Color, chivas y flores de Antioquia

chivas_feria_flores_coffeenton1a

 

El artista paisa, alista su pintura y sus pinceles para recrear su fiesta por la vida, el Sol, la luz y el ser, pues, su imaginario es expresión del alma y de lo que para él es importante. Engalana su medio de vida, transporte de vidas y del fruto del sudor de sus manos. La tierra da sus frutos, verdura, café y leche; y es enviada a mercados populares para que cada uno elija los insumos de otra fiesta: la comida; transformación de la tierra en alimento, alquimia que se integra al cuerpo.

Las chivas, patrimonio de color, nos identifica y nos deja saber qué somos: alegría y geometría sagrada.

chivas_feria_flores_coffeenton2a chivas_feria_flores_coffeenton3a chivas_feria_flores_coffeenton4a

El hombre, el café y los símbolos – Chivas y Flores

chivas_renault_feria_flores_coffeenton1

Quiénes somos, qué nos identifica, qué nos hace únicos, qué nos distancia de los demás animales. Observa uno la imaginería popular y se da cuenta que los símbolos son parte de la creación del hombre que nos separa del resto de naturaleza viva. Tomarnos un café y darle un significado más allá de los componentes estimulantes, para venir a convertirse en una excusa para el encuentro, para la socialización, para la contemplación. Entonces el café deja de ser bebida para ser un aglutinador, un pegamento social que nos une en torno a nosotros mismos, en torno a la conversación, y en torno a la responsabilidad de no dejarnos morir solos.

Estas chivas, que en Colombia, se refieren a buses y carros harto ornamentados y distinguidos con una gráfica geométrica en abundancia, llena de líneas y colores vivos y contrastantes; estas chivas (carros pintados), son el reflejo de que el hombre se une al símbolo para darle significados a la vida y a todo lo que le rodea. Espere más…

chivas_renault_feria_flores_coffeenton2 chivas_renault_feria_flores_coffeenton3 chivas_renault_feria_flores_coffeenton4 chivas_renault_feria_flores_coffeenton5

Desde tierras cafeteras: chivas y flores

chivas_feria_flores_coffeenton1

Porque en estas latitudes el sol cae perpendicular, y tal acción de la naturaleza eleva los colores a su máxima expresión y, consecuente con ello, el hombre aprovecha las leyes de la luz -aunque no sepa de números-, para elevar la alegría por medio de la pintura del alma; comunica esa fiesta al sol con el uso de pinturas, contrastes, combinaciones y manchas geométricas, sin miedo, sin temor al exceso, sin pedir perdón a la opulencia, sin guardarse un lugarcito para el silencio estético.

Por eso, la geometría alza la mano y se hace presente, grita con su luz y exhibe su color; para alegrar a otros y gritar “viva la luz, viva el sol”, lo tenemos en abundancia y por eso somos alegres, no nos guardamos nada para la noche, el derroche es perenne. Sol, también trae con la luz, el humor, que no se escapa de nuestros bolsillos y sale a hacer lo suyo, a dejar la impronta que nos identifica; creatividad que se refleja en todo: un dicho, el uso de la imaginería popular adaptada, la resignificación de nuestros objetos y nuestra definición del ser.

Los dejo, con este comienzo especial de Chivas y Flores, en el marco de la Feria de las Flores 2015… Vienen más.

chivas_feria_flores_coffeenton2 chivas_feria_flores_coffeenton3 chivas_feria_flores_coffeenton4 chivas_feria_flores_coffeenton5 chivas_feria_flores_coffeenton6 chivas_feria_flores_coffeenton7

El Chavo del 8 ó el hombre duplicado

* ¡Ay mija!, ¿ese no es Roberto Gómez Bolaños?
– ¿Será? / Pero que pecado, mirá como está de acabado
* ¿Acabado? pues miralo que está pidiendo plata y todo
– Y mirale ese ojo todo picho
* Lo que hace la televisión, con razón mi mamá me lo tenía prohibido
– Yo a Nelson el menor, no le dejo ver televisión. Va y acaba como el Chavo ese
* ¿Y vos tampoco estás viendo la televisora?
– ¡Oigan a esta, vos crees que me voy a perder la novelita como está de buena. No ves que él ya la besó?
* ¡No jodás!
– ¡Pa que viás!

José Saramago sorprende siempre con sus historias irreverentes, ilógicas, análogas a la realidad política y económica. Ya no sorprende para quienes lo leemos, en su frecuente uso de las comas (,), en las opiniones insertadas a la ficción de sus personajes. Saramago mete la cucharada* de manera acertada, personal, crítica y reflexiva. El Hombre Duplicado es otra de sus obras y me lo trae a la memoria, estas fotos tomadas en la Plaza Botero o Plaza de las Esculturas.

Este es Luis Eduardo Campos, un bogotano, artista de la calle y duplicado de El Chavo del 8, personaje de Roberto Gómez Bolaños. Estuvo de visita en la semana de la Feria de las Flores 2009, semana, por cierto, de boyante recaudo en mendicidad, trabajo callejero y ventas ambulantes. La segunda imagen revela a Luis Eduardo posando con el original Chespirito y con Florinda Meza.

Meter la cucharada: Meterse en un tema ajeno. Participar sin ser invitado. (Yo)

“Gracias Fomento y Turismo por sacarnos del Desfile de Silleteros”.

“Gracias Fomento y Turismo por sacarnos del Desfile de Silleteros”. Así decía hoy la pancarta del Señor Colombia, una pancarta acostumbrada a llevar mensajes de paz, de solidaridad y de convivencia, pero que por estos días lleva una queja y un lamento en sus letras.

Luis Hernando Duque, quien se hace llamar El Señor Colombia, lleva varios años deambulando en cuanto desfile convoque gente y desde hace diez años en el Desfile de Silleteros, vestido siempre con su atuendo tricolor de pies a cabeza literalmente y en compañía de otro combo de “locos” que coinciden en dichas movilizaciones.

Varios son los mensajeros de paz que no podrán participar este año en el desfile, pues según el Señor Colombia, la oficina de Fomento y Turismo les negó su participación. Luis envió una carta a Cultura Ciudadana y ésta le fue reenviada a Fomento y Turismo, de donde le llegó la negativa. No veremos entonces a la Sirena Humana, a la Abuela Antioquia, al Hombre Cebra desfilando y haciéndonos reír con sus locuras este siete de agosto y la razón según Luis Hernando, es que Fomento y Turismo no los ve dentro del contexto del Desfile.

Luis Hernando se pregunta si no es motivo suficiente llevar su bicicleta silletera con un mensaje que promueve el buen trato a las mujeres. “Si hubiera hecho algo malo en los años anteriores, pero lo único que hago es llevar mi mensaje con amor” remata Luis con unos ojos rojos y húmedos por sus lágrimas.

Luis Hernando Duque es fotógrafo social y las ganancias de su trabajo las invierte poco en su manutención y sí mucho en patrocinar esa carrera por llevar sus mensajes de paz a las muchedumbres. Lo hace sin pedir, de manera silenciosa y con dolor por su país.

Estuvo presente en el concierto de Juanes en la frontera con Venezuela, estuvo en Venezuela, en Ecuador y en varias ciudades de Colombia llevando sus mensajes de paz, y aunque no lo desea, al parecer su siguiente destino es Estados Unidos.

Desde hace 25 años, la familia de Luis Hernando vive en Estados Unidos y desde siempre han querido robárselo de esta tierra sin convencerlo, pero la negativa que recibió este año para el Desfile de Silleteros, lo tiene pensando en aceptar la invitación. “Si no puedo llevar estos mensajes en mi propia tierra, tendré que irme a otro país y llevarlo desde allí”. El Señor Colombia.

La verdad a mi también me duele la no participación de este grupo de gente alegre en el remate del Desfile de Silleteros. Ellos son esos personajes variopintos que nos sacan risas a su paso, alegran la fiesta y llevan un mensaje que no le cuesta a nadie y son esos los personajes que me gusta registrar. Ya saben que este espacio es para ellos, para los rechazados, para lo menospreciado, para lo no visto y detallado.

Si en el Desfile a Caballo abundan los borrachos, los pedantes, los que maltratan a sus propios animales, los que le tiran sus semovientes a los carros y a los que van a pie, los que venden la manga de la Autopista Sur como palcos temporales; ¿será que pueden dejar a estos personajes rematar el Desfile de Silleteros?

Más de el Señor Colombia en Caracol, en el sitio web del municipio de Granada, Antioquia

Amor por Medellín

Hoy me van a perdonar romper la línea urbana de mi blog, que por lo general, muestra lo bello de lo que se cree feo, para exaltar y dar un grito de alegría por la nueva campaña de la Fundación Amor por Medellín, con la que crecimos los que no tuvimos las enseñanzas de Carreño.

Su famoso himno lo cantamos en las marchas de entrenamiento, los que prestamos servicio militar en Puerto Berrío.  Su estribillo se nos quedó pegado para siempre, y siempre extrañé los comerciales y su sonido en radio. Ya era hora de salir de nuevo a la luz pública y poner a sonar ese nemotécnico himno que de manera casi subliminal nos ponía juiciosos a todos con la ciudad. Esperemos que sea el comienzo del brillo a este Pocillo de Plata que anda últimamente bastante cochinita.

Aquí les dejo una colección de fotos tomadas en el Festival de Orquídeas, Pájaros y Flores en el marco de la Feria de las Flores 2008. Que las disfruten. Si les dan click a la foto, abre independiente, pero para verla en su tamaño original, den otro click. / Fotos sin retocar.

Goza la Feria de las Flores, que pieSas hay disponibles

Aún hay cupo para gozar de la Feria, hay cupo hotelero, hay cupo para el buen comportamiento, hay cupo para ver uno de los mejores espectáculos no programados de la Feria: ver el florecimiento de los Guayacanes Amarillos, que regados por toda la ciudad, engalanan, adornan, alegran y pintan de color esta ciudad, otrora de plata.

Una idea para el Área Metropolitana o para la Alcaldía de Medellín: Qué tal una avenida completamente sembrada en Guayacanes Amarillos, cómo sería el espectáculo visual cuando florecieran, sería incluso, un nuevo lugar turístico para visitar. No creo que sea tan descabellada mi idea. ¿Será que recojo firmas en Facebook?