gran hogar. Este hogar se crió bajo el rechazado olor de pata de res quemada, para extraer y fabricar con ella, algo inesperado: dulce. Gelatina de pata. Jalea, blanca y negra, como gritan en algunas calles aún. Nos dejaron ver una historia de superación mental, de necesidades económicas superadas y de una mujer ¡GRANDE! Mariela Arango Jaramillo. De unos hijos levantados a punta de unos leños que chamuscaban los pelos de las patas de res, muchas veces bajo el rechazo vecino provocado por el olor de tal alquimia. Pero el hambre acosa más que las cuentas de servicio y hay que mover las manos. Hoy son emprendedores incansables, creativos, insatisfechos por la necesidad de crear. Lograron atravesar la barrera de su propia mente y crean lo que tanto soñaron: dulces, café, vivero, comida.

Dulces del Jardín, en el municipio de Jardín en Antioquia, es una lección de empresarial. Un genio de inteligencia económica que se pasea entre los genes de cada integrante de esta familia. La pequeña y oscura entrada que dejaba ver unas pailas atendidas por quienes se afanaban para sacar los dulces del sustento, quedó atrás. Al visitante, se abren los viejos portones para mostrar una la grandeza de la mente familiar que hoy orbita en otro estado, haciendo aún más bello a este municipio de Jardín, localizado en el suroeste antioqueño.

Agradecimiento: Hernán Cruz Arango. Aún estoy en deuda por la visita… Quedan aún unas letras por salir.

dulces_del_jardin4 dulces_del_jardin5 dulces_del_jardin6

dulces_del_jardin2 dulces_del_jardin3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>