Las médicas salvan más vidas que ellos

Foto Wikipedia Commons

Foto Wikipedia Commons

Si está hospitalizado… pida que lo atienda una médica.

Los pacientes adultos mayores hospitalizados que son tratados por una mujer tienen menos probabilidades de morir dentro de los 30 días siguientes a la admisión o de ser reingresados en los 30 días tras haber sido dados de alta, en comparación que aquellos que son tratados por hombres.

Eso sugiere un estudio de Harvard que analizó las diferencias en cómo las mujeres médicas y los hombres médicos tratan los pacientes hospitalizados en Estados Unidos.

Si los médicos lograran el mismo resultado que las médicas, habría 32 000 menos muertes cada año (número comparable en ese país al número de muertes por accidentes automovilísticos).

La investigación fue publicada en Jama Internal Medicine.

La diferencia en las tasas de mortalidad nos sorprendió”, dijo el autor líder Yusuke Tsugawa.

El género del médico parece ser muy significativo para los pacientes más enfermos”.

Estudios previos han hallado diferencias en el modo en que hombres y mujeres desarrollan su práctica profesional, siendo ellas más dadas a adherir a las guías médicas y en entregar una comunicación más centrada en el paciente, pero no se había estudiado cómo se traducía en los resultados.

El estudio consideró datos de más de un millón de pacientes de 65 o más años hospitalizados y tratados por internistas generales entre 2011 y 2014.

Se encontró que si eran tratados por una médica, tenían 4% menor riesgo relativo de morir prematuramente y 5% de ser readmitidos en el hospital dentro de 30 días. Esta asociación se vio en una amplia variedad de condiciones clínicas y en variaciones de la severidad de la enfermedad. Cuando los investigadores restringieron su análisis a los médicos enfocados en cuidados hospitalarios a los que se les asignan al azar los pacientes, los resultados fueron iguales.

Pese a este hallazgo, las médicas que son un tercio de la fuerza laboral médica de Estados Unidos, son menos promovidas que los hombres y se les paga menos.

Las mujeres lo hacen distinto. Y tal parece que mejor.

Agua en un planeta enano

Ceres, derecha, planeta enano, comparado con Vesta, un gran asteroide del cinturón principal. El azul muestra la cantidad de agua. Foto Nasa/Caltech

Ceres, derecha, planeta enano, comparado con Vesta, un gran asteroide del cinturón principal. El azul muestra la cantidad de agua. Foto Nasa/Caltech

No podía ser la excepción. Las sospechas, al fin, se confirmaron.

Ceres, un planeta enano, el cuerpo más grande del cinturón de asteroides, con casi 1000 kilómetros de diámetro tiene agua. Y mucha. Está casi en la superficie.

Cuando la nave Dawn, que aún anda por allí, llegó al planeta, las fotos comenzaron a sorprender. Además de un cuerpo repleto de cráteres se encontraron misteriosos puntos blancos que ahora se sabe son sales acumuladas.

Estudios publicados la semana pasada dan cuenta de otra característica: evidencias de hielo en o cerca de la superficie.

La superficie exterior de Ceres es rica en hidrógeno, con altas concentraciones en latitudes medias a altas, consistentes con la amplia extensión del hielo de agua, según el estudio en Science.

El hielo no está solo en unos cuantos cráteres, está por todos lados y cerca a la superficie en latitudes altas, en palabras de Thomas Prettyman, investigador de uno de los componentes científicos de la nave.

En vez de una sólida capa de hielo, probablemente lo que existe es una mezcla porosa de materiales rocosos en la cual el agua llena los poros. La mezcla es 10% hielo según los análisis realizados.

Los resultados confirman predicciones de hace casi tres décadas de que el hielo podía sobrevivir debajo de la superficie de Ceres durante miles de millones de años”, dijo Prettyman. “La evidencia refuerza la presencia de hielo de agua cerca a la superficie en otros asteroides del cinturón principal”.

No fue el único estudio sobre Ceres publicado en Nature Astronomy, los científicos se centraron en los cráteres con sombra perenne en el hemisferio norte del planeta.

Son cráteres fríos, trampas frías les llaman, tanto que muy poco hielo se convierte en vapor en mil millones de años.

En ellos encontraron depósitos de material brillante y en uno de ellos parcialmente iluminado, Dawn confirmó la presencia de hielo.

El hielo en las trampas frías se ha detectado en otros cuerpos, como Mercurio, el planeta más cercano al Sol, y en la Luna.

Todos estos cuerpos tienen pequeñas inclinaciones con respecto al eje de rotación, por lo que sus polos son muy fríos con cráteres en penumbra permanente.

¿Cómo llegó el hielo a ellos? Tal vez por impacto de otros cuerpos o por el viento solar.

Hay más pájaros por ahí

Foto El Colombiano

Foto El Colombiano

Colombia es el país con mayor diversidad de aves y, tal vez, podría tener muchísimas más de las que se sospecha.

Es que científicos del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York anunciaron que un estudio sugiere que hay cerca del doble de especies de aves que las actuales 9000 a 10 000. El número, creen, podría estar por 18 000.

Todo se debe a que se etiquetan como una especie aves que se parecen o que se aparean. Muchas de ellas son en realidad dos especies según un artículo en Plos One.

Joel Cracraft, autor y curador del Departamento de Ornitología, explicó que están proponiendo un gran cambio en la forma de contar la diversidad, lo que incide en la manera como se están conservando las especies.

Se ha dicho que las aves son una clase bien estudiada, con 95% de su diversidad de especies conocida, siendo de 9000 a 10 000. Pero según los autores esos números se basan en el concepto biológico de especies, de si pueden aparearse juntos.

Ese concepto, según George Barrowclough, cabeza del estudio, solo se usa en aves, está pasado de moda.

Los científicos estudiaron morfológicamente 200 especies escogidas al azar, encontrando que hay cerca de 2 especies por cada una de las 200 aves estudiadas

Eso sugiere que el número que se tiene hasta hoy está subestimado y podría haber hasta 18 000 especies.

¿Una nueva teoría de la gravedad?

La materia curva el espacio-tiempo. Dibujo Wikipedia Commons

La materia curva el espacio-tiempo. Dibujo Wikipedia Commons

Pasó la primera prueba de todas las que le esperan.

Astrónomos encabezados por Margot Brouwer del Observatorio Leiden en Holanda examinó la nueva teoría de la gravedad del físico teórico Erik Verlinde, de la Universidad de Amsterdam.

El grupo examinó el efecto lentes de la gravedad alrededor de más de 33 000 galaxias y la conclusión fue que la teoría funciona bien con las observaciones.

El artículo apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

La teoría de Verlinde es una alternativa a la teoría de la gravedad de Einstein (relatividad general). El anuncio de Brouwer se produce cuando científicos discuten la primera evidencia de que la teoría de Einstein no funciona en los bordes de los agujeros negros.

La nueva teoría elimina la necesidad de materia oscura en el universo. En ella ha descansado el trabajo de los astrónomos para explicar la masa que no se ve en la que todas las galaxias, incluida la nuestra, parecen estar inmersas. La teoría de Einstein funciona solo si esas partículas no descubiertas de materia oscura existen.

La nueva teoría no se apoya en esa materia. Predice cuánta gravedad debe haber basada solo en la masa de la materia visible.

Por eso, para verificar la teoría de Verlinde, Brouwer calculó la predicción para la gravedad de 33 613 galaxias con base en la masa visible.

En una declaración, se explicó que “ella comparó la predicción de la distribución de la gravedad medida por lente gravitacional para examinar la teoría de Verlinde. Su conclusión es que esa predicción concuerda bien con la distribución observada de la gravedad, pero enfatiza que la materia oscura podría explicar también la fuerza gravitacional extra”.

La declaración sugiere que la nueva teoría es aplicable hasta hoy a sistemas aislados, esféricos y estáticos.

En otras palabras, en la formulación de su teoría Verlinde se apoya en los casos más simples y, naturalmente, esa clase de sistemas no describen nuestro universo actual que es, en cambio, dinámico y complejo. Es más, esos científicos reconocen que varias observaciones no se pueden explicar por la nueva teoría, por lo que la materia oscura aún está en la apuesta.

El asunto, ahora, según Brouwer, “es cómo la teoría se desarrolla y cómo puede ser examinada mucho más allá. Pero el resultado de este primer test luce interesante.

A la muerte no le importa si usted fuma poco

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Solo unas aspiradas al día o un cigarrillo para que no haga daño. ¿Seguro?

El asunto no es así. Un extenso estudio con más de 290 000 adultos de Estados Unidos, con edades entre 59 y 82 años seguidos durante 20 años, reveló que quienes fuman uno o menos de un cigarrillo al día tenían un riesgo 9 veces mayor de morir de cáncer de pulmón que los que no fumaban.

Los que fumaban de uno a 10 cigarrillos tenían un riesgo 12 veces mayor y 1,5 veces más de morir por enfermedad cardiovascular.

El estudio del Instituto Nacional del Cáncer apareció en el journal Jama Internal Medicine.

La población, que incluía hombres y mujeres, que respondió una encuesta entre 2004 y 2005 estaba constituida por 111 000 no fumadores, 156 000 fumadores que habían dejado el cigarrillo y 22 000 fumadores.

De los 22 000, 7300 consumían menos de 10 al día y 1300 dijo que solo fumaba menos de uno al día. 6000 fumaban más de 10 al día.

Tras más de seis años después de la encuesta, más de 37 000 habían fallecido y se identificaron las causas del deceso.

Se encontró que quienes fumaban menos de un cigarro al día era un 64% más probable de que murieran por cualquier causa que aquellos que no fumaban, incluyendo cáncer, varias enfermedades cardiovasculares y condiciones respiratorias. Quienes fumaban de 1 a 10 cigarrillos al día era dos veces más probable que murieran por cualquier causa

También se halló un fuerte vínculo entre fumar poco y el cáncer de pulmón, aunque esas personas igualmente tenían riesgo mayor de morir de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Los fumadores leves que paraban a edad joven mostraban menos riesgo que aquellos que habían dejado el cigarrillo hacía poco. O sea, los beneficios de dejar de fumar se suman con el tiempo, no son inmediatos.

Santa Claus anda con renos flacos

Reno. Foto Wikipedia Commons

Reno. Foto Wikipedia Commons

Santa Claus podría quedarse pronto sin renos para tirar su trineo repleto de regalos.

Investigadores encontraron que estos emblemáticos animales se están reduciendo debido al cambio climático y la reducción de sus alimentos.

Ante la Sociedad Ecológica Británica los investigadores expusieron que en los últimos 20 años, un periodo de veranos e inviernos en el Ártico el reno de Svalbard se ha hecho más pequeño y menos pesado.

Desde 1994 los científicos del James Hutton Institute, Norwegian Institute for Nature Research y Norwegian University of Life Sciences han estudiado el Ártico midiendo y pesando los renos. Cada invierno agarran,marcan y miden renos de 10 meses de edad, retornando cada año para recapturarlos y hacer las mediciones.

En 16 años, el peso de los adultos se ha reducido 12%, de 55 kilos en 1994 a 48 para los nacidos en 2010.

Para el profesor Steve Albon, quien condujo el estudio,tres factores, todos debidos al cambio climático, son responsables de ese encogimiento.

En Svalbard, la nieve cubre el puso 8 meses del año y las bajas temperaturas limitan el crecimiento de la hierba entre junio y julio. Con las temperaturas del verano han aumentado 1,5 °C, los pastos son más productivos, permitiendo a la hembra ganar más peso hacia el otoño y concebir más hijos”.

Pero los inviernos más cálidos significan más lluvia, que cae sobre la nieve, se congela, impidiendo que el reno tome el alimento debajo de la nieve. Así, padece hambre, aborta o da a luz un hijo con menos peso.

Como en los últimos 20 años la población de renos se duplicó, hay más competencia por la comida en invierno, lo que explica ese encogimiento.

Si el hielo continua aumentando sobre el suelo en invierno, no solo habrá renos más pequeños y delgados sino que podrían morir por esa causa.

La Antártida se derrite por dentro

El resquebrajamiento. Foto Nasa

El resquebrajamiento. Foto Nasa

Imagínese un hielo de 370 kilómetros cuadrados. Habría para dar y convidar.

Bueno, un glaciar de ese tamaño (similar al área de Medellín) se desprendió de la Antártica, desde adentro hacia afuera, lo que sugiere que el océano está debilitando el hielo en los bordes del continente blanco.

El glaciar comenzó a partirse el año pasado según unas imágenes analizadas por científicos de Ohio State University. En ellas se evidencia una fosa en la base de la capa de hielo unos 32 kilómetros hacia el interior en 2013. En dos años se propagó hasta que se rompió la superficie, dejando un iceberg as la deriva.

El estudio apareció en Geophysical Research Letters.

Se sabe que la región oeste de la Antártica se derretirá, la pregunta es cuándo, recordó Ian Howat, cabeza del estudio.

La forma como se desprendió este pedazo sugiere que el proceso se agilizará y en pocas décadas podría producirse el colapso de esa región.

Es la primera vez que se observa ese proceso en la Antártida, el que había sido visto en Groenlandia.

Por lo general esas fosas se forman cerca al borde, pero en esta, en el glaciar Isla de Pinos, ocurrió desde el centro. Esto implica un debilitamiento del centro de la capa de hielo por las aguas más calientes del océano, que estarían penetrando por debajo.

Algunos estudios sugieren que la Antártida colapsará en los próximos 100 años, lo que supondría un aumento en el nivel del mar de unos 3 metros, tragándose parte de ciudades como Nueva York, Miami, desplazando más de 150 millones de personas en distintas regiones.

La supernova que creó el Sol

Nebulosa del Águila, parte de una nube molecular de unos 20 años luz de diámetro. Foto NOAO

Nebulosa del Águila, parte de una nube molecular de unos 20 años luz de diámetro. Foto NOAO

No fue un acto de magia ni producto de la confabulación de los dioses.¿Cómo apareció el Sol? ¿Y el Sistema Solar?

Desde hace mucho se sabe cómo nacen las estrellas: de una nube densa de de gas que hay en las galaxias (nube molecular). ¿Pero de dónde proviene o, también, qué la mueve a ‘reunirse’ para formar un objeto estelar?

Un grupo de científicos publicó en Nature Communications una modelación avanzada en la que aporta una solución.

La nube de gas y polvo fue alterada por una supernova de bajo poder, alteración que, por decirlo, hace mover sus partículas que gravitacionalmente se van atrayendo hasta formar el cuerpo.

Un evento hace 4600 millones de años. Formar una estrella tipo Sol toma alrededor de 10 millones de años, nada en términos cósmicos.

La supernova, la explosión de una estrella al final de su vida, tiene la suficiente energía para inducir el colapso de la nube. Ese colapso forma una protoestrella con un disco que la rodea donde nacen los planetas.

Para Alexander Heger, de la Facultad de Física y Astronomía de Monash University, el modelo ofrece base sólida para lo que eran evidencias.

Los investigadores se centraron en núcleos radiactivos de corta duración presentes solo al comienzo del Sistema Solar.

Por su vida corta, esos núcleos solo pudieron surgir de una explosión de supernova. Su abundancia fue inferida del producto de su decaimiento en meteoritos, residuos del proceso de formación del Sistema que cuentan de qué está hecho el Sistema y en particular qué núcleos suministró la explosión.

Al identificar las huellas de esa supernova se inició la formación del Sistema Solar. Y todo apunta a una supernova de poca masa.

Fuera de explicar la abundancia de berilio 10, el modelo con la supernova de baja masa explica además los núcleos de vida corta de calcio 41 y paladio 107 y otros hallados en los meteoritos.

Si se afeita la zona púbica…

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Es moda. Lo asocian con aseo, comodidad y sensualidad. Con masculinidad y feminidad.

Cada vez más, hombres y mujeres se afeitan la zona pública, parcial o totalmente. ¿Bueno? ¿Malo?

Un estudio aparecido en el journal Sexually Transmited Infections sugiere que esa práctica está asociada con un mayor riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual, riesgo mucho mayor entre quienes lo hacen más frecuente e intensamente.

El estudio se basó en una muestra de adultos en Estados Unidos, 7580, 56% de ellos hombres, que respondieron la encuesta acerca de la intensidad (remoción completa del vello) y frecuencia (de diaria a anual), así como de cómo lo hacían.

Los extremos eran aquellos que se removían el vello más de 11 veces al año y los de alta frecuencia los que se afeitaban cada día o semanalmente.

Se les preguntó sobre su historia sexual, 7470 dijeron haber tenido más de una pareja sexual.

El 75% se afeitaba su vello púbico antes, 84% las mujeres y 66% los hombres.

Entre los que se acicalaban la zona genital, 17% eran extremos y 22% de alta frecuencia. Tendían a ser jóvenes y más activos sexualmente, con más parejas sexuales en el año y en la vida que aquellos que no se acicalaban. Los extremos tenían más parejas sexuales.

La máquina de afeitar eléctrica era la más usada (42%) entre los hombres, la manual la usaban más las mujeres, 61%. Uno de cada 5 hombres y mujeres lo hacen con tijeras.

13% había tenido al menos una enfermedad de transmisión sexual.

Al analizar la edad, el número de parejas, cualquier tipo de acicalamiento se asociaba con un 80% de riesgo de tener una ETS comparado con los que no se cortan el vello.

Los de baja frecuencia e intensidad tenían el doble de riesgo de tener una infestación por piojos.

El estudio fue observacional, por lo que no se puede hablar de causa-efecto, pues no se estudió el tiempo que se tenía acicalándose la zona genital con la adquisición de infección ni se tuvo en cuenta la práctica sexual riesgosa sin protección.

Los investigadores especulan que la rasurada puede facilitar el ingreso de virus y bacterias por las pequeñas cortadas en la piel.

El gusano que cambia de cabeza

Gusano bellota. Foto S. Luttrell

Gusano bellota. Foto S. Luttrell

Viejo sueño de la ciencia: lograr que los humanos puedan regenerar las partes del cuerpo perdidas, como los miembros y para ello algunos investigadores recurren a un animal que parece simple pero con unas capacidades grandes: un gusano bellota, un enteropneusta.

Un pequeño gusano que vive enterrado en la arena cerca a arrecifes de coral, pero cuya relación ancestral con los cordados indica que tienen una composición genética y un plan de cuerpo muy similar al nuestro.

El estudio en Development Dynamics mostró que pueden regenerar cada gran parte del cuerpo, incluidos sistema nervioso, órganos internos y… cabeza. Lo hacen como si nada luego de haber sido cortados en la mitad.

Si los científicos descifran la red genética responsable de este logro, podrían activar el crecimiento de extremidades perdidas en los humanos mediante la manipulación de nuestra similar herencia genética.

Compartimos miles de genes con estos animales y tenemos muchos, si no todos, de los que usan para regenerar sus estructuras corporales”, explicó Shawn Luttrell, cabeza del estudio.

Podría tener implicaciones para la regeneración del sistema nervioso central si desciframos los mecanismos que los gusanos usan para regenerarse”.

El estudio encontró que cuando un gusano de estos, una de las pocas especies vivas de hemicordados, es cortado en la mitad, vuelve a crecer la cabeza o partes de la cual en cada lado opuesto con una perfecta proporción de la mitad cortada.

Es como si partieran una persona por la cintura: una parte volvería desarrollar cabeza y miembros superiores, la otra los miembros inferiores.

Luego de 3 o 4 días, los gusanos comienzan a crecer una probóscide y boca y a los 5 a 10 días aparecen el corazón y los riñones. Hacia el día 15 ha recrecido un tubo neural completo, que corresponde en humanos a la médula y el cerebro.

Tras ser cortadas, cada mitad del gusano sigue prosperando y los ‘pedazos’ producen gusanos vitales y sanos una vez recrecen las partes del cuerpo.

La regeneración otorga a los animales o poblaciones la inmortalidad, según Billie Swalla, otro investigador. “No solo los tejidos recrecen sino que quedan exactamente de la misma forma y las mismas proporciones, de modo que no se puede distinguir un animal que se ha regenerado de uno que nunca ha sido cortado”.