Los prejuicios, una mirada desde la inteligencia emocional (Parte dos).

Saludos a todos los lectores de Cerebro en práctica.

 

Esta semana continuamos con el tema de los prejuicios hablando de algunos ejemplos comunes y cómo se forman en la mente, al final habrá un video que seleccionamos especialmente para este tema, donde se muestra que  juzgar  a la ligera basándonos  en nuestra forma de ver las cosas no siempre es lo mas acertado.

 

Algunos ejemplos comunes de prejuicios.

 

Los ejemplos de prejuicios son incalculables y varían de una época a otra y de cultura a cultura; entre los más conocidos están los religiosos, los de género, los creados por grupos particulares según su estructura organizacional  y/o social o los construidos por cada  persona, lo contundente es que casi siempre tratan de generalizar. Acá mencionaremos unos cuantos:

 

  • “Todos los homosexuales son promiscuos”. Prejuicio homofóbico.
  • “Los negros son desaseados”. Prejuicio racista.
  • “Los europeos son muy fríos”. Prejuicio étnico.
  • “Los gringos son unos explotadores”. Prejuicio étnico.
  • “Todos los políticos son ladrones”. Prejuicio social.
  • “Las mujeres son más débiles que los hombres para trabajar”. Prejuicio de género.
  • “Si una persona me mira con la ceja alzada es una persona prepotente, no debo esperar algo bueno”.
  • “Si está mal presentado no es un buen cliente”.
  • “Por su forma de vestir no parece con mucho estudio”.

 

¿Cómo formamos los prejuicios en la mente y cómo los expresamos?

 

Son diversas las maneras a través de las cuales formamos los prejuicios, estas son algunas:

 

  • Muchas veces sólo escuchamos un rumor y terminamos creyéndolo sin conocer a las personas implicadas.
  • Tomamos información de nuestro entorno familiar y social.
  • Al pertenecer a un grupo social (un partido político o una profesión).
  • Cuando tenemos una experiencia particular, generalizamos ante personas y experiencias similares como mecanismo de defensa, si tenemos el prejuicio con personas del grupo «X» e identificamos ciertas características en ellos, podemos tratar a todo el que comparta su forma de pensar de una manera muy similar.

Un clásico ejemplo es cuando a una mujer le va mal con tres parejas, a sus amigas les va mal con otras tantas y terminan apoyándose diciendo “todos los hombres son iguales, no se puede confiar en ninguno”, al pensar así, se quedan  solas y desconfían de quien se les acerque hasta que alguien les demuestre lo contrario.

 

Generalmente las personas expresan los prejuicios usando la crítica directa o indirecta, a través del sarcasmo y la ironía, de esta manera se excluye a otros injustamente de sus barrios, de préstamos bancarios, de oportunidades educativas, de eventos sociales, de asociaciones, de trabajos o en algunos casos los empleadores le pagan menos a un empleado aunque haga el mismo trabajo que otra persona en igualdad de condiciones; los prejuicios incluso pueden manifestarse con insultos hirientes y en casos más extremos algunas personas pueden resultar atacadas o golpeadas.

 

Nos vemos en la tercera parte, los invito a ver el video.

 

Daniel Sánchez.

Experto internacional en coaching y neurociencia aplicada.

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

E – Mail: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Twitter:

@neurodaniel

 

 

Una de mis grandes pasiones siempre ha sido estudiar el comportamiento humano para entender los fenómenos sociales explicados desde la neurociencia, el coaching, el marketing, la administración, la inteligencia emocional, la comunicación, la programación neurolingüística y el comportamiento del consumidor. La combinación de mi pasión con estas disciplinas es lo que define mis actividades profesionales, académicas e investigativas en la actualidad. Al descubrir que todo lo anterior es de tanta utilidad para las personas y las organizaciones, investigué un poco más encontrando temas cada vez más fascinantes y de aplicación en la vida real. Consciente de que me falta mucho por aprender, me motiva el hecho que cada día hay una gran cantidad de conocimiento novedoso y surgen nuevos expertos que tienen mucho para aportarnos, sin embargo, me encanta aprender de cualquier persona con la cual interactúo en mis labores diarias, pues son ellos quienes determinan la dinámica social del mundo. Mi nombre es Daniel Sánchez García, certificado como experto internacional en coaching por International Coaching School (Valencia - España 2012), avalado ante ASESCO (Asociación Española de Coaching) y ante AIC (Asociación Iberoamericana de Coaching). Desde el año 2011 soy escritor de este blog del periódico El Colombiano,y en la revista especializada para PYMES Comunidad económica ACOPI Antioquia. Investigador académico en economía, comportamiento del consumidor y desarrollo económico local, con ponencias y publicaciones en congresos y revistas nacionales e internacionales. Desde el año 2008 fundé el centro de capacitaciones y asesorías integrales Cerebro en Práctica con el cual brindamos asesorías, consultorías, capacitaciones y cursos a personas y empresas, en diversos temas como neurociencia e inteligencia emocional en el trabajo, lenguaje no verbal, emoción y sentimiento en el servicio al cliente, neurociencia y programación neurolingüística para ventas, comunicación emocional, persuasión y asertividad, neurociencia y comunicación para negociación y resolución de conflictos y manejo del tiempo y diseño de objetivos. Me puedes contactar http://www.cerebroenpractica.com/ por whatsapp al movil 3004221515.

4 comments

  1. sandra   •  

    Buenos días; Llevo varios años viendo, a mi parecer,como los prejuicios y generalizaciones van en aumento, a pesar de que también aumentan la civilización y el conocimiento; esto me genera muchas dudas sobre si hay alguna manera de mejorar la forma como los seres humanos prejuzgamos, pues a medida que vamos envejeciendo siento que nos volvemos más tercos para aceptar a los que piensan diferente.

    • Daniel Sánchez García Daniel Sánchez García   •     Autor

      Hola Sandra, efectivamente en la parte cuatro publicaremos que se puede hacer al respecto, si hay formas de mejorarlos desde la práctica de la inteligencia emocional, es una de las claves, si no queda resuelta tu duda te ones en contacto con nosotros.

      Saludos.

      Daniel S.

  2. Patricia Mora de Valdovinos   •  

    Hermoso material .Felicitaciones!!!!!!

  3. Carlos Delgado   •  

    La mejor forma es evitar hacerlo, el hecho que a uno le parezca o sienta que es algo debe ser como uno cree, no significa que sea verdad, a no ser que sea vidente o algo de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>