Tomar una excelente taza ¿Cuestión de elitismo?

Me encanta cuando al blog llegan comentarios que despierten la discusión, es decir, que enriquecen y complementan el tema abordado. Temas que no se terminan con el solo artículo sino que se desarrollan cada día y con cada participación de ustedes amables lectores. No tienen que estar de acuerdo para participar u opinar. Conocimiento constructivo es lo que se propone, es decir, de doble vía.

En ese orden, es bueno cuando los lectores expresan su punto de vista, con respeto, en acuerdo o desacuerdo; pues, los demás comentarios o artículos pueden ser enriquecidos por esa múltiple mirada. Al texto publicado 1 de marzo de 2013, de Andrés Ruiz: ¿Qué café que consumimos los colombianos?, le llegan comentarios de los cuales quiero aclarar varios tópicos.

El señor Andrés Zuleta, acuña “elitista” calificativo, creo yo, al tono del artículo; pero quiero intervenir no en una defensa de quien lo escribe, sino, del buen café al que se tenga acceso. No es elitista quien tiene la oportunidad de tomar una excelente taza, y más, cuando se es un catador certificado al que, permanentemente, le llegan muestras de todo lugar para que las califique sensorialmente. No se es elitista, cuando por educación del paladar, se prefiere un mejor producto el cual, vale aclarar ya mismo, no tiene nada que ver con el precio.

Hace dos semanas me llegó una muestra de un café artesanal, producido en una pequeña finca en el municipio de Fredonia; se trata de un café del cual no esperé sorprenderme debido a su precio: 10 mil pesos libra. Un precio estándar para cierto tipo de producto, pero desde su fragancia (olor en grano) al destapar el empaque quedé sorprendido, y luego su aroma (olor en taza) lo reafirmó; un café con notas a panela, dulce y buena acidez, con el que quedé “encantado” de comprar y recomendar, y que solo podré conseguir directamente con el cultivador o sus familiares: Café de la Cumbre, de Fredonia – Antioquia. Tengo la muestra de almendra para tostar y hacerle una prueba de taza a esta marca, pues, creo que sus productores saben la excelencia de su producto y el mejor valor que podrían obtener. En ese mismo rango de precio hay otros cafés, como el de la nota: Ir hasta el origen del café – Bellcafé, fuerte, con cuerpo y carácter.

Así que no es un así que no es un asunto de precio, sino de valoración. Se valora el café de origen, se valora el grano de una finca o municipio determinado, se busca al cultivador, se pregunta dónde se vende; no nos sentimos satisfechos con la única oferta comercial de los hipermercados; no nos convencemos con lo que la publicidad promociona. Buscamos, apoyamos a pequeños cultivadores, adquirimos directamente al campesino. Así es que vamos dando con deliciosos tesoros del sabor. Es por eso, también, que en el desarrollo de este espacio virtual, nos daremos a la tarea de hacer ciertas recomendaciones alejados del tema comercial, y sí como un apoyo y espaldarazo a quienes se esfuerzan por mejorar las prácticas de cultivo o del resto de la cadena productiva.

El segundo tópico, es que sí se está recomendando un mejor café, con mejores características sensoriales, con mayor riqueza perceptible al olfato y al gusto; pero no traducido en marcas, aunque el autor (Andrés Ruiz) recomienda una, la cual también recomiendo, una marca que no suena a marca: El Laboratorio de Café. Andrés, recomienda no quedarnos con las marcas que venden en los supermercados y hacernos a cafés de origen, especiales; y por eso la existencia, entre otros esfuerzos, de este blog o espacio “virtual” para hacer una comunidad interesada en aprender y mejorar las prácticas de consumo de esta bebida y así, también, apoyar a los pequeños  productores que no están siendo recompensados en precio, cuando es uno de los principales actores en esta cadena. La idea, en poco tiempo, es que los lectores nos encontremos en persona para que aprendamos a preparar una cotidiana taza en nuestras casas, para que conversemos y hagamos comunidad.

No es ortodoxo tomar Wikipedia como referente, pero así define el término: “Élite proviene de la raíz que significa “elegido” o “elección”. Se basa en la creencia o actitud que consiste en que aquellos que son considerados como la élite -un selecto grupo de personas con notables habilidades personales, riqueza, experiencia, u otros atributos distintivos- son las personas cuyas opiniones deberían ser tomadas más en cuenta a efectos de la sociedad en conjunto incluyendo a aquellos que no son parte de la élite… “. http://es.wikipedia.org/wiki/ Elitismo con acceso el 2 de marzo de 2013, 11:15 a.m. / Viéndolo bien, quien comenta el artículo tiene razón.

8 comments

  1. LUZ MARIA   •  

    Soy una ferviente consumidora de café, y cuando es especial mejor. He notado un maravilloso auge de buenas tiendas de cafe especial en Medellín. Un buen ejemplo el cafe “Pergamino”, en la vía primavera (Poblado), donde el café es preparado con toda la técnica por gente conocedora del producto.

  2. Pedro   •  

    Me interesa aprender preparar un buen café en casa, comprado a los pequeños productores y no a los hipermercados o a las multinacionales que son quienes se quedan con la mayor parte de las ganancias. He vivido en dos países de Europa y he visitado otros 13 y he notado que hay aquí personas con una gran cultura cafetera. Eso se debería enseñar en nuestras escuelas desde primero de primaria. Qué bueno que a los niños los eduquen y aprendan a respetar y valorar al campesino que produce café y otros productos. Hay europeos que me han hecho preguntas sobre el café y han desnudado mi ignorancia. Como colombianos, deberíamos saber mucho de nuestro producto insignia. Qué buen blog, muchas gracias y felicitaciones.

  3. Leonardo Henao   •  

    Los conceptos de cafés especiales han evolucionado según los requerimientos de mercado y de pequeñas y medianas empresas que quieren innovar este tema. Pero no nos engañemos que por el solo hecho de que sea una finca de pequeño productor o porque queda cerca a un rio y que la influencia del aire caliente mejore la taza. Son dos cosas diferentes: cafés especiales que son los certificados (Rain Forest, FLO, UTZ) o preparados con requerimientos especiales de trilla (EP, Extra, Supremo, Toro) y por otro lado es el café DIFERENCIADO por taza, que sin importar si tiene o no certificación puede llegar a valer 2, 3, 4 o más veces el valor del mercado. Mi punto es que para sentir una descripción el café debe ser en taza muy pero muy bueno, por es vale lo que vale. He encontrado cafés excelentes en Antioquia, así como he encontrado unos muy estándares sin diferenciación. Así mismo me ha pasado con cafés del sur que gozan de buena fama. Hay excelentes cafés del Huila, Cauca, Nariño y Tolima, así como hay malos también. Hay una gran diferencia entre uno sentir lo que dice la etiqueta (que puede ser estrategia de marca) a lo que el consumidor realmente sienta del café que se va a tomar. Mucho que hablar de un tema tan apasionante.

  4. Juan J.   •  

    Obtener lo mejor no es elitista, es amor propio, esta columna me parece maravillosa pues nos esta sacando de la ignorancia de tomar café de mal sabor y pensar que eso es lo que producen nuestros campesinos, o que sirvan un expresso en un prestigioso restaurante de la ciudad hecho con café de baja calidad, gracias Carlos y Andres por entregarnos algo de su conocimiento.

  5. rocio   •  

    Hola Carlos, muchas gracias por compartir de tus conocimientos, experiencia y sobre todo amor y pasión por el café. La mayoría de los colombianos tenemos en la mente que producimos el mejor café del mundo pero que aquí se consume lo que queda o los subproductos del café que son las pasillas, ripios, etc… Pero lo sorprendente es que en general no hemos sido concientes de lo que eso implica, y a propósito de la desafortunada hora para el gremio cafetero colombiano y la coyuntura que nos rodea, me gustaría motivar a quienes lean esto, a consumir el mejor café colombiano del que puedan disponer; claro por lo expuesto en este tema, porque merecemos conocer sobre calidades de café, porque es una responsabilidad con nuestra salud y regocijo, y por una causa la de ayudar la de contribuir con un grano de arena a propiciar un mercado más justo verdaderamente en donde se vea mejor remunerado el productor, en donde se valore la calidad de su trabajo al entregar un café especial, fino, diferenciado; una taza de excelencia. El esfuerzo es de todos, de lo sproductores el que mantengamos unas prácticas que garantizen la excelencia de una taza de café y todos la de apreciar ese esfuerzo desde adentro.

    En cuanto a cómo saber cuál es un café de alta calidad, afortunadamente hoy en día existen personas y organizaciones que se preocupan por generar y difundir la cultura del café tal y como debe ser. Gracias porque entre ellos están ustedes haciendo una labor muy importante.

  6. Andrés Zuleta   •  

    Creo que mi comentario en el artículo anterior cumplió el objetivo, pienso que este tema llama mucho la atención de los colombianos por obvias razones, además hace que nos apasionemos aún más por nuestros productos. ¡Que buen artículo!. Esto era lo que pretendía, una pequeña luz, algo o alguien que nos mostrara un poco el camino, para que los que no somos expertos en el tema, podamos comenzar a recorrerlo. Creo que me voy a volver un buen seguidor de este blog.

    Un saludo y agradecimiento para Carlos Múnera y para Andrés Ruíz.

  7. Fabian Yepes   •  

    La verdadera libertad es cuando puedes elegir, hoy los colombianos nos hemos dado cuenta que llevamamos muchisimos años privandonos del placer que constituye consumir un cafe de buena calidad, es solo la educación la que nos permite hacer uso del trampolin que catapulta nuestro potencial, el cafe como bebida inspiradora capaz de generar estados de bienestar, ha sido el motor del mundo, pero es tambien la gran excusa para reencontrarnos como especie humana. LOS COLOMBIANOS MERECEMOS TOMAR BUEN CAFE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>