Una brisa veraniega ventila el café de Gallo, en Barbosa (parte 2)

Ver la 1a parte de este relato…

Llegó una de las horas más felices de la vida: el almuerzo que, como en casa paisa montañera se componía de fríjoles con una garrita de chicharrón, arepa recién bajada, jugo de naranja de palos propios y conversa, que anima el medio día. La conversa se hizo más lenta pues, propios he invitados estaban ocupados en sus platos. Jacobo, de cuatro años, revoleteaba reconfigurando el mundo y la cámara fotográfica, buscaba intereses y los guardaba, al parecer, en blanco y negro como lo verán en algunas fotos. Pausados, esperábamos la tarde y percibíamos el viento en nuestros rostros, sensaciones que nos regalaba un comedor sin paredes.

Lo obligado por fin se dio, y se dispuso una muestra de pergamino para trillar y tostar. John Hincapié, mayordono, dispuso todo para tostar algunas libras y poder así, catar una muestra de la cosecha ya seca. La trilla provocó un ruido que rompió el silencio de la mañana y que anunciaba una tarde de trabajo –tampoco tanto-. Con la trilla identificamos algunos problemas. Con el producido se dispuso la tostadora y se dispuso el grano para lo suyo. Al terminar, observé una práctica que se repite en algunos lugares para ayudar al enfriamiento del grano: agregarle agua. Una vez dispuesto un costal que serviría de cama al grano aún caliente, la esposa de Jhon, regó algunos chorros de agua para ayudar al enfriamiento del grano recién salido de la tostadora; práctica aferrada y que puede evitarse para que, artesanalmente, pueda cambiarse por otras más técnicas y controlables.

Doña Orfa Machado, conversaba con Jhon, escoltando escoltando una de sus obras “El Silletero”, obra que deja testimonio de otro de sus intereses: el arte. Pero de doña Orfa hablaremos en otra crónica, cuando me inviten de nuevo, previa compra de tocino para un chicharrón de medio día. (¡Como se invita uno, ah!). Llegó la hora de probar lo trabajado, costumbre ésta que le falta a muchos cafetaleros y campesinos que, teniendo cultivos de café, no prueban ni saben a qué sabe el producto de su sudor.

Nos fuimos para la cocina, esa misma que tenía un marco de postal con sus frutas tropicales dispuestas en una batea ubicada en la ventana. El café estaba listo, los demás implementos también, todo sencillo, sin complicaciones; que para tomar un café y percibir su sabor no se necesitan más que: el café, la taza y el ser. El perfil: una taza limpia, con indicios de algunas variables a revisar, elementos que le son retroalimentados a Carlos Mario, para que su taza sea mejor; así que la muestra se la llevé a Andrés Ruiz, del Sena, y quien nos ha aportados sus conocimientos y sencillez en este espacio; para que, juntamente con sus alumnos, nos dieran un análisis objetivo de la muestra de este café.

La despedidas por lo general son tristes, pero en éstas no lo son, pues, cómo se va a sentir uno triste con la generosidad de las gentes y con la de esta familia de Carlos Mario Gallo; triste no puede sentirse cuando, además, lo mandan a uno con naranjas, racimo de plátanos, café, en fin, lo mandan con el mercado ya hecho, jejeje. Ese es el campo colombiano, ese que desconocen algunos políticos, ese que menosprecian algunas juventudes y ese que anhelan miles de colombianos que viven en las ciudades y por fuera de Colombia.

Por mi parte y la de mi familia, tenemos la maleta lista para la próxima salida: Fredonia. ¡Hágale pues!

2 comments

  1. Roberto Uribe   •  

    Formidable tu crónica, Carlos. Esperé tu correo porque necesitaba café, pero en estos próximos días, será. Nos tenemos que tomar un espresso, pero que no sea del Mariscal. Saludos a la familia.

    Roberto Uribe

    • Carlos Múnera   •     Autor

      Roberto, hombre, qué placer tenerte de nuevo por estos lares. Sí, ya estamos regresando poco a poco como locomotora que va saliendo por impulsos y humos.
      Roberto, vienen más historias y análisis, desde varias perspectivas, vamos a ver hasta dónde nos da el impulso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>