¿Dónde estás, punto medio?

marinilla1

Esperamos lo extraordinario que se presenta escaso, y menospreciamos lo común de lo cotidiano que se presenta permanente. Esperamos que el cielo se abra para admirar absortos la grandeza de lo extraño cuando, sea dicho, jamás se ha cerrado el firmamento. Admiramos paisajes extraños cuando no es la extrañeza, sino el mirar con novedad. Lo cotidiano nos permea y estalla en nuestros sentidos, pero tenemos el descaro del desprecio y la ceguera.

Mientras llueve, nos quejamos. Al calentar fuerte, nos quejamos. Si quedamos llenos, por exceso de jactancia; si es por hambre, por falta de ella. ¿Dónde estás, punto medio?

Foto: Marinilla, Antioquia. Agradecimiento: Hernán Sánchez.

marinilla2 marinilla3